Judiciales de CABA:” Lo único que genera confianza es el proceso asambleario”

Entrevistamos a Julia Saavedra, delegada de base del edificio de Tacuarí 138 y vocal suplente de la Comisión Directiva de AEJBA (Asociación de empleados del poder judicial de Buenos Aires). Es actual Prosecretaria Administrativa, Trabajadora de la Dirección de Diligenciamiento del Fuero Contencioso y Administrativo; e integrante de ANCLA y el MST.

¿En qué momento se encuentra actualmente el conflicto de lxs trabajadorxs judiciales?

El Conflicto judicial recorrió todo el año. Desde el comienzo de la administración del PRO en la justicia de la ciudad existió una política unívoca con la del gobierno Nacional. Esta política se basa en hacerle pagar el ajuste a lxs trabajadorxs, degradando el funcionamiento de la “justicia” para el conjunto de la población, desfinanciado servicios. Hacia lxs trabajadorxs fue igual de terrorífica siguiendo los lineamientos de Larreta. Llevamos a hoy sólo el 28,8% de aumento salarial, sin contar que el último ofrecimiento fue hace 15 días de tan sólo el 5%, cuando los datos inflacionario de CABA llegan a más del 42%. Después de 15 días de paro recién hoy nos llamaron a una conversación paritaria.

¿Cómo sigue la pelea de ahora en adelante?

En el día de hoy se realizó un plenario a los fines de designar las nuevas autoridades del Consejo. Le metimos presión los dos sindicatos AEJBA (Asociación de empleados del poder judicial de Buenos Aires) y a SITRAJU (Sindicado de trabajadores judiciales), y además también a la representación MAFUCABA (magistrados y funcionarios del poder judicial) que por primera vez en la historia se plegaron orgánicamente al reclamo. El jueves pasado hicimos una movilización histórica. Hoy concurriremos a las 15 hs a la reunión paritaria a la cual nos están convocando y de acuerdo a los resultados de la misma el miércoles decidiremos, si volvemos a trabajar o no, en el plenario de delegados.

¿Qué conclusiones sacan en base al conflicto?

Yo soy delegada de un sector difícil por la composición social, pero las medidas están siendo contundentes, hay una radicalización dentro de lo que es un espacio muy difícil de movilizar. Este elemento es positivo, como así también la desconfianza a ambos gremios que sufren un proceso de burocratización que de acuerdo al poder de turno en la presidencia del consejo se lucha más o se lucha menos. Lo único que genera confianza es el proceso asambleario y de consulta para definir las medidas a seguir.

Entrevistó: Leo Rando, delegado de ATE-Cultura