Alto a la masacre en Guta Oriental

Hace diez días que la aviación siria y rusa bombardea a la población civil de Guta Oriental. Un feroz asesinato en masa realizado con la excusa de combatir al terrorismo que no se detiene ni con mentirosa  tregua decretada de la ONU ni con las inexistentes cinco horas de alto el fuego decretadas por Rusia. Es necesario el mayor repudio y movilización internacional para que se detenga la masacre.
Guta Oriental es una zona que cuenta con 400.000 habitantes en las afueras de Damasco. Desde el comienzo de la guerra civil siria ha sido un territorio cuyo pueblo se ha opuesto al dictador Al Asad. La matanza desatada por los bombardeos enviados por este genocida en estos días ya lleva el escalofriante número de 600 civiles muertos y miles de heridos. Una de cada cuatro víctimas es un niño pequeño. Las imágenes distribuidas por los noticieros internacionales nos muestran hospitales destruidos y médicos operando entre escombros. Y los bombardeos continúan…
Luego de la reconquista de Alepo por parte de las tropas leales al genocida presidente sirio, Bashar Al Assad, se declaró que la guerra civil siria estaba a punto de terminar consagrando el triunfo del dictador, apoyado por Rusia, Irán y el Hezbollah. Sin embargo luego de este golpe a la rebelión contra el dictador, lejos de detenerse los ataques de las fuerzas de Al Asad, se han hecho más brutales. Con el apoyo de la aviación rusa están dejando un tendal de civiles y niños muertos como una táctica privilegiada para combatir a sus opositores.
Pese a las “treguas” decretadas por la ONU, los bombardeos sobre la población civil no se detienen.  Ha habido nuevos ataques con armas químicas por parte de Al Asad, con su terrible consecuencia de muertos, y la “tregua” no incluye a las fuerzas combatientes ligadas a Al Qaeda o al Estado Islámico, con lo cual está justificado cualquier ataque. La ONU, como organismo imperialista, es así completamente funcional con sus resoluciones de “paz” a los asesinatos en masa del carnicero de Siria.
Por el otro lado la aviación norteamericana sigue bombardeando otros sectores del territorio, para defender los intereses de facciones que le responden y en Afrin al norte de Siria, el ejército turco y sus aliados sirios siguen atacando al heroico pueblo kurdo de la región.
La guerra civil siria, originada en la política represiva de Al Asad para frenar la revolución democrática que se desató en el 2011 contra su gobierno dictatorial, como parte de esa gran ola democrática llamada “primavera árabe”, se ha cobrado hasta el momento más de 500.000 víctimas fatales y más de 11 millones de desplazados (la mitad de la población), cinco millones de ellos hacía los países vecinos o transitando la peligrosa peregrinación hacia una Europa que ya les ha cerrado sus fronteras. Es junto a la guerra civil yemenita y la hambruna desatada por ella, una de las mayores catástrofes humanitarias de la actualidad.
Con la excusa de combatir el terrorismo yidadista Rusia, Irán y otros poderes de la región vienen apoyando el genocidio de Al Asad y con la excusa de pelear por la democracia contra el ISIS, EEUU y las potencias de la OTAN vienen descargando toneladas de bombas sobre el pueblo sirio, violando el más elemental derecho a la autodeterminación de los pueblos. Desde el principio su objetivo es impedir que el pueblo sirio pudiera decidir libremente su destino y más cuando se desarrollaba una rebelión democrática en la región. Y para ello no han dudado en descargar los más brutales bombardeos y ataques aéreos, se con la excusa de frenar al terrorismo islamista o de apoyar la “democracia”.
Putin ha otorgado cinco horas de cese al fuego matinal para permitir la evacuación de la  población civil. Sin embargo esto no tiene nada de humanitario, sino que es parte de una estrategia ya aplicada en Chechenia o en Alepo.
Según la BBC Mundo del 27/02: Lo que estamos viendo es una estrategia que emplearon las tropas rusas durante la guerra chechena”, explica Richard Weitz, director del Centro de Análisis Político-Militar del Instituto Hudson (…) (…) “… consiste en fuertes bombardeos que buscan destruir cuanto sea posible, causar el mayor daño al alcance de las bombas, para aterrorizar a la población civil, obligarlos a que traten de huir…(…)(…)”… fuerzan generalmente la creación de un canal humanitario y, sin la población civil en la ciudad, es más fácil combatir a las tropas enemigas y recuperar o tomar los territorios”(…)(…)” [En Grozni] …miles de personas lograron escapar de la ciudad y otro número indeterminado quedó enterrado bajo los escombros de la capital…”
Ante la continuidad de los bombardeos sobre Guta, la masacre de este pueblo,  la hipocresía de la ONU y el fracaso de su “tregua” humanitaria , los socialistas del MST llamamos a todas las fuerzas democráticas y anti imperialistas a pronunciarse y movilizarse para exigir el fin de la masacre y los bombardeos, el retiro de todas las tropas y acciones militares imperialistas y que se respete el derecho a la autodeteminación y el reclamo de libertad del pueblo sirio contra el gobierno asesino de Al Asad.