Marcha Federal Educativa y paro el 20, 21 y 22

 

 

Pese a los aprietes y amenazas de la gobernadora Vidal, verdaderos ríos de guardapolvos pueblan las calles de la provincia y el paro sigue fuerte; superando a la burocracia docente que frena, divide y levanta medidas como hizo la FEB o plantea “medidas alternativas al paro” como dijo Baradel de SUTEBA por la prensa, sin consultar a la base que está poniendo todo en esta dura lucha.

Pero Mariú Vidal y el presidente Macri deciden tensar más: premiar al carnero y castigar al que lucha; ofrecen un préstamo a cuenta del futuro aumento y un 19% que -anualizado-, no llega al 12% real. Manda policías e inspectores a las escuelas para hacer listas negras de los que adhieren al paro y buscan quitar la personería a los gremios, como un gobierno autoritario. Tildan de destituyentes a lxs maestrxs y dicen que paramos para “desestabilizar”. Una barbaridad que sólo apunta a ocultar porqué luchamos.

Al cenar el sábado con Mirtha Legrand, el presidente Macri volvió a descalificar el paro al compararlo con el Japón después de la bomba atómica (ver video). Las desproporciones son atroces e inauditas, pero el mensaje es claro: La solución para Macri pasa porque los maestros demos clases de cualquier forma. Cuando Mirtha le preguntó: ¿Cómo se soluciona lo de los maestros y los chicos sin clases…? Macri respondió mostrando la foto que puso en su Facebook, sobre Hiroshima después de la detonación nuclear, donde los chicos tomaban clases con un docente, en medio de las ruinas…

Macri sumó otros ataques, mostrando que vienen por todo: Machaca con la privatización, apunta a reducir licencias, miente sobre un ausentismo del 25% (?) y quiere imponer la diferenciación salarial al plantear “premiar al docente que se esfuerza y capacita”. Además, culpa a lxs maestrxs de “haber destruido y privatizado la educación” (ver video). ¡Increíble! Quienes la defendemos, seríamos los privatizadores… Pero acá no cayó ninguna bomba nuclear. La educación fue bombardeada por las políticas anti-educativas, privatistas y flexibilizadoras del PRO, los Kirchner y anteriores gobiernos.


¡La lucha se puede ganar!
Aunque la confrontación crece y la salida pareciera estar lejana. El resultado es abierto y dependerá de la fuerza de lucha, del apoyo social y de la presión que podamos seguir ejerciendo la base y los sectores combativos sobre una dirigencia que actúa como mariscales de la derrota.

El gobierno pasa por su peor momento. Cae en las encuestas y las calles se llenan de protesta. Macri aparenta intransigencia y no quiere dar signos de debilidad ante el año electoral. Si aún no lo derrotamos se debe a la política desmovilizadora de la “dirigencia” docente que tuvo que ir más allá y llamar medidas de lucha que no querían. Pero están incómodos ahí. Quisieran poder negociar y levantar. Si decidimos todo en asambleas, podemos impedirlo.

El gobierno contó además con el sostén de la CGT y la complicidad de Massa, Stolbitzer, el PJ y los K en el Congreso. Ninguno apoya las marchas. Sólo la izquierda, con Alejandro Bodart, Vilma Ripoll y el MST en Izquierda al Frente bancamos el conflicto. Estamos ante una lucha social y política en defensa de la escuela estatal. Los maestros damos clases en las calles. Y vamos por un sistema educativo único, nacional, público y estatal; obligatorio, gratuito, laico y científico. Que forme en el pensamiento crítico, aportando a la lucha por una sociedad  justa e igualitaria.

Los responsables de garantizar las clases son Macri y los gobernadores, a partir de un salario que cubra la canasta familiar en un cargo y permita el acceso a los bienes culturales como condición para una enseñanza de calidad. En ese marco, la prensa oficialista y hasta la Iglesia critican para defender sus negocios, al pedir a los gremios “ceder en sus reclamos” y “bajar la confrontación”. La queja la hizo el arzobispo de Rosario, Eduardo Martín, cercano al papa Francisco y presidente de la comisión de Educación del Episcopado.

La gobernadora Vidal insiste en hablar de una “provincia fundida”, pero en vez de hacer que aporten los sectores concentrados, nos quiere hacer pagar la crisis a los trabajadores. En el 2016 ya dijeron que la provincia estaba fundida, pero hubo clases porque la Nación aportó los fondos. ¿Acaso la fundieron más ahora…? El gobierno de Macri no debe desentenderse porque concentra el 75% de la recaudación del país.

Hay plata, en base a estas 5 medidas: 1) Triplicar y pasar el Incentivo al básico con fondos del presupuesto nacional. 2) Que los funcionarios cobren como una maestra o los trabajadores ganen como un diputado. 3) Eliminar los $14.500 millones que Vidal destina a subsidiar la enseñanza privada. 4) Poner impuestos a las corporaciones, terratenientes y banqueros. 5) Suspender los pagos de la deuda externa para cubrir la deuda con la educación.


SUTEBA y CTERA deben crear un Fondo de Huelga
y aportar los más de 400 millones que recaudan por año. Hacer festivales y no levantar la lucha sin asegurar que no se descuenten los días de huelga. Vamos al paro el 20, 21 y 22, con Marcha Federal Educativa a Plaza de Mayo. Asambleas para definir la continuidad. El 24M, participar de las marchas contra la impunidad, por Memoria, Verdad y Justicia. El 30, paro y movilización con ambas CTA. Y el 6 de abril, hacer activo el Paro Nacional de la CGT. ¡Así podemos ganar!


Para organizarnos e impulsar una salida a la educación, te invitamos a la charla el sábado 25, 16hs en calle Perú Nº 439 (entre Avda. Belgrano y Venezuela) en la Ciudad de Buenos Aires. Para poner en pie una alternativa sindical y política que luche por medidas de fondo, para organizar una fuerte corriente que apunte a superar a las burocracias, con un nuevo modelo sindical democrático y de lucha. Vení con Alternativa Docente y el MST en Izquierda al Frente, ¡te esperamos!