Educación: Sembraron mentiras, cosechamos ajuste. El 15, que el reclamo se note

 

La “cuarentena estricta” anunciada en el AMBA, vino con escasas novedades, algunas restricciones y sin ayuda social. Pero mientras en el país, crecen los contagios y las penurias económicas, también crece el ajuste. Y los sindicatos, ¿qué proponen? ¿Cómo plantea CTERA encarar los conflictos provinciales, la pérdida salarial y las condiciones de trabajo cada vez más precarias?

 

El anuncio para el AMBA y otras regiones, volvía sobre algunos de sus pasos. Se anunciaba una cuarentena “más estricta”, aunque en la letra chica se mantienen funcionando las industrias y otros sectores de la producción y no hubo ningún anuncio de ayuda social o soluciones salariales a los diferentes sectores de los trabajadores, cada vez más perjudicados y empobrecidos.

 

Se van cayendo las caretas

 

El gobierno de Alberto Fernández decía dar batalla por preservar la salud, pero lejos de eso, se pone hincapié en la responsabilidad individual de les trabajadores y no en las acciones del gobierno que permitieron una mayor actividad industrial y comercial, a medida de los intereses de las grandes empresas.

El ajuste se fue descargando sobre les trabajadores en general, mientras la burocracia tuvo diferentes modos, pero una misma esencia de complicidad: fue parte del ajuste y lo firmó, como la dirección de la CGT. Dejó correr en silencio, como buena parte de los dirigentes gremiales. O bien, sólo redactó declaraciones con reclamos que no son escuchados desde el gobierno, ni pretenden serlo pues son pour la galerie. En el sector docente y estatal estamos dentro de esa lógica de declaraciones vacías sin ninguna acción, ni plan de lucha que las respalde.

En varias provincias, Chubut, Santa Fe, CABA, Provincia de Buenos Aires, Entre Ríos, Neuquén, Chaco, Misiones, La Pampa, Tucumán y Catamarca, el sector docente está en conflicto por distintos reclamos: por haberes atrasados, la no aplicación de la cláusula gatillo, el pago en cuotas del aguinaldo, por el salario y cargos para reemplazantes, contra la reforma del Estatuto Docente o la defensa de conquistas previsionales. El caso más grave es el de Chubut, un conflicto que se ha ido agravando profundamente y en donde no parece haber una búsqueda de solución de parte del gobierno de Arcioni y del nacional. Al día de hoy se adeudan dos meses de salarios y el aguinaldo aún está por verse, tanto a docentes como estatales.

En la Provincia de Buenos Aires, Kicillof ratificó que pagará en cuotas los aguinaldos a docentes y estatales. Esto se suma a los reclamos por falta de actos públicos, sobrexplotación con el teletrabajo, un plan PIEDAS insuficiente, nuestra obra social IOMA desguazada por un vaciamiento planificado, la amenaza de armonización del IPS y la falta de reapertura de paritarias que deja por el suelo nuestros salarios. Por eso, el miércoles 15 vamos a un nuevo paro y apagón educativo, impulsado por SUTEBA Multicolor, el que llamamos a concretar con acciones presenciales, de protesta callejera en cada distrito para hacer visible nuestros reclamos.

Una cuarentena con ajuste, también en el sector docente. Ante esto, desde CTERA sólo se lanzan comunicados, declaraciones o tuits, pero no se planifica ningún plan de lucha. Desde la central gremial docente se insiste en que se han logrado cosas importantes con este formato de reclamo y que no sería necesario un plan de lucha.

Para nosotres está muy claro que los múltiples cargos que ocupan varios dirigentes de la CTA, la CTERA y SUTEBA, desde un ministerio en el gabinete de Kicillof, hasta funcionarios en Educación y otras áreas, además de legisladores provinciales y nacionales, concejales, consejeros escolares, los hace estar de los dos lados del mostrador, aunque representando los intereses del gobierno y la patronal y nunca los de sus representados, les docentes.

 

Veamos los logros que supieron conseguir…

 

Según el comunicado del 23 de junio de la CTERA, plantean, sin sonrojarse, los “logros” de la organización en el marco de la Paritaria Nacional Docente sobre Condiciones Laborales, realizada el 4 de junio. Esto mismo se repite en el comunicado del 3 de julio, sobre el Plenario de Sec. Grales. y la Junta Ejecutiva de CTERA. A continuación, veremos que en aquella declaración se presentan conquistas falsas y mentiras para esconder la absoluta inacción de la burocracia, más preocupada por sus privilegios que por nuestras condiciones de trabajo.

Lo primero que se marca como “logro” es que “debido al Acta de la Paritaria la CTERA y ADEP -sindicato de base de CTERA en Jujuy- mediante una presentación legal impidieron que el Gobierno Provincial diera comienzo al dictado de clases en forma presencial”. En este sentido, para el regreso a las clases en forma presencial, más allá de respetar lo acordado en la Paritaria de Condiciones Laborales, CTERA dice que pedirá una Paritaria Nacional especial para abordar este tema y evitar que cada gobierno provincial resuelva unilateralmente esta delicada decisión.

Pero en el comunicado oficial de ADEP (la Asociación de Educadores Provinciales de Jujuy), entidad de base de CTERA, e dice lo opuesto. Ya que consta la firma de su Secretario General, Darío Abán, donde reconocen que está acordado que les docentes se presenten a las escuelas más cercanas a sus domicilios para poner en marcha el plan de retorno a las escuelas, con formato de “apoyo escolar” en etapas progresivas.

Es decir, acordaron un plan progresivo de retorno a las escuelas, que comenzaba con un supuesto apoyo escolar voluntario, avalado por la conducción del sindicato jujeño. El que luego quedó paralizado, pero por decisión del gobierno provincial, obligado ante el alza de los contagios y hasta una nueva evaluación. De este modo, ante la ausencia absoluta de mejoras salariales y ante el empeoramiento progresivo de nuestras condiciones laborales y de existencia, CTERA inventa logros para mentirle a la comunidad nacional docente.

En ese mismo comunicado se agregan las exigencias más importantes según CTERA. Entre ellas: apoyar el Impuesto a las grandes fortunas que impulsan distintos sectores. O la exigencia del pago total del aguinaldo, diciendo cuestionar el pago en cuotas. Hablan de solidaridad con reclamos de sindicatos provinciales como Chubut, donde dicen cuestionar las políticas represivas, la deuda salarial y al no pago del salario en tiempo y forma, aunque sin mencionar medida alguna.

Seguro nadie podría decir que se traten de planteos equivocados. Al contrario, coincidimos con hacerlos. El problema es ¿cómo lo conseguimos? El conflicto de Chubut ya tiene años, ¿cómo pretende CTERA frenar el ajuste de Arcioni? ¿Basta con “decir” que lo rechazan para rechazarlo en verdad? ¿O debe haber una correspondencia entre lo que se dice y lo que se hace? Porque si no se hace lo que se dice, el supuesto “rechazo” no es tal. Es solo un relato discursivo para encubrir la complicidad.

La misma reflexión cabe para las demás formulaciones. Sobre el impuesto a las riquezas, ya el cinismo y relato discursivo no tiene parangón. La Celeste se pregunta de qué depende que se apruebe… Y le contestamos, para que un proyecto de ley se lo pueda tratar y votar en el Congreso, lo primero que deberían hacer es exigirle al gobierno de Fernández y Trotta que lo presenten por mesa de Entradas. Porque nunca lo hicieron.

La CTERA dice “apoyar” un impuesto a las grandes fortunas que no existe. Y resuelven impulsar y fortalecer “su difusión en todas las entidades de base” de un proyecto fantasmal, imaginario. Del que solo se hicieron titulares de prensa y declaraciones, pero que nunca se lo presentó. No se conoce su articulado, fundamentos, objetivos, nada.

Se trata de un gran montaje para lavarle la cara al gobierno que integran, haciendo como que van por las grandes riquezas, cuando en realidad dejan correr el ajuste al pueblo trabajador. El único proyecto presentado es el de la izquierda y se negaron a tratarlo. Aquí también podría aplicarse un dicho muy usado en el pejotismo: la única verdad es la realidad.

Sin un plan de lucha para obligar al tratamiento de una “reforma Impositiva integral”, donde “paguen los sectores de privilegio y no las/os trabajadoras/os” como alegremente dice CTERA en el punto 11 de su último comunicado; o para garantizar el pago completo de salarios y aguinaldo de todes les docentes y estatales, será difícil conquistar todo eso. Plata hay, pero se destina a los bonistas o al salvataje de grupos empresariales como Vicentin y es una decisión política que el gobierno ha dejado en claro en muchas de sus acciones.

Tanto CTERA como SUTEBA, son hoy parte del gobierno. Son parte de quienes toman la decisión de hacia dónde debe destinarse la plata y que la crisis tengamos que soportarla, finalmente, les trabajadores. Esta situación tiene dos problemas. Son supuestas exigencias que no se plantean conquistar porque no están dispuestos a luchar y, por otra parte, evaden por todos los medios, la discusión democrática con las bases, la docencia y la comunidad educativa, decidiendo todo con el gobierno nacional, los gobernadores y las patronales privadas, como el protocolo de “vuelta a clases”.

 

¿Qué hacer para frenar el ajuste y avanzar con las exigencias que garanticen nuestros derechos?

 

Hoy más que nunca, necesitamos organizarnos para discutir de manera democrática y en asamblea un plan de lucha para enfrentar el ajuste brutal a nuestros salarios. La Multicolor, con sus debates y contradicciones, es un espacio para poder organizar y coordinar ante la total ausencia y pasividad de la burocracia. Pero a condición de postularse a fondo para ello.

Hemos realizado paros virtuales, el festival, vamos a un Apagón y nuevo Paro el miércoles 15 convocado por los SUTEBA Multicolor. Además también de plenarios abiertos para discutir estas problemáticas. Desde el MST, ANCLA y Alternativa Docente, creemos que es necesario tomar la ofensiva y avanzar en la coordinación de todos los conflictos. Es una responsabilidad y una gran oportunidad para ser la referencia dentro de la docencia.

Es necesario preparar una acción masiva y contundente, que muestre nuestras necesidades. El debate sobre si las acciones presenciales son correctas, en el marco de la cuarentena, es bien concreto.  Porque solo ganando la calle, se harán visibles nuestros reclamos. Las acciones virtuales, siendo necesarias y justas, no llegan a ganar visibilidad en la prensa, ante el gobierno y las patronales como si tiene notoriedad una acción callejera que logra impacto, visibilidad. Afecta y disputa a la sociedad y la opinión pública, al hacerse visible en los medios, nuestra lucha logra difusión e interpela, como aspiramos.

Además, muches de nosotres nos exponemos cada vez que entregamos alimentos en nuestras escuelas, una tarea esencial, en la que no somos cuidados con la seguridad biosanitaria correspondiente. Pero el problema se plantea en si salimos a reclamar, al gobierno le molesta y nos cuestiona cuando aparecemos, visiblemente protestando. Esa es la forma de garantizar nuestros derechos en el marco de la crisis sanitaria, no hacerlo solo termina beneficiando al gobierno ajustador. Por ello impulsamos que el paro virtual del miércoles 15 lo acompañemos con acciones presenciales, de protesta callejera para hacernos ver, como están definiendo en La Plata y otros distritos. A la vez que propusimos la necesidad de un nuevo Plenario del Sindicalismo Combativo para organizar y unir nacionalmente todas las luchas, ante la defección de la burocracia.

Desde Alternativa Docente ANCLA, rechazamos el aguinaldo en cuotas, reclamamos la reapertura de paritarias y exigimos una recomposición salarial igual a la canasta familiar, creemos que el teletrabajo no puede ser sinónimo de ajuste. Y, sobre todo, nos negamos a que se siga pagando la deuda externa a costa de les trabajadores porque cada centavo que se destina a esa deuda fraudulenta es un centavo menos en educación y salud.

 

Alternativa Docente, Alternativa EstatalZona Sur GBA

ANCLA, Agrupación Nacional Clasista Antiburocrática

MST en el Frente de Izquierda-Unidad