Basta ya de abuso policial contra repartidores

Entre la noche del jueves y madrugada del día siguiente se hacía viral en las redes sociales un vídeo donde se ve cómo la policía de la ciudad actuaba con violencia desmedida hacia un trabajador de Pedidos Ya. La indignación de los repartidores en los grupos de WhatsApp y Facebook no se hizo esperar.

Inseguridad, abuso de poder y xenofobia: es la institución

Hablando con Ulises y sus compañeros, nos cuentan que ellos siempre que se juntan a esperar pedidos en el Burguer King de Rivadavia al 4100, el oficial de la policía Leandro Romano, se les acercaba a insultar, con todo tipo de comentarios xenófobos y denigrantes. El jueves sería Ulises quién respondería a las agresiones verbales del policía, cuando éste comienza con los golpes, incluso en un momento, antes de la filmación llegó a sacar su arma reglamentaria y apuntó al trabajador para que se someta, cuando se da cuenta de que lo iban a filmar guarda el arma, saca el garrote desplegable y le da un golpe en la cabeza, provocándole una herida y sangrado. Ulises en ningún momento golpeó al policía, únicamente se resistió a ser aprehendido por un xenófobo que lo humillaba constantemente.

Finalmente llegó un contingente de policías de la comisaría 5 de caballito y lo llevaron detenido. Le abrieron una causa por “resistencia a la autoridad, rebeldía  y lesiones leves”. El acta está sostenido sobre falsas declaraciones y testigos inventados, no quisieron tomar el testimonio de los testigos repartidores y amenazaron a la Gerente del local de Burguer King por contar la verdad y desenmascarar a la policía.

Ya en la comisaría no le permitieron la asistencia ni la asesorial del abogado que se ofreció voluntariamente a ayudarlo.

Está claro que no es sólo un policía, porque luego llegaron otros oficiales para ayudarlo a terminar el trabajo sucio y en la comisaría se encargaron de encubrir y proteger al oficial xenófobo mientras Ulises seguía siendo humillado.

Finalmente el viernes desde Dar Vuelta Todo, que ya estábamos en contacto con los amigos Ulises, lanzamos la convocatoria para ir a las 15hs a la comisaría ubicada en Corrientes y Billinghurst a exigir su inmediata liberación. Cortamos la calle, hicimos radio abierta y estuvimos agitando y gritando hasta que 30 minutos después de iniciada la acción callejera logramos su libertad. Los repartidores estallamos en alegría y festejos. Se demostraba así que la movilización callejera es la determinante a la hora de luchar contra los atropellos y por el respeto de nuestros derechos como trabajadores.

Estos hechos son parte de la constante violencia policial que se repite en toda la república Argentina, en especial la Provincia de Buenos Aires donde la policía bonaerense de Sergio Berni y Kicillof ya asesinó a unos 50 jóvenes y desapareció a Facundo Castro. Además están en los casos de racismo en EE UU y Brasil que se desataron grandes rebeliones en esos países.

No es uno sólo, es toda la institución policial. Se trata de un ente encargado para reprimir, discriminar y violentar a los trabajadores, la juventud y los migrantes pobres. Por eso su ensañamiento con un grupo de repartidores venezolanos, por eso asesinan constantemente a una persona negra en EE UU, por eso asesinan a los jóvenes en los casos de gatillo fácil en los barrios. Al mismo tiempo, es la policía la que se encarga de proteger las ganancias privadas de unos pocos empresarios y banqueros multimillonarios. Cuando los trabajadores convocamos a una lucha en pos de nuestros derechos aparecen ellos para intimidarnos y en el peor de los casos reprimir la protesta social. Entonces, es lógico y sano que los trabajadores seamos bien anti policia, porque la policía es antitrabajadores.

Vamos por una campaña antirrepresiva y por el desprocesamiento de Ulises

Desde Dar Vuelta Todo nos ponemos a disposición de seguir organizados y en estado de alerta ante cualquier hecho. Debemos seguir coordinando para lograr el desprocesamiento del compañero e ir hasta el fondo para densemascarar a la maldita policía xenófoba y represora.

No está de más recordar que los repartidores en DVT estamos impulsando junto a otras agrupaciones en una decena de países un paro mundial de repartidores en pos de nuestros derechos laborales, el 8 de octubre con movilizaciones y caravanas por ciudades de toda América, Asia y Europa. Así, luchar por el aumento de tarifas, el seguro contra robos y accidentes, la eliminación del sistema de rankings, puntos y bloqueos y lle agregamos la consigna de basta de abuso policial y el desprocesamiento de Ulises. Invitamos a las y los repartidores a sumarse y dar esta pelea hasta el final.

Carlos Mareco- Repartidor e integrante de Dar Vuelta Todo

View this post on Instagram

Así actúa la policía con los trabajadores! En el video se ve cómo somete a un compañero venezolano que estaba con una herida en la cabeza. Cuando una mujer intenta pasarle gaza para que seque la sangre y tape la herida el policía tira la gaza ¡Ni si quiera le permite taparse la hemorragia! Después se acercan más oficiales, 8 en total para llevarse detenido a un trabajador. Le armaron varias causas judiciales y está detenido en una comisaría en Caballito. Desde Dar Vuelta Todo lo decimos claro y fuerte ¡La Policía no está para cuidarnos! Su función es reprimir y perseguir a la clase trabajadora, migrantes y juventud pobre con el fin de mantener a la sociedad aterrorizada, que no luchemos por nuestros derechos y defienden los negocios y privilegios de los empresarios multimillonarios. Basta ya de abuso policial!

A post shared by Dar Vuelta Todo (@darvueltatodo.precarizadxs) on