Francia: jornada de lucha 12S

El 12S habrá una jornada de acción en toda Francia contra el ataque del gobierno de Macron al Código Laboral y sus conquistas. Algunos sectores sindicales llaman al paro y otros no. Reproducimos aquí el reciente pronunciamiento de La Comuna, nuestro partido hermano francés, algunos de cuyos dirigentes conducen el Sindicato nacional CGT de los Archivos de Francia, del importante Ministerio de Cultura.
“El 12 de septiembre será, pues, la primera jornada nacional de acción y movilización desde la elección de Macron. Hemos explicado cuáles eran, a nuestro parecer, las condiciones de su éxito y su alcance. Volvemos sobre ello.
Mientras que Mailly-Martinez1 concertaban con el gobierno sobre los futuros decretos (precarizadores), Macron decidía aplicar un primer golpe contra los subsidios de alquiler de los estudiantes y familias más afectadas por el desempleo, la crisis y las enfermedades.
Enseguida anunció la supresión pura y dura de 160.000 contratos precarios. Esas decenas de miles de trabajadores precarizados esperaban obtener un Contrato de Duración Indeterminada (CDI) al término de esos contratos de «inclusión» establecidos por Hollande2. Después de la «inclusión», la «exclusión».
Al mismo tiempo, el gobierno ha anunciado nuevos beneficios fiscales para los más ricos. Como en la película El Capital, de Costa Gavras, los gobernantes podrían jactarse de ser «Robin Hood al revés»: sacarles a los pobres para darles a los ricos. Pero Mailly nos había dicho: «Hay que darle su oportunidad a Macron». Y sobre todo: «Ningún prejuicio desfavorable»…
En menos de 100 días, Macron y su primer ministro son rechazados por al menos dos tercios de los franceses, según las encuestas. Pero Mailly todavía no sabe si estará en la calle el 12 de septiembre, mientras que hay un fuerte debate en contra suyo en el seno de la confederación sindical Fuerza Obrera.
El 12 puede tener un alcance real. A condición de que los objetivos de la lucha sean claros, netos y sin vueltas. No; no se trata, como pretende la dirección central de la CGT, de «proponer» un nuevo Código Laboral. Los derechos justos no se «proponen»: se exigen. Sin duda, el Código Laboral merece ser mejorado en favor de los trabajadores. Pero para hacer eso se debe mantener. Ahora bien; la ley (precarizadora) El Khomri lo ha cuestionado seriamente. Por eso insistimos: la ley El Khomri es la matriz de los decretos que el gobierno trata de imponer. Por su parte, los capos de la CGT dicen estar «en contra de la ley XXL». Eso quiere decir que le ceden a la ley XL.
Sin embargo, desde ahora, la ley El Khomri es un incentivo para permitir la baja generalizada de los salarios, la libertad para despedir, la sustitución de los trabajadores con CDI por trabajadores precarios y sin derechos, así como los horarios y ritmos de trabajo infernales.
Por otra parte, los decretos de Macron no se limitarán a fortalecer la ley El Khomri, sino que apuntan a la liquidación de la Seguridad Social poniendo fin a los aportes patronales.
Frente a esta ofensiva, los sindicatos están forzados a optar:
* o bien por el sindicalismo de «interlocutores sociales» y «mediadores» del empresariado y del Estado, participando en la muerte del modelo social a base de «propuestas».
* o si no, por el sindicalismo de exigencia y acción colectiva, independiente del Estado, del gobierno y de los partidos institucionales (incluida Francia Insumisa3 y su bloque de diputados).
Cuanto más vamos hacia las bases de los sindicatos, más se afirma la voluntad de coordinar con el sindicalismo de clase y de masas. Entre muchos otros, lo demuestra por ejemplo el petitorio del Sindicato CGT de los Archivos de Francia, con más de 10 000 firmas a la fecha, por dos exigencias ineludibles: derogación total de la ley El Khomri y abajo los decretos.
Si los objetivos son ésos, si la determinación de los sindicatos CGT, FO, Solidarios y FSU a todos los niveles es clara, entonces sí, todo es posible.”
París, 27/8/17

1 Líderes de las centrales sindicales FO y CGT respectivamente.
2 El presidente anterior, socialdemócrata.
3 Partido de centroizquierda que conduce Mélenchon.