El ministro Guzmán en video conferencia con acreedores; siguiendo el libreto del FMI

En la tarde de este viernes 20 el ministro Martín Guzmán mantuvo una video conferencia con acreedores privados del exterior. En esa reunión virtual, en inglés, repitió la definición que ya había realizado en otra reunión, esta vez presencial, realizada en Buenos Aires a principios de este  mes.

A diferencia de lo ocurrido en aquella reunión en Buenos Aires, luego de la cuál Guzmán ofreció reestructurar cerca de 70.000 millones de dólares, en esta oportunidad no hizo un ofrecimiento concreto, solo afirmó lo obvio, la deuda argentina, dijo el ministro, no es sustentable.

Con el guión del FMI

Horas antes el equipo del Fondo Monetario que se ocupa del caso argentino publicó una nota sobre la deuda argentina en su sitio web. En ella el organismo afirma: “la deuda pública de Argentina, que se situó cerca del 90 por ciento del PIB a fines de 2019, es insostenible”.

Para luego plantear la necesidad de que los acreedores deben hacer una quita considerable para que los acreedores institucionales (Léase FMI, BM, etcétera) puedan cobrar.

En la nota cuya publicación fue pedida en este día y hora por el gobierno argentino, es decir antes de la video conferencia con Guzmán,  el organismo también presenta números concretos y tres escenarios de quita de capital e intereses, plazos de reestructuración e intereses.

Es decir el FMI presentó el marco de la negociación que defenderá el gobierno de Alberto Fernández frente a los acreedores privados.

Cómo si no pasara nada

De manera increíble, las negociaciones para pagar la deuda continúan, con el país en cuarentena nacional, con las fronteras cerradas y con un nivel de angustia creciente entre el pueblo trabajador que la situación de abandono de la salud pública crea, con la inseguridad sobre el futuro laboral y social en general y con medidas represivas crecientes.  En medio de la parálisis general de la economía que no se sabe ni cómo ni cuándo se comenzará a superar ni en qué condiciones, el ministro de Economía pretende acelerar una negociación preparada antes de que estallara la pandemia del coronavirus.

Queda dramáticamente a la vista el carácter de pagador compulsivo que tiene el gobierno nacional, frente a una deuda ilegitima y odiosa, ni en medio de una crisis mundial y nacional semejante, se les ocurre declarar el no pago. Desdiciéndose en los hechos de sus definiciones de campaña, Alberto Fernández y su ministro intentan cerrar sin investigación, sin saber el grado de criminalidad de esa deuda, sigue al pie de la letra las definiciones y políticas del Fondo Monetario.  Sobre las calamidades que está trayendo al país y a les trabajadores  el virus se agrega esta negociación irresponsable.

La única política coherente y responsable es suspender inmediatamente todos los pagos de la deuda  y toda negociación hasta que la pandemia haya pasado y dedicar todos los esfuerzos y recursos para fortalecer, la salud pública y la lucha contra el virus.

Carlos Carcione