El PAMI de Regazzoni Ajusta a los Jubilados

A la grave crisis institucional que viene atravesando la obra social de los jubilados y pensionados, la intervención del PAMI le da otra vuelta de tuerca que pone en riesgo la salud de cientos de miles de sus afiliados.  Por haber encontrado 2.500 jubilados con embarcaciones y 51 con aeronaves, se disponen a rechazar la medicación gratuita a todos los afiliados que ganen mas de 8.500 pesos y a desalentar el pedido de la misma a los que todavia no gozan del beneficio.

La intervención del PAMI considera que un afiliado que es jubilado o pensionado que gana 8.500 pesos, o si gana menos pero tiene un auto de 10 años de antigüedad, está en condiciones de pagar sus medicamentos. Pero esto nada tiene que ver con algún intento de sanear los fondos para ayudar a “los que realmente lo necesitan”, sino con ahorrar hata 1.600 millones de pesos para destinarlos a las arcas del gobierno nacional.

Esos casos encontrados corresponden apenas al 0,04% de los afiliados de PAMI, mientras que el recorte afecta a mas de 2.000.000 de afiliados que tuvieron la desgracia de perder a su pareja o viven de sus ingresos en una casa familiar, etc.

Mientras, Regazzoni se pasea por los programas de televisión distorsionando la realidad de los afiliados y ocultando incluso que su medida provocará innumerables reclamos que tardarán meses en ser atendidos. Es que el PAMI no cuenta con asistentes sociales ni empleados suficientes para hacer los “socioambientales”. Segun el interventor, a los que no entren en los nuevos requisitos pero se compruebe que efectivamente no pueden costear su medicación, cumpliendo ese tramite igual se la darían… Otro verso mas.

Desde el MST nos oponemos tajantemente a este ajuste, que se da en el marco de la disminución de prestaciones como las protesis, achicamiento de 160 medicamentos con cobertura de PAMI, un servicio de urgencias médicas con horas de demora o inexistentes en algunos lugares del país y prestadores colapsados.

Llamamos a la CGT y las CTA a pronunciarse en contra de este nuevo ataque a nuestros mayores, que se suma a los mas de 200.000 despidos producidos bajo este gobierno. Tienen que romper la tregua y convocar a medidas de accion y un paro general para frenar al gobierno macrista, complaciente con los sectores empresariales y al que nada le importan los jubilados, los trabajadores y los que menos tienen.

Jorge Núñez, delegado de ATE – PAMI