Otra vez en las calles: con hambre no hay cuarentena

Hoy volvimos a llenar las calles, los accesos, los municipios en cada localidad, provincias, manteniendo el distanciamiento, pero mostrando que hay mucha necesidad y que como dijimos con hambre no hay cuarentena, porque no se puede sostener de esta manera.

El gobierno de Fernández se llena la boca junto al ministro de Desarrollo Social Daniel Arroyo y sus funcionarios, de las grandes políticas sociales que han realizado. Nos preguntamos desde donde miran su grandeza, porque a los sectores vulnerables no nos alcanzó aún.

Flexibilizaron la cuarentena para los empresarios a quienes subsidian con millones, pero no hay un peso en la calle y la inflación siguió. Como así también avanzo el COVID exponencialmente en el AMBA y varias provincias y eso a los sectores empobrecidos nos es muy difícil de enfrentar; sin trabajo, con más desocupación, sin changas, sin un mango y sin comida.

El AMBA, Chaco,, Río Negro y Córdoba entre otros,  son los sectores más afectados por la pandemia, donde los más  vulnerables no podemos enfrentarlo en las mismas condiciones, porque hay emergencia  habitacional, porque hay problemas  estructurales sin resolver  y hay emergencia  alimentaria.

La pobreza es así y no te permite abastecerte, ni nutrirte, ni bancarte con ahorros. La pobreza es esto es el hacinamiento, es la falta de agua, es que cortes las calles como en La Matanza porque hace días que no hay agua, porque ningún gobierno se encargó de exigirle inversiones a AYSA para mejoras en la infraestructura, el agua que es básica e imprescindible para enfrentar a este virus, o que se mueran personas, referentes como Ramona en la Villa 31 que luchaba por tener agua, o en la 1/11/14 que solo se abastece a la noche y en el día se corta.

De qué sistema más justo habla Fernández cuando vienen sin cumplir lo acordado en la entrega de los alimentos, no solo en los tiempos sino en la variedad que como mínimo se necesita para paliar un poco esta crisis. Y nos han ajustado durante meses sin entregárnosla. Ellos para todo inventan una explicación, que las empresas, que los precios, que Candela y la moto.  Así es siempre la responsabilidad la tienen los otros.

Saben que los comedores se han colmado de más gente, porque nueva es la situación que padecemos, porque fueron despedidos, suspendidos, porque les han bajado el sueldo, otros con magros salarios, sin changas y a pesar de eso no solo no recibimos la mercadería en estos meses de gestión, sino que tampoco recibimos el aumento pedido, y solo con la solidaridad de los vecinos, como dicen mis compañeros, se puede bancar la olla. Una Argentina que cada 3 pibes dos comen mal o no comen. No nos aumentaron los kg que necesitamos para sostener este avance de la pobreza. Porque lo que debe entender Fernández es que la pobreza pega más y más fuerte a los que menos tienen.

De que justicia nos hablan si salvan a los ricos y a los pobres nos ajustan. No hay políticas de igualdad en este sistema capitalista, y con estos gobiernos que subsidian a los ricos que se la llevaron en pala, y nos dan una mísera ayuda de $10000 que encima no es para todos y millones quedan sin cobrarlo.

En eso no hay vuelta señor presidente, para poder enfrentar esta pandemia necesitamos todos los sectores vulnerables recibir una asistencia económica de $40000. Porque con medidas de maquillaje que alcanzan a un sector no responde a los 17 millones de personas que viven bajo el nivel de pobreza en este país.

Habla de justicia, ¿pero donde quedo el aumento del programa social, que desde que asumieron no aumentaron nunca? Solo un bono de $3000hace unos meses y ahora otro para mediados de junio. ¿No cree el presidente que esa miseria no tiene nada que ver con la justicia social que tanto pregona? Más bien su política fue ajustar, no dar aumentos y permitir a las empresas despedir, suspender, pagar menos.

La cuarentena y el descargar la crisis económica sobre los trabajadores provocó mas desocupados por eso es necesario aperturas de altas para los programas sociales.

Hoy salimos todos juntos a las calles, nuestro MST Teresa Vive junto a una gran cantidad de organizaciones, entre otras el FOL, Barrios de Pie, La Santillan, El Polo Obrero y muchas más. Lo hicimos con distanciamiento social, obligados a salir a reclamar en tiempos de pandemia. Es por responsabilidad de este gobierno de doble discurso, que no solo no nos cuida de la pandemia haciendo test masivos en los barrios, sino que nos obliga a salir para reclamar políticas que el Estado ya tendría que haber resuelto.  Vamos ahora, la semana que viene, a una nueva reunión en busca de respuestas concretas. Sino la calle nos volverá a encontrar muy pronto, con estos y más reclamos. Ahí nos veremos el 16 de junio junto al sindicalismo combativo y la izquierda.

Con hambre no hay cuarentena, porque el hambre no espera.

Monica Sulle, referente del MST “Teresa Vive”

Imágenes de la jornada en las provincias

Rosario

Salta

Tucumán

Santiago