Río Negro: colapsa el sistema de salud en Cipolletti y General Roca

Sólo en Cipolletti y General Roca hay 721 casos activos.

El domingo 30 de agosto, se dio a conocer que no quedan más camas de terapia intensiva en el sistema de salud de Cipolletti. Ya hay denuncias de familiares de pacientes y desde el nosocomio local, anunciaron la necesidad de “priorizar” y empezar a derivar, definiendo criterios bioéticos para asignar las camas. También, colapsó el sistema de salud en General Roca, en el que tampoco hay camas en terapia intensiva y el personal está saturado. Estamos ante el peor de los escenarios, estar en el desarrollo del pico de contagios sin camas disponibles.

Mientras Alberto Fernández nos dice que “está en nuestras manos ver cómo podemos combatir definitivamente el virus” responsabilizándonos a la población, abre la cuarentena en el pico de contagios en vez de garantizarla. Lo que estábamos esperando, está sucediendo, un sistema de salud colapsado y un gobierno que se desentiende de la situación sanitaria. Entre la dicotomía economía y salud, para este gobierno primó la economía de los grandes grupos económicos.

5 meses y nada cambió

Llegamos a esta situación en el pico de los contagios habiendo ya 164 días de cuarentena, en los cuales, desde el gobierno nacional y los gobiernos provinciales, no prepararon ningún tipo de dispositivos ni se tuvieron políticas para ampliar la cantidad de camas; no tomaron ninguna medida para cambiar las condiciones en las que se encontraba el sistema de salud.

Desde que comenzó la cuarentena, desde el MST en el FIT-U, planteamos la necesidad de avanzar en un Sistema Único Público de Salud y que se aumente el presupuesto para tener más camas e insumos necesarios. Nada de esto pasó y todo sigue igual, por eso hoy el sistema de salud está colapsando. Además, no se realizaron testeos masivos, se multiplican día a día los contagios entre el personal de salud porque ni siquiera se garantizan los Equipos de Protección Personal (EPP) necesarios.

Seguimos planteando la necesidad de volver a fase 1, pero garantizando todos los derechos para que podamos cumplir la cuarentena en nuestras casas. Es por esto que hay que prohibir despidos y garantizar salarios, aplicando sanción a las empresas que no cumplan para que sea efectivo; y un salario universal de $40.000 actualizado por inflación, que se aplique a todas las personas que lo necesiten.

Zahira Martín