Chubut | Por una gran campaña contra la deuda externa provincial

No renegociar, dejar de pagar e investigar.

Hace ya varias semanas, en una nueva demostración de cuáles son sus prioridades, Arcioni giró a los legisladores un borrador de un proyecto para la reestructuración de una parte de la abultada deuda externa provincial. Se trata de una iniciativa para garantizar la sostenibilidad de los pagos del BOCADE (Bono para la Cancelación de Deuda) emitido originalmente por Das Neves por u$s 650 millones, y el BOPRO (Bono Programa de Obras Públicas) originalmente por u$s 50 millones.

Los vencimientos 2020 de dichos bonos rondan los u$s 77,5 millones totales en el caso del BOCADE y u$s 12,1 millones el BOPRO, de los cuales en el caso del primero, ya u$s 25 millones fueron cancelados entre Enero y Abril del corriente año. Los próximos vencimientos del BOCADE son en Julio (por u$s 12,5 millones) y en Octubre (u$s 39,7 millones) en este último caso, la mayor parte es en concepto de amortización del capital de deuda, en tanto que el BOPRO tiene vencimientos en lo que resta del año por cerca de u$s 6 millones. Sumado a esto, durante Noviembre y Diciembre está estipulado pagar adelantos de vencimientos de Enero de 2021 por alrededor de u$s 25 millones más. Es decir, en los seis meses que restan del año el gobierno debe afrontar pagos de deuda por más de u$s 80 millones, que al cambio actual equivalen a unos 6.000 millones de pesos. Es decir, más de una masa salarial completa del sector estatal, que ronda los 4.700 millones de pesos mensuales.

En este marco, el gobierno lanza su proyecto para renegociar la deuda, con el que intentarán avanzar en las sesiones del 30/6 y 2/7. El objetivo declarado es conseguir un plazo de gracia hasta 2023, con el argumento de que, de esa manera, podrían salir de la asfixia permanente de los vencimientos de deuda y acomodar los pagos a les estatales… pero, ¿esto es así?. Lo primero a saber, es que el proyecto del gobierno, tiene como objetivo seguir pagando, sea ahora o en 2023. Es decir, de avanzar la renegociación, dentro de dos años y monedas nuevamente deberíamos afrontar pagos de deuda en dólares, en el marco de una economía nacional y provincial que ningún indicador pronostica que vaya a mejorar. Por otra parte, si actualmente ya es bochornoso que las regalías petroleras estén atadas al pago de deuda (primero cobran los bonistas y luego ingresa a las arcas provinciales el resto) este proyecto lleva la entrega más allá, proponiendo como garantías, cesión de pago o propiedad fiduciaria, las regalías hidrocarburíferas, los ingresos por coparticipación municipales y provinciales y todos los recursos propios de libre disponibilidad. Por si esto fuera poco, plantea la renuncia a la inmunidad soberana, es decir, posibilita en embargo de bienes comunes de que dispone el estado provincial, y a la no justiciablidad, planteando que en caso de una disputa legal con acreedores, se decida todo en tribunales extranjeros. Algunos diputados, señalaron que además no plantea qué montos se pagarán desde 2023, en lo que configuraría una suerte de superpoder para que el gobierno “negocie”. Vale decir en este momento, que nada bueno se puede esperar de negociaciones con buitres, que viven de la timba financiera, y mucho menos habiendo el ejecutivo decretado como encargada del reperfilamiento a la UBS, corporación financiera que a la vez es acreedora de deuda externa provincial. Es decir, esta supuesta renegociación configura una verdadera estafa para rematar los ingresos y recursos estratégicos provincia en función de pagar una deuda completamente fraudulenta.

Mientras tanto, el gobierno aún adeuda el 3er y 4yo rango de Abril, Mayo a todos los rangos, y en pocos días debería pagar Junio. Sin contar que, no hay claridad para la globalidad de les estatales acerca del medio aguinaldo, y se viene liquidando mal a muches, como denunció la docencia. De esta manera, se acumulan más de dos años de pago fuera de término a alrededor de 65 mil trabajadores estatales entre activos y pasivos en todo el territorio provincial. Urge invertir las prioridades.

Desde diversos espacios políticos y ciudadanos, se han lanzado comunicados y convocatorias en rechazo a esta estafa, como es el caso de la llamada Autoconvocatoria por la Suspensión del pago e investigación de la deuda, y la Corriente Sur. También Asambleas de vecinos contra la megaminería se han expedido al respecto. No es para menos, se trata de una de las batallas centrales para nuestro pueblo, ya que no es posible pensar un modelo al servicio se las mayorías obreras y populares mientras se profundice el sometimiento, el saqueo, la entrega al capital financiero internacional y se utilice incluso la represión para sostener el plan de ajuste del gobierno. Es por todo esto, que desde el MST en el FIT Unidad vemos necesario vertebrar una gran campaña con un programa y acción unitaria en toda la provincia contra la estafa de la renegociación, por la suspensión inmediata del pago de la deuda en todo concepto (capital, intereses, comisiones, etc) y por una investigación y auditoría independiente. La salida a la actual crisis, arranca por dejar de pagar una deuda fraudulenta. Convocamos a todas las organizaciones políticas, sociales, ambientales, de DDHH, colectivas feministas, que coincidamos en este sentido a poner manos a la obra. Exigimos que las centrales y sindicatos, como la CGT, CTA, ATE, ATECh, entre otros, se pongan a la altura de las circunstancias convocando a pegar como un solo puño contra el gobierno hambreador de Mariano Arcioni, impulsando asambleas, plenarios de delegados y movilizando, para darle fuerza a este reclamo y derrotar el plan de ajuste del gobierno, para que no seamos les trabajadores quienes paguemos la crisis.

MST Nueva Izquierda en el FIT-Unidad Chubut
25/06/20