Veinte despidos en la UNLaM: clase pública por la reincorporación

La acción, convocada por el SIDUNLaM y encarada unitariamente con organizaciones estudiantiles y políticas, se realizó el jueves 9 de febrero a las 15 en las puertas de la universidad. Se trató de una clase abierta sobre medicina social (uno de los pilares de la carrera que el rectorado viene atacando), que reunió a más de 100 estudiantes y docentes. Luego se desarrolló un pequeño acto, donde dimos nuestro saludo y acercamos nuestra solidaridad desde la Juventud Socialista del MST.

Un buen comienzo

Lxs docentes despedidxs, además, vienen manteniendo un paro por tiempo indeterminado en Medicina con gran adhesión. Las dos medidas demuestran la potencialidad que hay para continuar la pelea.  También así lo demuestra el repudio que expresan lxs compañerxs ante cada volanteada o pasada por curso, así como su predisposición a defender la educación pública, gratuita y de calidad.

En la vereda de enfrente

El rector Martínez está nervioso: días antes de la clase pública mandó a la seguridad interna a arrancar carteles de una organización solidaria que denunciaba su responsabilidad por los despidos. Esto a costa, incluso, de abalanzarse físicamente contra estudiantes y con una actitud acosadora de filmarnos a quienes nos acercamos: un grave hecho antidemocrático. Contrató a docentes para boicotear el paro e inició una campaña de desprestigio a la lucha de lxs docentes. Carteles, pasacalles y videos inundaron la UNLaM y las redes sociales, queriendo cambiar el eje de la discusión. 

¿Quiénes hicieron el trabajo sucio? Nada menos que la Liga Federal, la agrupación pejotista que tiene en sus manos (y bien encanutado) el centro de estudiantes y la representación estudiantil en el cogobierno de la universidad. Tal es su ligazón con el rectorado que, lejos de convocar a un espacio democrático para debatir y enfrentar los despidos, se ponen del lado de la persecución y la educación para pocxs, o sea del lado de quien despide.

Seguirla hasta ganar

Reivindicamos el método asambleario que viene habilitando SIDUNLaM. Ese es el camino. Tenemos que discutir nuevas medidas para redoblar la apuesta ante los ataques del rector. La amplitud y la unidad de acción de todos los sectores que, aun con diferencias, queremos enfrentar el ajuste y la flexibilización de este gobierno que envalentona a “los Martínez” es clave. De eso estamos convencidxs desde el MST.

– Toda la solidaridad con lxs 20 docentes despedidxs de la UNLaM. Reincorporación ya.

– Basta de persecución sindical.

– Para defender la educación pública, gratuita y de calidad: unidad docente-estudiantil.

– Basta de precarización laboral.

– Contra el ajuste y los despidos, preparemos y exijamos a las centrales sindicales un paro general y plan de lucha ya!