ENTRE RÍOS: sindicalismo combativo, la izquierda y trabajadores de salud ganan las calles

En el día que el ministro de salud, Ginés González García, visitó la ciudad de Paraná para alagar la actuación que viene llevando a cabo el gobernador Gustavo Bordet, las calles de la capital entrerriana tuvieron la presencia del Plenario del Sindicalismo Combativo y una asamblea en el Ministerio de Salud para desenmascarar el doble discurso del oficialismo.

Escriben: Nadia Burgos y Camila Romero

A primeras horas de la mañana trabajadores del Ministerio de Salud se concentraron en la puerta del edificio situado en la calle 25 de Mayo. Se demostró el enojo que provocó una circular ministerial emitida el viernes 12 por la tarde. La normativa determinaba el regreso a las tareas en horario habitual para todo el personal del ministerio. Pretendía terminar con las rotaciones y guardias que se venían llevando a cabo y simular una supuesta normalidad. Se expresaron también reclamos por las condiciones de hacinamiento, la falta de elementos de protección personal (EPP) y las pésimas condiciones salariales a las que estamos expuestes. Exigencias que ya se venían poniendo de manifiesto en asambleas por parte no solo de trabajadores del nivel central, sino de todo el personal de salud de nuestra provincia.

En contraposición a lo que horas después fue un discurso lleno de elogios hacia Gustavo Bordet por parte del Ministro de Salud Nacional Ginés González García, en donde se ilustró a la provincia como un modelo de gestión a seguir ante la pandemia, la numerosa asamblea de trabajadores de la salud hizo visible la situación de nuestro sistema de salud. ¿A dónde están los que decían que nos iban a cuidar? fue la consigna que reflejó, por parte de les trabajadores, la verdadera cara de un gobierno que hace alardes de una realidad inexistente y que sigue sin proteger a quienes nos cuidan. Pareciera que el funcionariado no se acuerda que Argentina es uno de los países con un índice elevadísimo en cuanto a contagios en el personal de salud.

La asamblea conquistó la vuelta a los horarios rotativos garantizando el distanciamiento social y todo lo necesario para cuidarnos,  porque el gobierno en el momento de mayor crecimiento de contagios en nuestra provincia, con ciudades con picos epidemiológicos,  flexibiliza la cuarentena y nos hace volver a trabajar en condiciones inhumanas. Nos expone al contagio y quiere que  paguemos los platos rotos de la crisis económica. En este contexto es central discutir qué tipo de de cuarentena se necesita para priorizar la salud. Por eso este primer paso hay que continuarlo y desarrollar un plan de lucha que garantice la inmediata reapertura de paritarias, porque con un mínimo garantizado de $22500 no comemos, porque somos “primera línea” pero el aumento en los código de riesgo fueron de tan solo $650, una tomada de pelo del gobierno de Bordet.  Además de que la promesa del mísero bono de 5mil pesos no fue más que eso, una promesa.

El plenario del Sindicalismo Combativo y sus luchas en curso

Más tarde, en frente de Casa de Gobierno, se llevó el acto realizado por el Plenario del Sindicalismo Combativo, como co-relato de una de las 30 actividades que se realizaron a nivel nacional. Diferentes organizaciones de docentes de educación media y universitaria, trabajadores estatales, organizaciones sociales, de desocupades, comedores barriales, acompañantes terapéuticos y familiares de personas con discapacidad coincidimos en una radio abierta para denunciar la nula atención que hay sobre los reclamos de les trabajadores. El reclamo por los EPP, condiciones laborales dignas, reapertura inmediata de paritarias, el pedido de mayor presupuesto para salud y educación, la unificación estatal del sistema de salud, el repudio al pacto de la UIA, la CGT y los distintos gobiernos, fueron los puntos que nuclearon la jornada de reclamo. La exigencia del no pago de la deuda externa y un impuesto a las ganancias se escuchó con fuerza, porque frente a los gobiernos que ajustan, el sindicalismo combativo se organiza para ganar las calles y enfrentarlos.

La lucha marca el camino

Hoy en las calles se  demostró que con organización y lucha se puede revertir la situación y, por sobre toda las cosas, que la burocracia en todos sus colores y variantes no puede frenar la bronca que viene creciendo por abajo. Recuperar los métodos de nuestra clase, como las asambleas de bases para definir las formas para hacer valer nuestros reclamos, es el camino a seguir. Hay que tomar como puntapié la experiencia de trabajadores del ministerio de salud. La organización propia de trabajadores, despojados de las conducciones sindicales burocráticas, es la que nos va a llevar a lograr más conquistas.

Por esto es que te invitamos a dar todas estas luchas en ANCLA, nuestra corriente sindical de nuestro partido, el MST en el FIT Unidad. Juntos, organizades, podemos dar la pelea para que la vida de les trabajadores importen más que las ganancias capitalistas.