ART: no al decretazo antiobrero de Macri

El 20 de enero, por medio del Decreto de Necesidad y Urgencia N° 54/2017, Mauricio Macri y su ministro de Trabajo Jorge Triaca dispusieron varias modificaciones al régimen vigente de las Aseguradoras de Riesgos del Trabajo, las ART.

• Este DNU es doblemente inconstitucional. Primero por su forma, ya que no existe ninguna circunstancia excepcional de “necesidad” o “urgencia” que justifique su dictado, mucho menos en una materia ya regulada por un proyecto de ley -muy malo, hay que decirlo- que tiene media sanción del Senado. También tiene una inconstitucionalidad de fondo, ya que este decreto vuelve a la nefasta Ley de Riesgos del Trabajo de 1996, declarada inconstitucional por la Corte Suprema de la Nación en numerosas oportunidades. Dicha ley es la que más declaraciones de inconstitucionalidad recibió por no respetar el artículo 14 bis de la Constitución Nacional ni el Pacto Internacional de San José de Costa Rica, ni garantizar a las trabajadoras y trabajadores la debida protección de su salud.
Macri dictó su decreto en enero, en feria judicial, para evitar el ingreso de todas las demandas laborales en febrero y seguir intentando flexibilizar los derechos laborales. Asimismo, en lo que lleva de su gobierno ya ha firmado 28 DNUs. Siete de ellos son de este año, lo cual es sorprendente porque estaba de vacaciones. Salvo que los DNU se puedan firmar online, no se sabe cómo hizo. En decretazos en un bimestre Macri le gana incluso a Carlos Menem, que dictó cuatro en enero/febrero de 1990.

Las modificaciones del decreto

1. Comisiones médicas: se establece como obligatoria y excluyente la actuación de las comisiones médicas jurisdiccionales como la “instancia administrativa previa” a la presentación del trabajador ante la justicia.
2. Plazo perentorio: el gobierno nacional les fija a las comisiones médicas un supuesto “plazo máximo” de 60 días hábiles administrativos para expedirse sobre los casos.
3. Autoseguro público provincial: las provincias, sus municipios y la Ciudad de Buenos Aires pueden autoasegurar los riesgos del trabajo, de sus regímenes de empleo público, acorde lo que establezca la Superintendencia de Riesgos del Trabajo.
4. Competencia del fuero laboral: antes se podía demandar a la ART o la empresa en los tribunales correspondientes a su domicilio legal, la mayoría en la CABA. Por eso se recurría a la justicia laboral nacional, en general más protectora del trabajador que las de las provincias. Ahora el DNU impone la jurisdicción del lugar de trabajo.

Efectos negativos para los trabajadores

Con esta modificación, la trabajadora o trabajador puede llegar a esperar años para acceder a la justicia. El DNU 54 establece que el plazo “improrrogable” de 60 días puede extenderse por “cuestiones de hecho relacionadas con la acreditación del accidente de trabajo o de la enfermedad profesional, debidamente fundadas”. En criollo, cuando a la comisión médica se le cante. Si las comisiones médicas ya ahora no respetan el plazo que tienen para pronunciarse, no hay razón para esperar que vayan a funcionar de forma diferente cuando la tarea se les va a cuadriplicar.
Un trabajador hoy tiene que ir a la comisión médica que le corresponda, esperar que esa comisión con médicos a sueldo de las ART le dé la razón y, si no ocurre así, apelar a una comisión médica central en Buenos Aires y recién después de un par de años llegar a la justicia.
Además, como el Decreto 54 dispone que el trabajador puede ir a la comisión médica sin asesoramiento letrado, esa desprotección genera que los médicos encubiertos de las ART le informen cualquier cosa, sobre todo en cuanto a las enfermedades profesionales. La comisión médica determina si ésta es consecuencia del trabajo, pero sólo chequea en un listado y si la enfermedad no figura entonces no es “profesional”. Ante esas situaciones, el trabajador tendría que recurrir a la justicia con un dictamen negativo previo.
Pero aparte de ser perjudicial para la clase trabajadora, el decreto de Macri y Triaca elimina la instancia del SECLO: la conciliación. De ese modo los conciliadores laborales verán reducido su trabajo en más de un 70%. Por eso al día de la fecha ya se presentaron ante la justicia varios recursos de amparo tanto de trabajadores como de abogados conciliadores por la inconstitucionalidad del DNU.

Prevención cero

La intención ficticia del decreto macrista es “resolver” el problema de los accidentes laborales evitando la judicialización de los mismos. Pero en realidad el problema sólo puede resolverse con una adecuada prevención de las condiciones laborales de seguridad e higiene. La primera mentira que escuchamos de las patronales, las ART y el propio gobierno es que los accidentes suceden por una “situación imprevisible”. La verdad es que con aval gubernamental los capitalistas aceleran los ritmos de trabajo y a la vez no quieren gastar dinero en prevención y prefieren quedárselo en sus bolsillos antes que invertir en mejores maquinarias, herramientas y en garantizar condiciones dignas de higiene y seguridad para los trabajadores.
La finalidad central de las ART es lucrar con los accidentes y enfermedades laborales, “compensando” al trabajador con una indemnización mínima mucho menor a las cuotas que les cobran a las empresas. Las trabajadoras y trabajadores nos deterioramos y hasta nos jugamos la vida todos los días para ganar salarios que muchas veces no alcanzan ni para cubrir la canasta mínima, mientras ellos juegan a la ruleta rusa con todos nosotros. Así funciona el sistema capitalista, enemigo histórico de los que vivimos de nuestro trabajo.

El DNU va al Congreso

Como pasó con muchas de sus medidas, por ejemplo el decreto que hacía móvil el feriado del 24 de Marzo, ante los amparos, las críticas y todo el amplio rechazo a este DNU sobre las ART, Macri tuvo que recular parcialmente. Por eso ahora convocó a sesiones extraordinarias del Congreso para tratar el mencionado proyecto de ley, apostando al visto bueno de la burocracia sindical y a la aprobación por parte del Frente Renovador, el PJ y el Frente para la Victoria.
Es necesario enfrentar el Decreto 54, que es parte de la ofensiva antiobrera de Macri y los empresarios con la excusa de “bajar el costo laboral”: despidos, suspensiones, techo salarial, etc. Es el momento de organizarnos y salir al frente con todo, exigiendo desde abajo que las CGT y las CTA concreten cuanto antes el paro nacional y el plan de lucha que hace falta para defender los derechos del pueblo trabajador.

Vanesa López,
Equipo de Abogadxs del MST