Técnica 8 y Covid 19: ¿Qué podemos hacer?

Con la crisis de la pandemia junto a la crisis económica y social, a les estudiantes se nos presentan nuevos desafíos: complicaciones con el acceso a las clases virtuales; falta de entrega de viandas y mucha improvisación. Nuestras preocupaciones y propuestas como estudiantes de la Técnica 8 de La Matanza sobre qué podemos hacer lxs estudiantes de las escuelas técnicas.

Sofía Vega, presidenta del Centro de Estudiantes de la Técnica 8 / Coordinadora de la UET La Matanza

Llevamos un poco más de dos semanas de cuarentena obligatoria, para las familias y estudiantes de la técnica 8 y de otras escuelas técnicas, lejos de disminuir los problemas, se intensifican. Veamos algunos temas.

Primero, ante el anuncio del Gobierno Nacional de que en las escuelas se iba a seguir entregando las viandas, y la necesidad de lxs estudiantes y sus familias de que lleguen los alimentos de la escuela, a sus casas, iniciamos con la conducción del centro de estudiantes (la cual Rebelión Secundaria es parte), junto estudiantes y sus familias la confección de un padrón para coordinar la organización y facilitar el acceso al bolsón de alimentos, poniendo plena disposición para el accionar rápido de los directivos.

En pocos días se anotó más del 20% de los 1500 estudiantes inscriptos en la escuela (y que aún hoy está a la espera de recibir los alimentos) comprobando así, algo que desde la izquierda venimos denunciando: la crisis económica no cesa y cada día nos pega a más familias.

Como segundo problema, se agregó la “continuidad pedagógica” con un inicio de clases muy forzado, desorganizado y sin centralización, que demuestra no solo la desigualdad tecnológica sino también la carencia de acceso a la conectividad y las limitaciones que se dan en los diferentes barrios de La matanza, donde directamente la conexión a internet prácticamente no existe.

Las presiones por parte del ministerio de educación y la cuarentena da pie a que se sumen junto con las tareas domésticas y las del cuidado de niñxs, improvisaciones y más horas de trabajo para lxs docentes, dando como resultado el cansancio y frustración de los distintos actores de la escuela.

Por último, a este combo se agrega el gran problema al cual nos enfrentamos hoy en Argentina y en el mundo, donde la juventud es mayormente golpeada que es, la desocupación y precarización laboral que nos obliga a trabajar en malas condiciones, viviendo de “changas” y del “día a día” presentándose incompatible con la cuarentena obligatoria que genera cada vez más preocupación e incertidumbre en nuestras vidas.

Veamos la historia: el rol las técnicas

Las escuelas técnicas desde su creación, tuvieron un rol muy importante en la historia, ya que fueron impulsadas con fines de promover la industria y el trabajo; siendo un un pilar esencial para pensar una Argentina con desarrollo industrial, y una economía al servicio de las necesidades sociales.

Sin embargo, a lo largo de la historia, los distintos gobiernos fueron reformando la educación técnica y agropecuaria. Como parte de sus políticas, desmantelaron a una gran parte de la industria y la educación.

Podemos tomar de ejemplo dos hechos importantes que fueron en este sentido:

Durante el gobierno de Carlos Menem, se promulgó uno de los mayores golpes  al sistema educativo argentino. En el área de la educación técnico profesional implicaron modificaciones puntuales, entre ellas, la desaparición de instituciones que financiaban este sector, y un vacío legal de los títulos técnicos profesionales existentes.

Un hecho más actual fué, en el año 2018, el que el gobierno de Macri impulsó la última reforma curricular que significaba un gran ajuste, precarización y desvalorización de los títulos profesionales.

Al día de hoy seguimos teniendo el presupuesto negativo y recortado del macrismo, ya que el gobierno actual de Alberto Fernández no quiso discutir un nuevo presupuesto para el 2020. Por lo tanto, no hay ninguna actualización presupuestaria para la educación, a pesar de que año tras año, se incorporan más estudiantes a las escuelas técnicas.

Cabe destacar que, en la historia de las escuelas técnicas también está la otra cara, donde fuimos docentes y estudiantes quienes con lucha y organización estudiantil salimos a defender a nuestras escuelas, logramos que retroceda. En particular en la Matanza conservamos 14 instituciones educativas técnicas, siendo un dato no menor para la coordinación y las posibilidades para producir insumos, que podemos tener en el municipio.

¡En la “guerra” contra el COVID 19 queremos estar en la trinchera!

Desde Rebelión secundaria y el MST queremos levantar nuevamente el rol de la educación pública al servicio de la sociedad, proponemos que lxs estudiantes, junto a docentes, con coordinación con la municipalidad y con partidas presupuestarias de la provincia, pongamos todos nuestros conocimientos y colegios para sumarnos a las líneas de combate contra la pandemia. Queremos ser incluídos en el programa que ya está llevando a cabo la escuela y que sólo lo vemos por su página web.

Además, queremos que se amplíe para todas las escuelas técnicas, por eso proponemos que se planifique y se ponga en pié la convocatoria conjunta del municipio y los equipos directivos, para crear un comité de emergencia con un voluntariado de convoque a les estudiantes de 7mo año y que tenga remuneración igual a la canasta básica para cubrir los dos grandes baches que tenemos hoy, la falta de insumos para combatir la pandemia y la crisis económica que nos azota sobre todo a lxs jóvenes.

Esto es posible, con una modificación de las inversiones actuales que hace el gobierno, tanto de provincia y como del municipio. Si le ponemos grandes impuestos quienes ganaron durante el gobierno macrista, como los bancos y especuladores. Si rompemos con el FMI y dejamos de pagar la deuda, tendríamos aún más recursos a disposición. En definitiva, decimos: reinvertir las prioridades a favor de la educación y la salud de las grandes mayorías.

Hablando con distintxs compañerxs y por la actividad que ya están realizando algunxs docentes, queremos sumar propuestas que concretamente podemos hacer el conjunto de la comunidad educativa de la técnica 8:

  • Poner a funcionar las maquinarias necesarias con las que contamos para producir distintos elementos de bioseguridad;
  • Hacer máscaras con las impresoras 3D
  • Armar más impresoras 3D
  • Reparar, acondicionar y realizar el mantenimiento de máquinas de hospitales.
  • Otras técnicas de La Matanza pueden hacer alcohol en gel y desinfectantes.

Una y mil veces lo decimos: ¡queremos ser parte!

Lxs estudiantes por distintas vías mostramos nuestra preocupación y compromiso con las problemáticas sociales. El mundo no está en calma y nosotrxs tampoco, por eso queremos ser parte de la solución. Si sos estudiante técnicx y crees que la salida debe ser colectiva y participativa, te invitamos a que te sumes a debatir, a organizarte y activar con nosotrxs para encaminar una alternativa distinta y salir de ésta crisis pandémica.