Avance de las fuerzas conservadoras en la UBA

Del 11 al 15 de septiembre se realizaron las elecciones a centros de estudiantes y consejos directivos de las trece facultades de la UBA. Las agrupaciones ligadas al rectorado y el gobierno nacional avanzaron a expensas del kirchnerismo y la izquierda.

El gobierno de Cambiemos y el rector Alberto Barbieri lograron un nuevo paso adelante en la UBA este año. Nuevo Espacio, agrupación heredera de la vieja Franja Morada y asociada al presidente de la UCR porteña Emiliano Yacobitti, aumentó su caudal de votos, consolidando sus posiciones y avanzando en varias facultades. Creció en su bastión, la Facultad de Ciencias Económicas, donde sacó 67% de los votos, avanzó en Psicología, desplazando del segundo lugar a la lista encabezada por el PO y mantuvo su hegemonía en odontología con el 88%. En Medicina retrocedió, aunque igual duplicó en votos a la segunda fuerza. Sus aliados en Derecho, Ingeniería y Agronomía mantuvieron sus conducciones y el frente que integra en FADU avanzó. Además, en acuerdo con los decanos, logró pegar las boletas de centro de estudiantes a las de Consejo Directivo en Económicas, Medicina, Derecho e Ingeniería. Al ser estas últimas obligatorias, logra así aumentar su caudal de votos a centros y obtener más delegados a la FUBA.

El kirchenerismo, por su parte, demostró la profunda crisis que atravieza. El cambio más importante en estas elecciones (ningún centro cambió de manos) fue la ruptura del frente K-PJ que conduce Sociales. La UES mantuvo la conducción, sin necesitar de sus ex socios de La Campora y Nuevo Encuentro, quiénes formaron un nuevo frente con La Mella-Patria Grande y quedaron segundos. En el resto de la UBA es kirchnerismo tuvo una participación marginal.

La Mella, que fue una fuerza dinámica en años recientes, llegando a compartir la presidencia de la FUBA, se ha desdibujado en la medida que se incorporó al espacio kirchnerista. En Filosofía y Letras, así como en Sociales, se disolvieron en frentes kircheneristas que quedaron lejos de triunfar. En Exactas, donde conducen solos, retrocedieron más de 10 puntos; y en Psico el frente que integran mantuvo el centro pero perdió en Consejo a manos del EDI-Nuevo Espacio.

El espacio de izquierda que articula PO se estancó y retrocedió en estas elecciones, mostrando mayores señales del agotamiento de su modelo sectario y burocrático. Mantuvo la conducción de Filo, aunque por una diferencia menor al año pasado; cayó al tercer puesto en Psico; se estancó también en el tercer lugar en Sociales; y retrocedió 16 puntos en Veterinarias. La única facultad excepción a la regla, en la que avanzó la izquierda, logrando el consejero por la minoría, y retrocedió Nuevo Espacio, es Medicina, donde se logró una mayor unidad en El Frente-Cs. Médicas de Pie.

El avance de las fuerzas más reaccionarias y el retroceso de la izquierda no es casualidad. El PO y La Mella han transformado los centros y la FUBA en sellos, feudos de las agrupaciones que los conducen. Han dejado de ser un recurso para la organización y movilización del estudiantado, y se han transformado en un fin en sí mismo, una estrategia de autopreservación política, repulsiva de la participación estudiantil. El colmo de este modelo «aparato» se ve en la FUBA. Paralizada por las políticas divergentes de sus dos presidencias, hace cuatro años que ni siquiera renueva autoridades. Como exite la posibilidad de que Nuevo Espacio y sus aliados la ganen, PO y La Mella optan por no dar quorum, manteniendo el aparato artificialmente, debilitando cada vez más a la Federación como herramienta gremial de los estudiantes.

El MST participó de las elecciones bajo este lema. En Medicina, dentro de El Frente-Cs. Médicas de Pie, en Filo y Psico con nuestras listas y en Derecho y Sociales con Izquierda al Frente por el Socialismo, planteamos la necesidad otro modelo de movimiento estudiantil, que recupere la participación para la organización y la lucha.

Federico Moreno