Ante el allanamiento a la sede sindical de Luz y Fuerza

En el marco de una ofensiva contra las organizaciones sindicales, hoy fue allanada la sede del Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba. Se trata de un ataque al movimiento obrero y de una ofensiva del Estado sobre los sindicatos.
No es casual tampoco que esto se dé en el marco del enfrentamiento que las y los trabajadores de Luz y Fuerza vienen sosteniendo frente a la política de privatización de EPEC (Empresa Provincial de Energía Eléctrica) que impulsa el gobernador Schiaretti. Hay que decir que no es el primero, muchos lo han intentado antes y fracasaron porque los trabajadores y usuarios defendieron EPEC. Schiaretti vuelve a la carga decidido a pasar a la historia como el que logró entregar al sector privado una de las últimas joyas de la provincia. Tal como años antes siendo vicegobernador se jacto de la venta del agua a Roggio y Suez.
Al servicio de este objetivo el gobierno está haciendo todo lo posible para destruir el Convenio Colectivo, para hacer pasar así un nuevo marco regulatorio que habilita la privatización. La meta es vender la empresa con trabajadores “baratos” y sin derechos.

Basta de injerencia estatal sobre los sindicatos
Rechazamos este nuevo ataque sin que esto signifique una defensa de estas conducciones burocráticas, que son las ejecutoras de un modelo antidemocrático y de privilegios para una casta que sobrevive atornillada a los sillones y cada vez más alejada de la realidad de los trabajadores a los que dice representar. Y como venimos planteando hace meses se ha demostrado ineficiente para enfrentar el proceso de privatización puesto en marcha por Schiaretti que viene avanzando en cuotas, vaciando la empresa y desguazándola al servicio de su privatización.
Sobran los motivos para desbancar a estas conducciones burocráticas del frente de los sindicatos y democratizarlos para potenciarlos como verdaderas herramientas de lucha y organización, pero esa es una tarea que tenemos que llevar a cabo las y los trabajadores. Alertamos sobre que la injerencia de la Justicia y el gobierno sobre las organizaciones sindicales -aunque se disfracen de democráticas y transparentes- no traerán nada bueno para la clase obrera.
Atacan a Luz y Fuerza porque quieren debilitar la lucha de sus trabajadores contra la privatización.

 

Por una Comisión Obrera Independiente que investigue las denuncias
Por mal camino iríamos hacia la verdad si la encargada de investigar las denuncias fuera la Justicia, histórica defensora de los intereses de los poderosos, de los gobiernos y de las patronales. Si ahora posa sus garras sobre el sindicato es sin dudas porque tiene el objetivo de favorecer a los mismos de siempre.
El único sector con autoridad e intereses genuinos para llegar al fondo de la verdad son los propios trabajadores de EPEC. Por eso proponemos que se elija urgentemente a una Comisión Investigadora Independiente conformada por trabajadores de la empresa de intachable trayectoria, elegidos democráticamente, que cuenten con todas las garantías y plenos poderes para investigar.

¡Frenemos la privatización!
Está demostrado que esperar e intentar negociar con Schiaretti no ha servido de nada para frenar la privatización. De hecho ésta avanza día a día, sector por sector. Y como vemos el gobierno se siente cada día más fuerte. Hay que pararle la mano como se la paramos en 2001 a De la Sota, discutiendo democráticamente y sin descansar hasta derrotar el plan de Schiaretti. Convocando a las y los trabajadores de otros gremios y a la sociedad en general a defender la EPEC estatal, integrada y bajo control de sus trabajadores y usuarios.
Lo vamos a decir hasta el cansancio: ¡EPEC no se vende, se defiende!