NBA: histórica huelga por las protestas en Wisconsin

Los jugadores de Milwaukee decidieron boicotear el quinto partido de su eliminatoria de playoff este miércoles y no salieron a jugar como protesta a la brutal represión policial que se dieron los últimos días en EEUU generando un hecho histórico.

Los Bucks liderados por Giannis Antetokounmpo debían jugar este miércoles el  quinto partido de los cuartos de final de la conferencia oeste en la burbuja de Disney donde se disputa actualmente la parte final del torneo de la NBA. Sin embargo desde hace varios días venían mirando de reojo la situación en Wisconsin ciudad de Milwaukee donde se están llevando adelante protestas contra la violencia policial luego de que Jakob Blake ciudadano afroamericano recibiera 7 balazos por parte de una policía.

Mientras los jugadores de Orlando precalentaban en la cancha, los jugadores de Milwaukee ni siquiera salieron a hacerlo y 4 minutos antes del comienzo del partido los jugadores del Magic se metieron en su vestuario dejando solo al equipo arbitral en cancha. Directivos de la liga intentaron reconducir la situación para que el partido se jugara pero no hubo caso y como efecto domino también se suspendieron los partidos siguientes de la jornada entre los Rockets y el Thunder y los Lakers contra los Blaizers. Mientras escribimos esta nota habrá una reunión con representantes de cada uno de los equipos con las máximas autoridades de la liga para saber como se sigue con las protestas y se baraja la posibilidad de que los jugadores decidan no seguir jugando lo que queda del torneo.

Repercusiones

Por supuesto, las reacciones no se han hecho esperar el primero en salir a declarar fue Alex Lasry, propietario de los Bucks: “Algunas cosas son más importantes que el baloncesto. La posición adoptada hoy por los jugadores y la organización demuestra que estamos hartos. Suficiente es suficiente. El cambio debe ocurrir. Estoy increíblemente orgulloso de nuestros muchachos y respaldamos al 100% a nuestros jugadores, listos para ayudar y lograr un cambio real”.

Por su parte el astro de la NBA y jugador de los Ángeles LeBron James twitio “a la mierda con esto, exigimos cambios. Estoy harto”, DeMar DeRozan figura de los San Antonio, equipo donde brillara el argentino Emanuel Ginobili, escribió en sus redes “Respeto Bucks”, así se fueron sumando distintos jugadores de la actualidad y también ex jugadores como Scottie Pippen campeón con los Chicago Bulls quien expreso “Poder Negro. Nada mas que respeto para los jugadores y entrenadores de los Bucks, Kenny Smith ex jugador y actual comentarista de la NBA quien abandono el set de televisión expresando “como hombre negro y ex jugador, creo que lo mejor es que apoye a los jugadores y no esté aquí esta noche”.

Todos los clubes se fueron pronunciando a favor de la decisión de los Bucks y plegándose a las protesta encadenando mensajes de apoyo exigiendo el fin de la represión policial y cambios de fondo. El técnico de la Selección Argentina de Básquet Sergio Hernández también se pronuncio al respecto “el deporte dando ejemplo al mundo con la NBA y la WNBA (básquet de mujeres) como abanderadas. Gracias. Rechazar al racismo denunciando injusticia”.

Un antes y un después en la historia

Si bien han existido casos de fuerza mayor donde la NBA se vio obligada a suspender partidos por hechos extra basquetbolisticos esta vez la decisión fue por parte de los jugadores en primera instancia y esto es lo que provoca un cambio con respecto a los antecedentes que podemos encontrar.

El caso mas reciente de suspensión de partidos se dio el 28 de enero de este año cuando se conoció la noticia de la muerte de Kobe Bryant, leyenda de los Ángeles Lakers, y su hija Gianna en un accidente de helicóptero. Yendo más atrás se han suspendido partidos por el asesinato de Jhon F Kennedy en noviembre de 1963 en Texas o de Martin Luther King  en abril de 1968. Además también fueron suspendidos partidos cuando sucedieron los atentados Columbine en abril de 1999 o en Boston en la tradicional maratón en abril del 2013.

Los hechos que mas se acercan a la situación actual son las suspensiones en enero de 1989 en Miami luego de lo que se conoció como el motín donde se realizaron protestas por el asesinato de Clement Lloyd a manos del oficial de policía William Lozano o de abril de 1992 donde se generaron protestas y disturbios por la muerte de Rodney King quien fuera asesinato después de una brutal golpiza por agentes de la policía de los Ángeles.

Lo vivido esta miércoles genera un antes y un después ya que fueron los propios jugadores, en principio los de Milwaukee luego todos los equipos de la liga, los que se opusieron a jugar por los protestas que se viven en Wisconsin.

Toda protesta es política

Como dijimos anteriormente este hecho arranco con la NBA a la cual se sumaron la WNBA y también la MLS (liga de futbol)  donde el Inter de Miami y el Atlanta United decidieron plegarse a las protestas junto a otros 4 encuentros de este miércoles por la noche. Quienes encabezan este movimiento son LeBron James y Chris Paul ambos jugadores actuales de la NBA quienes buscan que todos los deportes de EEUU se plieguen a la protesta. La asociación de jugadores de la NBA twitio “La revolución será televisada”.

El movimiento Black Lives Matter marco a fuego a los jugadores de la NBA quienes se encontraban fuera de actividad debido a la pandemia cuando George Floyd fue asesinado. Los propios jugadores decidieron volver a la actividad en la llamada burbuja de Orlando el 31 de julio para aprovechar y visibilizar la situación de racismo y violencia que se vive en EEUU incluso pidiendo que la consigna que recorrió las protestas del mundo estuviera tanto en las canchas como en la indumentaria de todos los equipos juntos a otras palabras como igualdad, honestidad, equidad entre otras.

Este hecho se enlaza estrechamente con la política del país ya que en las declaraciones posteriores a la suspensión del encuentro los jugadores de los Bucks llamaron a la gente a reflexionar y a votar masivamente en noviembre para cambiar la situación. Además, a través de su portavoz el jugador George Hill, llamaron a la legislatura de Wisconsin a que convoque a una sesión extraordinaria para aprobar leyes de reforma en la justicia hoy favorables a la policía. Los jugadores lograron hablar con el Fiscal general de Wisconsin Kaul y con el vicegobernador Barnes antes de tomar la decisión, los funcionarios les recordaron el “debido proceso” tanto para Jacob Blake como para la policía que lo tiroteo.

Los cierto es que como viene comentando nuestro compañero Luis Meiners desde el corazón de las protestas en EEUU la crisis económica y las protestas sociales por estos casos se  magnifican, la imagen de Trump cae un poco mas día a día y ni demócratas ni republicanos logran dar una respuesta concreta a la violencia institucional y el racismo. Esta situación favorece que las ideas socialistas vayan ganando más popularidad.  Esto recién empieza y el deporte a través de sus figuras también juega un papel importante en los cambios que se produzcan en la sociedad para derrotar el racismo.

Leonardo Rando