“El racismo ha sido central al proyecto de EE.UU. desde sus comienzos”

Publicamos un extracto de la entrevista exclusiva al militante socialista Khury Petersen Smith, emitida por Panorama Internacional, programa de la Liga Internacional Socialista.

¿Cuáles son las raíces del racismo institucionalizado? ¿Existe un racismo estructural en EE.UU?

Sí. Las raíces profundas están en la esclavitud, base sobre la cual está construido EE.UU., conjuntamente con el robo de los territorios y la guerra contra los pueblos originarios. Esas dos guerras, una contra los originarios y otra contra la población negra, secuestrada de África y trasladada hacia lo que hoy es EE.UU. para servir como base de la economía, como fundacional.

Esas son las bases de EE.UU. y no han dejado de existir. Han tenido distintas fases. Pero nunca ha habido algún tipo de resolución a ese racismo que ha sido central al proyecto de EE.UU. desde sus comienzos. Fue parte de los primeros asentamientos de la colonia, está escrito en la Constitución, ha dado forma a cada aspecto de la política y la sociedad estadounidense, ha conformado la geografía de cada ciudad. Y por supuesto ha dado forma a la policía, las prisiones y los juzgados. Los departamentos de policía de este país tienen sus raíces en la esclavitud, en las patrullas que estaban destinadas a controlar los movimientos de la población negra esclavizada. Ese es el origen de la policía.

Y ese patrullaje que continúa hasta el día de hoy tiene que ver con mantener el control social de la población negra. Entonces estas cosas son fundacionales y continúan con nosotros, creo que es muy importante que la gente no solo aquí sino que en todo el mundo sepa esto.

Desde la esclavitud que el racismo ha sido parte fundamental de la estructura del capitalismo estadounidense. ¿Qué análisis haces sobre esto? ¿Y sobre la relación entre la opresión racial y la estructura de clase en EE.UU?

Sí, claro. Para comenzar, por supuesto que todo el propósito de la esclavitud es contar con una enorme cantidad de fuerza de trabajo gratuita. Quiero decir, no gratuita para quienes trabajan, sino gratuita para quienes controlan la fuerza de trabajo. Y esa es realmente la base no solo de la economía en general, sino de corporaciones en particular que continúan hasta el día de hoy, y tienen sus raíces en la esclavitud. Y aún más allá de las corporaciones, hay todo tipo de instituciones. Hay universidades en las que no solamente sus fundadores eran dueños de esclavos y el espacio en el que están construidas viene de plantaciones, sino que además la riqueza proveniente de la esclavitud es la que permitió fundar estas universidades.

Por ejemplo, la universidad Brown, una de las prestigiosas del país, fue fundada por el capitán de una flota esclavista. Hizo su fortuna en el comercio de esclavos y fundó la universidad. La Escuela de Leyes de Harvard fue fundada con aportes económicos de una familia dueña de plantaciones en el Caribe y eran dueños de esclavos. Hicieron su fortuna de la esclavitud y fundaron la Escuela de Leyes de Harvard. Entonces esto no es historia antigua: esto es historia viva, que tiene sus raíces en el comercio de esclavos. Y no solo, o sea, efectivamente la agricultura de plantación en particular fue una enorme base para toda la economía de EE.UU. en sus orígenes. Entonces, obviamente jugó un enorme papel en la propia conformación de economía que tenemos.

Pero también la cuestión es que el racismo se fue desarrollando en el transcurso de la esclavitud, desarrollando para sostener una situación en la que una parte de la población trabajadora es súper explotada de una forma particular mediante formas muy explícitas de violencia.

El racismo fue necesario para llevar adelante esa violencia y para justificarla ideológicamente. Y eso se mantiene hasta hoy. Entonces la forma del racismo puede cambiar institucionalmente. Ya no tenemos esclavitud formal. Ha atravesado varias fases. Estuvo el período de esclavitud, la era de «Jim Crow», en la que hubo segregación legal de EE.UU., y el período actual, que académicos como Michelle Alexander han denominado como «el nuevo Jim Crow»: un período de encarcelamiento en masa en el que vemos un racismo muy agudo en el sistema de justicia penal. Pero también a lo largo de toda la economía, la desigualdad en la vivienda, en todo sentido.

El racismo continúa; en otra fase de las distintas formas que tuvo. El racismo continúa; en otra fase de las distintas formas que tuvo, el racismo en sí mismo ha continuado. Y esto ha jugado varios papeles. Si puedes explicar que una parte de la clase trabajadora debe ser más explotada que otras, eso obviamente genera ganancias. Puede verse una situación análoga con el racismo dirigido hacia la fuerza del trabajo migrante. Hay una idea aquí de que los migrantes de América Latina deben recibir salarios más bajos y eso es utilizado para dar forma a la totalidad del mercado de trabajo.

Para las personas que son ciudadanos, si se quejan, siempre se los puede reemplazar por mano de obra migrante. Hay una dinámica similar, ha existido históricamente y continúa, con la fuerza de trabajo negra. Hay también, creo que la cuestión fundamental sin embargo, es que divide a la clase trabajadora estadounidense, de manera increíblemente efectiva.

Significa que sectores enteros de la clase trabajadora jamás han tenido contacto real con gente negra, y mucho menos desarrollado relaciones profundas, significativas, con gente negra. Y por el contrario, el racismo de EE.UU. funciona de manera tal que somos usados de chivo expiatorio para los problemas del país. Sería un gran país si tan solo la gente negra no lo arruinara, si no estuviéramos tomando los servicios sociales, si tan solo nuestra criminalidad no haría que las ciudades fueran tan inseguras las ciudades estarían tanto mejor sin nosotros. Eso sirve como una herramienta de división muy poderosa.

Significa, durante toda su vida, que evite esos lugares porque son peligrosos. Si miramos los barrios negros hoy, hay mucho que decir sobre los barrios negros. Son barrios, la gente vive, la gente tiene una vida social, hay cultura. Pero también son los sitios de la violencia estatal, donde el nivel de patrullaje policial está en una escala que sencillamente es cualitativa-mente diferente al de otras partes de la sociedad. En este momento son el sitio de infección concentrada de coronavirus. Sabemos que la población negra está infectada y creo que muriendo a una tasa que duplica la de la población blanca. Y sin embargo, en otras partes de la misma ciudad es como si esto no existiera. Entonces el rol del racismo en la sociedad estadounidense es increíblemente poderoso, es central para entender porque Estados Unidos se ha transformado en el país más poderoso del mundo.

Es extremadamente efectivo en generar riquezas y es extremadamente efectivo en dividir la clase trabajadora y debilitar la lucha colectiva.

En el año 2014, luego de los asesinatos de Michael Brown y Eric Gartner y las protestas en Ferguson el movimiento Black Lives Matter (Las Vidas Negras Importan) tuvo un enorme protagonismo en todo el país. ¿Qué nos podes decir sobre ese movimiento, su evolución y su relación con la situación actual?
Esa es una pregunta extremadamente importante porque la oleada actual de levantamientos parece estar más extendida que lo sucedido en 2014. En 2014 la protesta comenzó en pocas ciudades. En particular en Nueva York donde un hombre llamado Eric Gartner fue ahorcado hasta morir. Y en Ferguson y Missouri donde el adolescente Michael Brown fue asesinado por la policía. Ferguson tuvo un levantamiento ese verano de 2014. Y hubo protestas en solidaridad en varias ciudades. Pero en realidad fue posteriormente cuando los policías que asesinaron a Eric y Michael quedaron impunes, allí cuando hubo una oleada de protestas extendida nacionalmente.

Ahora tenemos una situación que hemos visto los asesinatos, debo decir que estalló en Minneapolis por la muerte de George Floyd pero ese asesinato estuvo precedido en las semanas anteriores por varios actos de violencia de alto perfil. Estuvo el asesinato de una paramédica llamada Breonna Taylor en Lousville, Kentucky. Unos meses antes el hostigamiento y asesinato de un hombre llamado Ahmad Arbary en Georgia y un hombre negro que estaba trotando y que racistas blancos lo siguieron en su camioneta con la intención de matarlo y lo hicieron. Un video de ese asesinato se difundió en las semanas previas al asesinato de George Floyd y finalmente esos hombres fueron arrestados. Comenzó el proceso con alguna consecuencia.

Entonces estamos en el comienzo, en realidad. Hay que tener en cuenta que cuando han ocurrido grandes levantamientos en el pasado, ya sea hace 6 años en 2014, o en 1992 cuando ocurrió el levantamiento de Los Ángeles, luego de la golpiza a un hombre llamado Rodney King. Los levantamientos estallaron primero por los incidentes en sí mismo, pero los estallidos más grandes ocurrieron después de que se volviera evidente que no habría consecuencias por esos actos de violencia.

Entonces creo que esa historia es muy importante para entender lo que está sucediendo ahora. Porque lo que tenemos es que George Floyd fue asesinado básicamente de la misma manera que Eric Gartner, fue ahogado hasta morir, a plena luz del día, en las calles de Minneapolis y sus últimas palabras, como las de Eric Gartner fueron «no puedo respirar». La cuestión es qué ha pasado entre ese asesinato y ahora, que ha pasado en los últimos seis años para que las cosas mejoren. ¡Y la verdad es que las cosas han empeorado! No solamente no enfrentaron la justicia esos policías, sino que además tenemos a Donald Trump como presidente. Él ha dado explícitamente luz verde a los departamentos de policía para que sean más violentos.

En Baltimore en 2015 luego del asesinato de Freddy Grey a manos de la policía de Baltimore, hubo una pequeña pequeña respuesta del gobierno federal. Escribieron un informe, identificaron que existía racismo en el Departamento de Policía de Baltimore e hicieron algunas recomendaciones. Esto es una respuesta muy pequeña, pero aun eso fue eliminado cuando Trump asumió la presidencia. El Departamento de Justicia bajo Trump dijo no hay problema, acá no pasó nada. Entonces la gente que está peleando en ciudades de todo el país en este momento ha visto la completa falta de atención a los problemas de racismo y violencia que señalamos hace seis años. Y creo que esto es importante porque lo que escuchamos son llamados a .. bueno, por supuesto la derecha dice que no tenemos derecho a estar en la calle en absoluto, pero hay liberales que están diciendo: estoy de acuerdo con ustedes pero están haciendo las cosas mal. Si tan solo protestaran de una manera menos violenta.

Y mi pregunta es: ¿qué evidencia se les ha dado de que los canales oficiales para enfrentar este tipo de racismo son efectivos? Es todo lo contrario. No solo hemos visto que no son efectivos, que no hay interés en los mecanismos oficiales, sino también ¿qué pasó cuando Minneapolis se alzó la semana pasada? El oficial que mató a George Floyd fue arrestado. Entonces, vemos esto desde una posición lógica: cuando peleamos, de la manera en que estamos peleando ¡sí logramos nuestros objetivos!

Para finalizar, ¿qué análisis haces de la rebelión actual? ¿Qué relación tiene con el contexto más general de la lucha de clases en EE.UU. y en el mundo?

Sabes, es extraño porque EE.UU. en comparación con la lucha de clases de otros países, puede sentirse bastante dócil. Nosotros, que somos radicales, nosotros que buscamos la justicia social, vemos como nuestros camaradas han estado peleando en Chile o Puerto Rico. O la manera en que la clase trabajadora de España o Francia va rápidamente a la huelga cuando hay un ataque, por ejemplo a las pensiones o cosas así. En EE.UU. hay un nivel increíblemente elevado de explotación con una resistencia relativamente baja. Luego hay eventos como estos, nuestra militancia da un salto adelante y supera por mucho lo que sucede en otros países. Hablé con camaradas de Europa y me dicen «guau», ¡están protestando de manera que nosotros no logramos! Y eso es así, la resistencia en EE.UU. tiende a ser explosiva, creo que por muchas razones.

Pero podemos mirar la situación actual. Muchas de las personas que están en las calles ahora, donde las protestas son multirraciales –cuestión a la que me gustaría volver- pero por supuesto, las personas negras las están liderando, son los protagonistas. Estas mismas personas que se han revelado hoy, han estado, en números desproporcionados, cuidando a personas infectadas por el coronavirus. Sabemos que las personas negras tienen tan poco acceso a la salud. Realmente la crisis del coronavirus en EE.UU. es una catástrofe total. Más de cien mil personas han muerto en este país, el país más rico y con más recursos de todo el mundo. Ha sido una pesadilla para la población. Pero para la gente negra en particular. No se trata solo de que tenemos menos acceso a la salud, no se trata solo de que debido a ello éramos menos saludables antes del virus y por lo tanto más vulnerables a él.

Además hay muchos relatos de personas negras que fueron al hospital con síntomas y fueron rechazadas. Que les dijeron: en realidad no estás enfermo, no te vamos a testear, y luego regresando con síntomas agudos y muriendo. Entonces esto es lo que la gente que ahora está peleando ha experimentado en las últimas semanas. Estas mismas personas en cantidades desproporcionadas tienen trabajos en donde no podemos trabajar desde nuestras casas. Trabajan en el sector de servicios, donde tienes que ir a trabajar, en un depósito, o en un restaurante de comidas rápidas, con muy poca protección. O conductores de buses. La cantidad de conductores de buses que está muriendo es muy elevada y son mayormente personas negras. Entonces esto es lo que la gente ha estado viviendo por semanas antes de la revuelta. Por es importante para comprender que, por supuesto, estamos enojados por el asesinato de George Floyd, pero también son todas estas cosas.

Y para responder a tu pregunta sobre qué significado tiene para Estados Unidos en el escenario mundial. Bueno, EE.UU. por un siglo se ha presentado como el líder del mundo libre. Y esa imagen se ha socavada y debilitado desde adentro por la rebelión negra.

En los años 60 cuando era EE.UU. contra la URSS y EE.UU. supuestamente representaba la democracia, la revuelta negra expuso el hecho de que esto realmente no es una democracia.
Entonces creo que va a haber una dinámica similar. Esto realmente está desatando… a decir verdad, hay una crisis de confianza en el sistema político en este país desde hace un largo tiempo. La tasa de aprobación para el Congreso es baja, la tasa de aprobación para el presidente es baja. Vemos a un presidente que está haciendo todo tipo de cosas ilegales. Y eso es terrorífico. Pero la falta de rendición de cuentas también es terrorífica. Se supone que el Congreso lo debe controlar pero no lo hace. Se supone que la Corte Suprema lo debería detener, no lo hace. Entonces aquí viene habiendo una crisis y en este momento es más aguda.

Por supuesto, esto ocurre en los Estados Unidos de Donald Trump. ¿Pero dónde comenzó la revuelta? En Minneapolis, una ciudad gobernada por el partido Demócrata. ¿Dónde es fuerte la revuelta? En la ciudad de Nueva York donde también gobiernan los demócratas. Y la respuesta no ha sido tan distinta, sin importar si es un demócrata o un republicano quien gobierna. Es decir, Trump está diciendo que nos debería disparar el ejército, pero en Nueva York donde gobierna el demócrata Bill de Blasio, la policía de Nueva York, una de las más notorias del país, ataca a quienes protestan aplastándolos con sus coches. Y el alcalde defiende a la policía. Entonces, esto es, esto tendrá enormes consecuencias políticas en este país, y por supuesto lo que pasa en este país afectará a todo el mundo.

Déjame decir esto: yo soy anti-imperialista. Para mí, mi visión del mundo, mi política, fue conformada por revueltas fuera de este país. Estuvo moldeada, conformada, por la lucha de la liberación de Palestina, por la lucha contra el colonialismo en Puerto Rico, y de muchos otros lugares del mundo. Y lo que he intentado hacer para estar en solidaridad con camaradas en otras partes del mundo fue comprometerme con un conocimiento de la historia de los pueblos alrededor del mundo.

Hay una revolucionaria negra llamada Assata Shakur, ella era integrante de las Panteras Negras, y en su increíble autobiografía ella describe su experiencia de conocer camaradas en Puerto Rico. Y se da cuenta de que no se puede comprender a un pueblo y sus luchas a menos que se aprenda su historia, contada por ellos mismos. A menos que uno llegue a conocer quiénes son sus héroes. Y me he tomado eso a pecho. Y espero que los camaradas del mundo hagan eso.

Por supuesto hay todo tipo de imágenes de los Estados Unidos transmitidas hacia el mundo, a través de la televisión, de las películas. Ahí muestran a las personas negras de una manera o ni nos muestran en absoluto. La gente puede no saber que aún estamos lidiando con los problemas del racismo arraigados. Y lo que les estoy pidiendo es que conozcan la historia de la resistencia negra, la historia de la realidad del racismo contra los negros en este país. Porque les prometo que no se puede comprender a los Estados Unidos sin entender el lugar que ocupa la población negra y de la historia de lucha negra y su papel y relación con la lucha de clases aquí. Con eso quisiera terminar.