Reflexiones sobre el acto del FIT en Atlanta

Pese a la inversión publicitaria de sus organizadores, el acto del FIT en Atlanta estuvo lejos de ser una “jornada histórica” como la calificaron algunos de sus referentes. No lo fue ni por el aspecto numérico, bastante menor del anunciado ni por su contenido autorreferencial, electoralista y alejado de la unidad que hace falta.

Néstor Pitrola del PO reafirmó estos aspectos. Autoproclamó que “El Frente de Izquierda es la única fuerza antagónica al arco político patronal”, soslayando al resto de las corrientes obreras, populares y de izquierda que enfrentamos todos los días al gobierno y las patronales. Aunque, al rato debió reconocer la realidad al decir que: “el acto de Atlanta es la primera actividad del FIT en once meses de gobierno de Macri”, reconociendo su carácter electoralista y abstencionista de la disputa contra el gobierno que está aplicando el ajuste más feroz y ortodoxo en más de una década. Y evidenciando que no lograron ponerse de acuerdo para colocar al FIT al servicio de impulsar la lucha y su coordinación, ni mucho menos la unidad del sindicalismo clasista o de toda la izquierda anticapitalista.

Como si quedaran dudas, Pitrola cerró su discurso proponiendo como tarea a sindicatos, estudiantes, mujeres, barriadas… “listas electorales comunes”, aseverando que “por ese camino, podemos ir por más”.

Cuando el gobierno y las patronales, con la complicidad de la burocracia y la bendición de la Iglesia nos hacen pagar la crisis con topes salariales, despidos, tarifazos y ajuste de presupuestos sociales, en lugar de llamar a la unidad en las calles e impulsar a los nuevos dirigentes, llaman a “listas electorales” cuando falta un año para los comicios.

Del Caño, del PTS, desnudó la hipocresía de esta cooperativa electoral cuando hizo su llamado a “ampliar el Frente de Izquierda con más referentes y otras fuerzas”, mencionó a Zamora y dijo: “Un programa como el que acordamos para la convocatoria a este acto tiene que ser la base para fortalecer al FIT, abriendo la discusión con todas las organizaciones que acuerden con esta perspectiva, sin excluir la práctica política de cada organización”.

Desde el MST desplegamos innumerables iniciativas dirigidas al FIT y otras fuerzas para trabajar por una mayor unidad y fueron sistemáticamente rechazadas. Sin ir más lejos desplegamos en 2014 una campaña con cartas públicas y reuniones, donde propusimos unir en una gran interna a toda la izquierda política y social aprovechando las PASO. Con mucho sectarismo la propuesta fue rechazada. En 2015 reiteramos la propuesta de unir toda la izquierda política y social utilizando las PASO para la conformación de las listas. Se negaron. Luego propusimos ampliar la unidad desde el FIT, tomando como base su programa y abiertos a ingresar a ese frente para concretarlo. Tampoco aceptaron. Llamamos a votar críticamente al FIT en las presidenciales y luego les propusimos una campaña en común por el voto en blanco para el balotaje para responder con la mayor fuerza a los debates abiertos … y tampoco quisieron.

Lamentablemente, el no haber utilizado el espacio electoral conseguido al servicio realmente de ampliar la unidad, no es meramente discursivo; significó una oportunidad perdida para la lucha y la disputa política, para avanzar en una alternativa de izquierda que se pueda transformar en una opción de poder.

Desde el MST insistimos en nuestro llamado a la unidad. En el movimiento obrero planteando la necesidad de convocar a un gran plenario unitario del sindicalismo clasista y de lucha. Y en el terreno político, para avanzar en una alternativa de izquierda anticapitalista con vocación de poder y no testimonial.

Al servicio de estas tareas, hemos conformado un nuevo frente de izquierda y socialista entre el MST y el Nuevo MAS. Un frente que en todo el país, sale a batallar para unir a toda la izquierda política y social para responder a esta necesidad imperiosa y reclamada por miles de luchadores obreros, juveniles, del movimiento de mujeres y de las barriadas populares.

Guillermo Pacagnini