Vidal contra la universidad pública: una mirada de lxs universitarixs de la Provincia

“¿Es equidad que durante años hayamos poblado la Provincia de Buenos Aires de universidades públicas cuando todos los que estamos acá sabemos que nadie que nace en la pobreza en la Argentina llega a la Universidad?” El día de ayer, en el Hotel Sheraton, en un acto del Rotary Club junto a empresarios, Vidal volvió a arremeter contra la educación pública. La respuesta de lxs universitarixs de la Provincia de Buenos Aires de la Juventud Socialista del MST y una orientación antagónica.

Hija e’ tigre

La egresada de la UCA, que ahora se lanza contra la educación superior tiene en su haber la hostilidad contra la lucha docente. Pero sus dichos no son sólo opiniones, son consecuentes con la orientación del gobierno nacional. Nosotres lo caracterizamos como un gobierno burgués antieducativo, enemigo de todos nuestros derechos. Así lo demuestra en sus intentos de destrozar los profesorados con la UNICABA. Con las paritarias de miseria para les docentes de todos los niveles. Con el APRENDER, evaluando arbitrariamente a les pibxs para culpar a la docencia de la crisis educativa. La Secundaria del Futuro también lo demuestra, pretendiendo que miles de adolescentes laburen gratis para empresarixs. El cierre de los CENS y el vaciamiento de los FINES también van en ese sentido. Tienen un plan de precarización para cada área de la educación. De fondo, el plan es uno: la privatización. Veamos cómo se traduce a las universidades.

Quieren educación superior a la medida del FMI

El rol de las universidades desde su origen histórico, fue la de ser creadora de los cuadros políticos y profesionales del poder. Desde siempre, con grandes disputas de por medio, logramos arrebatarle a les que mandan algunos espacios dentro de ellas, cuyo pico máximo en Argentina -y Latinoamérica- fue la democratización del régimen de las universidades en 1918. Nuestro país, nuestro movimiento estudiantil es vanguardia en estas conquistas. Gran parte de ellas aún las conservamos, pero como toda reforma en este sistema capitalista, si no avanza, se estanca y retrocede. La LES menemista vigente es una muestra de aquello. Hoy Macri y sus cómplices del PJ/FPV pretenden que retrocedamos más. En noviembre del año 2017, vía boletín oficial anunciaban el Sistema de Reconocimiento Académico, que apunta a la reducción de las carreras en ciclos básicos dejando zona liberada a especializaciones y posgrados pagos. Además, propone un método de créditos por el cual las materias serían intercambiables. El SRA, exportado del Plan Bolonia europeo, fue aggiornado por el CIN y tuvo la firma de casi todxs lxs rectorxs. Además, fue reafirmado en los consejos superiores de todas las universidades de la Provincia con el voto del PJ/FPV. En universidades como la UNLaM se destruyó la currícula social de Medicina, en la UNM (Moreno) se desmanteló el departamento de Diseño, Arquitectura y Urbanismo. El reciente anuncio del recorte de títulos e incumbencias en carreras de ingeniería, arquitectura, salud y otras, es la concreción del SRA. Hace unos meses el gobierno reorientó presupuesto, lo cual derivó en un recorte millonario de 30 mil millones a la educación superior, que ya tenía uno de los presupuestos más bajos de la historia. El gobierno se apura a cumplir las exigencias del FMI de reducción del gasto público. Por eso la represión, el veto a la ley de tarifas y los dichos nefastos. Una de las áreas que pretenden recortar es la educación, la cual necesitan achicar y ponerla rápidamente al servicio de las grandes corporaciones. Por eso a nivel nacional, el gobierno resalta el modelo de la UNC, y en la Provincia a la UNLaM: son la vanguardia del ajuste, aunque cruzadas por la amenazante y siempre latente entrada en escena del movimiento estudiantil.

Orejas de burra le van a crecer

 Los dichos de Vidal además de reaccionarios, son una mentira. Las estadísticas de los últimos años indican que un 80% de les estudiantxs del GBA somos primera generación de universitaries, gran parte, además, provenimos de sectores de “alta vulnerabilidad social”. Las universidades de la Provincia tienen una arrasadora composición de jóvenes pobres y trabajadorxs que nos atrevemos a reclamar para nos lo que alguna vez fue -y quieren que sea- el derecho excluyente de la burguesía. Claro, de todas maneras, hay una mayoría de jóvenes que a pesar de la creación de nuevas universidades continúan excluídes de la educación superior. Es que no es sólo una limitación territorial, podemos vivir al lado de la Universidad imposibilidades de acceder por largas jornadas laborales o por los costos que aún gratuita la educación supone. Tiene que ver con la desigualdad social a la que nos empuja este sistema, (del cual el gobierno actual y los anteriores fueron grandes exponentes) que acumula miles de jóvenes ni-ni (ni estudian, ni trabajan) y que mantiene a tantxs otrxs en la pobreza estructural sin perspectiva de salir. Además, se viene acrecentando una fuerte deserción en las carreras, y no es sorpresa que en las causas primen las cuestiones económicas fruto del ajuste con el que el gobierno y sus cómplices nos vienen golpeando. Por todo esto, queremos cambiar la orientación de la educación al revés de lo que propone Macri para que todes y no unxs pocxs tengamos la opción de acceder.

La nuestra es ¡Educación pública, gratuita, laica, masiva y de calidad!

La educación que proponemos tiene que formar profesionales al servicio de una nueva sociedad, donde podamos desarrollarnos plenamente según nuestras decisiones y capacidades. Una sociedad democráticamente planificada y en armonía con la naturaleza. Por eso nuestro planteo y programa se sintetiza en una educación para la libertad y la transformación social. Queremos que siga siendo pública y que su presupuesto se multiplique a todo lo que haga falta para garantizar su carácter masivo y abierto. Queremos que sea gratuita y redestinar los subsidios de la educación privada al sistema público. Queremos que sea laica, científica, con perspectiva de disidente y de género, sin injerencias religiosas en sus planes de estudio. Por la aplicación real de la Educación Sexual Integral. Queremos que sea masiva y para eso, necesitamos además de ingreso irrestricto, becas estudiantiles, comedores escolares, guarderías, boleto educativo gratuito y universal. Queremos que sea de calidad y para eso, tiene que tener autonomía universitaria y libertad de cátedras, cogobierno con mayoría estudiantil y elección directa de todas las autoridades con cargos revocables. También necesitamos que lxs trabajadorxs de la educación cobren acorde a la canasta familiar, para eso paritarias sin techo y actualizaciones trimestrales acorde a la inflación real. Nuestra educación superior y toda la investigación científica y tecnológica tiene que ser estatal e independiente, sin intervención empresarial. Por eso decimos ¡Fuera FMI y el Banco Mundial, abajo la LES! Para avanzar con todo este plan, proponemos un congreso pedagógico nacional donde docentes, estudiantes, familias y comunidad decidamos democráticamente el rumbo de nuestra educación y que integre toda esta plataforma de causas a un proyecto político con perspectiva anticapitalista, por una sociedad socialista. La deuda es con la educación pública. Más temprano que tarde, se las haremos saldar.

Ana Paredes Landman, JS – UNLaM