Debate: Bolivia, los recursos de la dictadura… y el MAS de Evo

 

Este domingo 22, el diario Página 12 publicó una nota sobre Bolivia[1] de Atilio Borón, politólogo y sociólogo argentino, doctor en Ciencia Política por la Universidad de Harvard, como se presenta en su web[2]. El texto, Bolivia: los recursos de la dictadura[3], se puede ver también en su portal.

La nota tiene un propósito que compartimos, pedir a la comunidad internacional que presione a “la satrapía instalada en La Paz” a entregar salvoconductos a seis ministros, un viceministro de Evo, un gobernador y al director de gobierno electrónico del MAS, “asilados en la embajada de México en La Paz y a quienes se les niega un salvoconducto para que puedan abandonar el país”.

A la vez, sorprende que el renombrado doctor en Ciencia Política no señale un aspecto clave de la realidad que pudimos comprobar en el viaje que hicimos días atrás a Bolivia, representando al MST y la LIS, Liga Internacional Socialista. Al no decir una palabra sobre la responsabilidad del MAS, el partido de Morales, en esta situación. Cosa que puede verse con seguir las medidas que toman a diario las máximas autoridades del partido de Evo en la legislatura.

Borón hace una descripción que podría dejar una visión sesgada, al no plantear la responsabilidad del MAS en lo que ocurre. Porque la demanda de que se entreguen salvoconductos se debería dirigir, en primer lugar, a las bancadas y dirigencia del MAS que, en la Asamblea Legislativa Plurinacional (congreso en Bolivia), lo podría votar sin más.

Como se puede ver hasta en Wikipedia, el MAS tiene mayoría absoluta en ambas Cámaras y en la Asamblea Legislativa para imponer cualquier votación. Al contar con el 70% de los senadores y el 68% de los diputados[4].

 

El MAS de Morales reconoce y pacta gobernabilidad con Áñez

 

Lamentablemente el MAS viene haciendo lo opuesto, incluso sobre los salvoconductos, y persecuciones judiciales. Porque pactaron con la derecha retirar el “Artículo 8°. (Entrega de Salvoconductos).-” de la ley N° 510/2019-2020 votada en Diputados[5] para el “Ejercicio de los Derechos y Garantías del Pueblo Boliviano”. Allí se establecía que “el Ejecutivo otorgará de manera inmediata los salvoconductos que sean requeridos”.

12 de diciembre, aprueban la Ley de Presupuesto 2020

Entonces, para que se aseguren las elementales garantías democráticas, poder retomar la lucha por juzgar a los culpables y tumbar al gobierno golpista, no se puede dejar de señalar la responsabilidad del MAS y Morales. Porque hasta en este aspecto democrático, la bancada del MAS que votó esa ley de “garantías constitucionales”, negoció luego con la derecha golpista retirar los Art. 7° y 8° y mandar a consulta de los ministros de Áñez los Art. 3° y 4° para que vean si hay fondos (se trata de las indemnizaciones a las familias por los asesinatos y heridos en la represión).

Basta transcribir lo dicho por el Jefe de la bancada de Senadores del MAS, Efrain Chambi, junto a Homer Menacho, su par de la Unidad Democrática, la fuerza que integra Áñez, para ver la magnitud de este acuerdo contrario a las garantías democráticas básicas. El 13 de diciembre, en conferencia de prensa informaron que “existe consenso en el tratamiento de la Ley de Garantías; se enviaron a consulta los artículos 3 y 4 y se anularon los artículos 7 y 8” (ver video del Senado[6]).

Las palabras de Chambi casi eximen de comentarios: “La bancada del MAS ha entendido y ha comprendido, en un amplio debate con las tres bancadas, la comunidad internacional como es la ONU, la Unión Europea, la Comisión Episcopal de Bolivia; con responsabilidad hemos concertado algunos artículos, pero también algunos artículos que van a ir en consulta a los ministerios correspondientes, tratándose de recursos económicos, entre otros aspectos.

Por tanto queremos comunicar al pueblo boliviano que esta ley se va a seguir estrictamente en la Constitución. No vamos a legislar una ley que proteja ningún delito ni mucho menos orientado a la impunidad o la inmunidad. Altas autoridades del Estado serán juzgados por la ley 044, los asambleístas tenemos la inmunidad que nos protege la Constitución”.

Es decir, Chambi y el MAS reconocen aquí, una vez más al gobierno y ministros de Áñez a los quen mandan a consultar la ley. Es decir, a la “brutal dictadura instaurada por la Casa Blanca y sus torvos compinches autóctonos” que Borón cuestiona. Al menos entonces, se debería señalar que ‘Algo no anda bien’ como decía en su canción la banda chilena BBS Paranoicos.

Al eliminar el Art. 8º, es el MAS quien retira lo que se le pide a la comunidad internacional, a organismos de DDHH y la ONU para dar salvoconductos y garantías democráticas a quien está asilado. Cosa que se acordó con la derecha, pero también con la ONU, la UE y la Iglesia Católica que participan de esas sesiones como garantes de los acuerdos[7].

Así, el pacto entre el MAS y los golpistas sigue avanzando, lo que constituye una traición a la lucha del pueblo boliviano, sus muertes, mil heridos y detenidos, que no se puede dejar de señalar. Porque ese día 20 en que Borón escribe su nota, Eva Copa del MAS y presidenta del Senado, junto a Áñez y el presidente de la Cámara Diputados, Sergio Choque también del MAS, acordaron una proyecto para prorrogarse sus mandatos.

Y con sonrisas, promulgan la norma que modifica la Ley 1266 de Régimen Transitorio de Elecciones[8] para dar tiempo al Tribunal Electoral para llamar a elección. Como sus mandatos vencen el 22 de enero y las elecciones serían en abril, necesitan auto-prorrogarse los mandatos como Ejecutivo y Legislativo, en un mutuo reconocimiento y pacto de gobernabilidad que rige en Bolivia desde el 14 de noviembre, cuando vuelen a sesionar como si nada pasara.

Entonces y parafraseando el título de la nota de Borón, se puede decir que en Bolivia, los recursos de la dictadura… incluyen el pacto con el MAS y Evo de “pacificación” y gobernabilidad con Áñez.

 

¿Derrotaron a los golpistas? O desmontan insurgencias

 

El sábado 14, en un acto en Liniers, Morales afirmó: “Hemos derrotado a los golpistas, volveré pronto”. No es lo que dice Borón. Tampoco lo que vimos en nuestro viaje a Bolivia. En realidad, en esa reunión entre Evo y dirigentes que viajaron a verlo, no buscaban enfrentar al golpe ni pedir la libertad o salvoconductos para ministros y dirigentes. Sino “planificar la campaña” como explicó Morales.

Es que más que derrotar a los golpistas, trabajaron para desmontar la insurgencia de masas. Pacto que se expresa en la Asamblea Legislativa al sesionar todos los días, incluso los sábados. Y emitir todo tipo de leyes, hasta votar por unanimidad la Ley de “Presupuesto Gestión 2020”.

Por eso y ante la afirmación de que “Áñez, Murillo, Camacho, Mesa continuarán haciéndolo, salvo que una enorme insurrección popular ponga fin a tal nefasto régimen”, no se puede dejar de señalar que el MAS y Evo se encargaron, junto a la COB y demás dirigentes, de llamar a pacificar y desmontar la enorme insurrección que había ganado las calles en Bolivia. Que ponía el cuerpo y tenía la fuerza para poner fin a tal nefasto régimen de Áñez.

Responsabilidad que viene de antes. El mismo Borón habla de “policías y militares que desde décadas son adiestrados y equipados por Estados Unidos”, quienes pudieron “masacrar a un pueblo indefenso”. Esto debería llevar a cuestionar por qué, en sus 14 años, Evo no depuró a esas fuerzas de seguridad adiestradas por EEUU, de las que ahora dice estar arrepentido de pertrechar. O por qué no armó ni organizó al pueblo para no estar indefenso ni se llamó a la autodefensa cuando hablaba de golpe. Para acabar yéndose a México sin disparar un tiro ni ofrecer resistencia.

 

Tres momentos para entender Bolivia. El apoyo de la LIS

 

¿Cómo explicar sino que Evo termine así, cuando fue el primer presidente indígena, pero también el primero en lograr la mayoría de votos, al ganar por el 54% en 2005? Y luego ampliarlo en 2009 con el 64% y en 2014 con el 63% de los votos. Luego de ser el primero y único dirigente en poder estar tantos años de presidente. Y acabar renunciando como sus predecesores Sánchez de Losada y Carlos Mesa, en medio de protestas, movilizaciones, la “sugerencia” del ejército y los pedidos de la COB, la FEJUVE y otros sectores fabriles, campesinos y sociales para que dejara el poder.

Como señala Alejandro Bodart, del MST y coordinador de la LIS, Liga Internacional Socialista en su artículo[9], “Un nuevo ascenso revolucionario conmueve al mundo” del Nº 2 de la revista Revolución Permanente, hay tres momentos que permiten entender lo que ocurre en Bolivia.

  1. La percepción, correcta o equivocada, de que el gobierno de Evo hiciera fraude, produjo un primer momento de levantamiento de sectores medios, estudiantes y movimientos sociales que rompieron con el gobierno por su conversión pro-capitalista, sus políticas de ajuste y pro-mercado.
  2. Cuando Evo estaba debilitado por ese levantamiento, la derecha aprovecha y se decide al golpe. Aun en este segundo momento, la COB y demás organizaciones, salvo un sector minoritario dirigido por el MAS, se mantiene al margen o apoya la salida de Morales. Aislado, renuncia y se va al exilio. Se consuma el golpe y, tras días de vacío de poder, se nombra Áñez.
  3. Esto genera el tercer momento, cuando irrumpe nuevamente el movimiento de masas, que obliga a las direcciones a pronunciarse contra los golpistas. Nuevo levantamiento distinto al primero y que encuentra en un frente único a sectores influenciado por el MAS y otro sector mayoritario, que es crítico de Morales, pero ve que debe derrotar a los golpistas porque si se consolidan serán un enemigo peligrosísimo. En ese tercer momento, el pacto entre Áñez y el MAS avanza y se consolida, hasta desmontar los bloqueos y movilizaciones.

Por eso, para retomar la lucha contra el gobierno golpista, imperialista, empresarial y hacerle “saber a Áñez y su pandilla que sus crímenes no quedarán impunes”, hay que organizarse para retomar las protestas. Denunciar y exigir romper el pacto de impunidad y “pacificación” entre el MAS y los ajustadores, entreguistas, asesinos y racistas de Áñez, Camacho, Pumari y los militares.

Desde la LIS, Liga Internacional Socialista y el MST en el FIT Unidad de Argentina nos comprometemos a seguir y apoyar esta lucha. Y trabajar para poner en pie una nueva izquierda que luche hasta imponer un gobierno de las organizaciones obreras y campesinas.

Para ello, sacar conclusiones de los gobiernos que se dicen nacionales, populares y democráticos, pero terminan abriendo la puerta a la derecha imperialista, es clave. Lo opuesto a pactar con el golpismo. Luchar hasta vencer, como dicen mujeres, trabajadores, campesinos, indígenas y el pueblo boliviano.

 

Francisco Torres

Dirigente del MST e integrante de la Mesa Bonaerense del FIT Unidad

REFERENCIAS:

[1] Borón, A. Bolivia: los recursos de la dictadura. Página 12, 22/12/19 https://www.pagina12.com.ar/237862-bolivia-los-recursos-de-la-dictadura

[2] Borón, A. Sobre mí. http://atilioboron.com.ar/faq/

[3] https://www.pagina12.com.ar/237862-bolivia-los-recursos-de-la-dictadura

[4] De los 36 escaños que componen el Senado, el MAS tiene 25, la UD (Unidad Demócrata, frente que integrara Áñez) tiene 9 y el PDC (Partido Demócrata Cristiano) 2 bancas. En Diputados, el MAS cuenta también con mayoría absoluta: De los 130 escaños, el MAS tiene 88, UD 32 y el PDC 10. En total, el partido de Evo cuenta con más de los dos tercios: 113 escaños, sobre 166 que componen la Asamblea Legislativa.

[5] Texto completo, Ley N° 510/2019-2020. http://www.diputados.bo/leyes/pl-n%C2%B0-5102019-2020

[6] Senado de Bolivia, @SenadoBolivia. https://twitter.com/SenadoBolivia/status/1205559281891852288

[7] Eliminaron también el Art. 7º de “Garantías Constitucionales” para juzgar al Presidente y Vice (inc. I) donde se aseguraba que “no serán objeto de persecución judicial” (inc. II). Y que esa “protección será extensiva a todas las autoridades electas en el presente período constitucional” (inc. III).

[8] https://twitter.com/Diputados_Bol/status/1208134915004522496

[9] http://lis-isl.org/2019/11/30/un-nuevo-ascenso-revolucionario-conmueve-al-mundo/

 

Con Coral Pozo, al ingresar a la mina de Huanuni