Medios de comunicación: más de 100 días de anticuarentena

La agresión al móvil de C5N en el Obelisco durante las protestas del último 9 de Julio desataron una catarata de discusiones, acusaciones cruzadas, denuncias y repudios de todo tipo y de todos los sectores. Pero por primera vez en más de 100 días deben ponerse en discusión otros temas, el papel de los medios de comunicación durante la pandemia, la presión patronal por seguir facturando y la falsa “Cuarentena estricta” de la que tanto hablan el gobierno y los propios medios.

Desde que comenzó el Aislamiento social preventivo y obligatorio hay una industria que no ha visto afectados sus intereses, que siguió produciendo como si nada hubiese pasado y que incluso gracias a los subsidios estatales para pagar sueldos (ATP), la reducción salarial, el pago en cuotas del aguinaldo y la suspensión de Paritarias ha maximizado sus ganancias, ésta es la industria de la comunicación.

¿Esenciales? ¿Para qué y para quién?

Los medios masivos de comunicación mediante el lobby de sus cámaras empresariales han sido declarados desde el primer día como actividad esencial y poco se ha discutido al respecto. Han continuado al aire todo tipo de programas y hasta se ha sumado nueva programación, pero las agresiones del jueves de la semana pasada y la cantidad de contagios en los diferentes medios han dejado al desnudo otra realidad, la realidad de los trabajadores de ese sector, muchos de ellos precarizados y con condiciones de trabajo insalubres.

La situación en los medios de comunicación dista mucho de las luces del espectáculo, la realidad es que las patronales mediáticas, junto a los sindicatos burocráticos y el gobierno, no han hecho otra cosa que poner en riesgo la salud de miles de trabajadores desde el primer día en pos de la ganancia empresarial.

Anticuarentena, grietas y Show

Desde hace meses se ha montado un gran show alrededor de las protestas anticuarentena y otros tantos temas que tanto medios oficialistas como opositores usan para seguir manteniendo caliente la pantalla y así disfrutar de los beneficios de los altos niveles de rating que se vienen dando durante la cuarentena, ya que el encendido aumentó aproximadamente un 30% desde el comienzo del Aislamiento obligatorio según señala IBOPE. Pero esto no es gratis, los grandes beneficios que obtienen las empresas mediáticas son a costa de poner en riesgo la salud de sus trabajadores, ya sea exponiéndolos en las calles a las agresiones o al Covid-19, como también haciéndolos ir a trabajar sin las medidas de prevención necesarias y en contenidos que, de esenciales, sinceramente, tienen poco.

Un caso testigo de esto fue la ola de contagios entre trabajadores e invitados del programa de Lizy Tagliani en TELEFE, incluso afectando a la propia conductora. Este episodio y otros como los contagios de América, Canal 9 y el contagio de Enrique Sacco que también afecto a su madre e incluso a la exgobernadora María Eugenia Vidal pusieron en discusión si verdaderamente hay necesidad de hacer programas de entretenimiento con invitados y si realmente esos programas son esenciales. Se puso en tela de juicio el programa de Andy Kusnetzoff que finalmente dio positivo de Covid-19, el de Mirtha Legrand conducido por su sobrina que se graba en el mismo edificio, Intrusos, Mamushkas y tantos otros que nada tienen que ver con la información necesaria para afrontar la pandemia y si tienen mucho que ver con seguir generando ingresos para las patronales a costa de la salud de los trabajadores. Esta discusión que por evidentes motivos se ha ido diluyendo de los medios con el correr de los días ya que afecta a sus propios intereses es la que hay que dar, hay que discutir qué tipo de contenido hay que garantizar y como deben garantizarse a su vez también los derechos de los trabajadores que los generan.

Desde el MST-FITU llamamos a todos los trabajadores de medios a discutir un programa de contenidos que garantice la pluralidad de voces, que sean útiles para la población, que no pongan en riesgo la salud, que garantice todas las medidas de prevención necesarias y los plenos derechos de los trabajadores del rubro. Así también como la prohibición de despidos, la cuarentena con goce de sueldo sin reducciones y la reapertura de Paritarias.

Sergio Oriel

Trabajador medios Audiovisuales