Un semáforo rojo al regreso a las escuelas que expone a estudiantes y docentes

 

En la prensa, respondiendo a una línea editorial de las patronales mediáticas a favor del regreso a las escuelas, la noticia es el anuncio del gobierno de Larreta sobre la vuelta a las actividades educativas en las escuelas porteñas. Según la ministra Soledad Acuña, este martes 13 empezarían con 6to año de las técnicas y los 5to años de nivel medio. Solo que se encontraron con un paro de 48hs que convocamos desde la Multicolor de Ademys. Y una retención de servicios educativos presenciales, convocado por la Celeste de la UTE.

 

Acuña: “Alumno o docente que tenga síntomas, se aísla al grupo y no a la escuela…”

 

La ministra Acuña aclaró también que retomarán las actividades escolares con estudiantes de 7mo grado de las primarias estatales. Y podrán hacerlo los colegios privados, en un 80% en manos de la Iglesia Católica, con solo pedirlo. Esto, pese a que, desde la Multicolor en Ademys denunciamos que en Argentina ya han muerto 52 menores. Y suman 56.064 los casos de COVID en menores de 18 años, de los cuales 13.697 son menores de 5 años, 11.857 niñes de 5 a 9 años, más 31.160 jóvenes de 15 a 19 años, según el ministerio de Salud.

A pesar de eso, disponen trabajar en grupos de 10 personas (1 docente y 9 estudiantes) con modalidad ‘burbuja’, un nombre para intentar ocultar que buscan juntar, hacer circular y exponer a una mayor población al virus. Cínicamente, Acuña reconoce el potencial riesgo de esta actividad: “Esos chicos y chicas no se van a cruzar con otros grupos y nos va a permitir que, en el caso de detectarse algún alumno o docente que tenga síntomas de coronavirus, se aísla a ese grupo y no a toda la escuela”. Es decir, son conscientes de los riesgos a los que nos someten.

¿Acaso exponen a sus hijos estos gobernantes? Por su miserable disputa electoralista con Trotta y Fernández ponen en riesgo a sectores populares de la Ciudad. Las familias de estos funcionarios no se educan en la escuela pública, no exponen a sus hijos a los riesgos, pero toman decisiones que afectan a las familias de sectores medios, populares y humildes.

Por eso, en su momento presentamos un proyecto que apunta a jerarquizar lo público. Lo planteamos en la legislatura porteña con una ley de Alejandro Bodart y el MST para declarar la obligatoriedad de los políticos y funcionarios a asistir y enviar sus hijos a la escuela y al hospital público. Lo mismo con Vilma Ripoll en la legislatura bonaerense y con Luciana Echevarría en Córdoba.

Arancel mensual de la escuela privada para hijes de la ministra Acuña

Lejos de esto, Acuña como otros ex ministros de Educación macristas como Finocchiaro y Bullirch o kirchneristas como Daniel Filmus, mandan sus hijos a la privada, pese a administrar la educación estatal. En el caso de Acuña, al selecto Colegio Aletheia, cuyas cuotas en el nivel Inicial son de $ 30.000 y de $43.000 por mes en la Primaria (ver imagen).

Por el lado de Filmus, a la exclusiva escuela ORT, con cuotas de $26.500 mensuales, además del pago de matrícula, pese a que la ORT recibe subsidios estatales del 60%. Y que denunciado por la UTE a fines de 2019 por despedir a 10 docentes, solo por razones ideológicas al participar de la organización gremial en esa “prestigiosa” escuela judía, cuyo lema es “Educando para la vida” (Tiempo Argentino, 9/12/2019).

Hasta Florencia Kirchner, hija de la vicepresidenta, fue a la privada María Auxiliadora en Río Gallegos. Y en Buenos Aires, al Instituto La Salle de Florida (ver foto), otro privado religioso con cuotas de $15.000 mensuales, pese a recibir subsidios del 40%. Por eso, para jerarquizar lo público, que los políticos ganen como una maestra y asistan con sus familias a la escuela y hospital público como reclamamos.

El imponente instituto privado y católico, La Salle

 

Meritocracia y educación como auxiliar del capital

 

La ministra también dijo que, como se acordó a nivel nacional, se pasará de año. Pero en la Ciudad, “según la calificación que se perciba, van a tener que asistir a instancias obligatorias para recuperar contenidos” como “la escuela de verano en enero, a jornadas extendidas el año que viene o semanas donde profundizar conocimientos”. Y piensan adelantar el inicio de clases 2021. Son medidas que expresan las recetas de aprendizajes por repetición y cantidad. Lo opuesto al espíritu crítico, priorizar saberes socialmente significativos y la construcción de conocimientos.

La política educativa oficial es meritocracia al palo y discurso del “esfuerzo”. Pero exigiendo que alcancen contenidos aquellas pibas y pibes a quienes ni siquiera les garantizaron la conectividad… Es todo lo que tiene para ofrecer un capitalismo semicolonial en crisis. Su expresión más cruda son ministras como Acuña que no es docente ni tiene formación para eso. Cuyos “méritos” son integrar la Fundación y Grupo Sophia del PRO, siendo Directora del Área de Reforma del Estado. Ser asesora para la “Modernización” bonaerense con Felipe Solá y una similar tarea en la AFIP. Así pudo recalar en Educación con Bullrich, en la Subsecretaría de “Equidad Educativa”. Y luego ministra, sin título.

Independiente de esto, la derecha se envalentona diciendo que le “ganó” la pulseada al ministro Trotta y a CTERA, que decían rechazar esta iniciativa. Pero vamos por parte: Primero, Trotta siempre quiso volver a las clases presenciales y así lo dispuso en provincias que gobierna el PJ. Igual la burocracia Celeste de CTERA que avaló. Como reconoció Baradel al tener que confesar que en varias provincias debieron dar marcha atrás como San Juan, Catamarca y Santiago. Pese al aval irresponsable e inconsulto de esa burocracia.

Trotta, la derecha y el PJ cambiaron el Protocolo para habilitar el regreso al aula

 

Es cierto que Trotta expresó algunos “reparos” a la propuesta de la derecha. Pero dejaba avanzar porque comparten la línea de la burguesía criolla de retomar las clases presenciales para que la educación actúe como auxiliar de la producción y la ganancia capitalista, lo antes posible en la llamada nueva normalidad.

Por eso se volvieron a reunir el jueves 8 en el Consejo Federal de Educación para aprobar la nueva Resolución 370/2020 que modifica drásticamente los requisitos establecidos en el Protocolo Marco nacional, que habían aprobado el 2 de julio[1].

Con esta nueva resolución, en su Art. 1º inc. b) se sustituye el punto 8.5.b. del Protocolo Marco que decía que solo se podían retomar las actividades presenciales en “los establecimientos urbanos y periurbanos, donde haya una tasa regular mínima o nula de contagios”. Ahora, con el nuevo índice epidemiológico, cambian este parámetro por un ‘semáforo’ de solo 3 niveles de riesgo: bajo, medio y alto.

De acuerdo al Art. 2º, inc. b. 3. de la nueva Resolución, con un “Bajo” y hasta “Mediano riesgo”, las autoridades del distrito pueden: “Organizar actividades presenciales de cierre del año lectivo para estudiantes del último año de primaria, de secundaria y de nivel superior”. Por eso mienten Trotta y gobernadores como Kicillof al decir que en ningún distrito donde no haya riesgo bajo ante el virus se volverá a las clases presenciales.

La versión que difunde el PRO es la más cruda y prepotente, pero en la Provincia de Bs. Aires y el resto del país, lo resuelto es exactamente igual. Kicillof y Trotta lo “anuncian” distinto, hablando de no hacer marketing con el tema. Pero con riesgo medio habilitan a clases presenciales para los últimos cursos y grados. Y también en las llamadas actividades no escolares, al estilo Larreta-Acuña.

Esto ya se instaló. Tanto que Kicillof anunció 24 distritos bonaerenses[2] que retoman las clases presenciales. Y, como reconoce Agustina Vila en la web de la DGCyE bonaerense: “En aquellos distritos evaluados como de riesgo medio, se prevé generar protocolos para llevar adelante actividades de cierre de ciclo para los últimos años de cada nivel”.

Calcando al tándem Larreta-Acuña, la supuesta “progre” ministra de Kicillof informa: “en los distritos de riesgo medio, se evaluará llevar adelante actividades socioeducativas – fuera del ámbito escolar- de revinculación, vinculadas al deporte, arte, recreación o de apoyo escolar, al aire libre en predios cerrados, con no más de 10 chicos y chicas”.

Es decir, no solo en municipios de Juntos por el Cambio como La Plata o Lanús, sino en todos los que tengan riesgo medio y bajo, puede haber actividades con los últimos cursos de primaria y media, los 1° grados y pibes sin conectividad. Al igual que el PRO, Vila habló de grupos chicos, pero afectarán a esa franja de docentes y estudiantes como mínimo, en la primera etapa.

Vila dijo que Trotta ya aprobó el Plan Jurisdiccional de la Provincia de Buenos Aires para un regreso seguro a las clases presenciales (descargar aquí). Y que lo están distribuyendo a las escuelas para empezar a capacitarse. No solo defendió el ATR y su implementación, sino que explicó el “semáforo”, con las actividades educativas a hacer. Aclarando que primero incorporan a docentes, luego a grupos de estudiantes que hayan tenido dificultad al vincularse con la escuela, de 4 o 5 chicos por secciones, hasta 10. Pero adelantando que se van a ir incorporando más grupos.

El cinismo del PJ y la derecha no tiene límite, ya que en el ANEXO II de esa Resolución Nº 370 reconocen que en “la mayor parte de los países de Latinoamérica aún no las reiniciaron”. Y que “sí se ha documentado el cierre focalizado de clases debido a brotes de distintas magnitudes”. Es decir, lo hacen a sabiendas del riesgo. Y que en solo 53 países haya clases presenciales de 190 naciones en el mundo. Mientras la UNESCO informa de 580 millones de estudiantes, un tercio de la matrícula mundial (33%) bajo cierres de escuelas y que en 34 países los cierres son a nivel nacional.

 

No al Protocolo de vuelta a las escuelas. Nacionalizar el reclamo. Disputar el sentido de la educación

 

La Celeste de UTE y la CTERA, que integran el gobierno de Fernández, Kicillof y el PJ, cargan contra Larreta, cuando es “su” gobierno el responsable del nuevo protocolo para el regreso (in)seguro a las escuelas. Sin reformar tampoco la modalidad precarizadora de la bimodalidad en el Protocolo Marco nacional.

En esto no hay “grieta”, solo distintos relatos para una misma política que ponga a la escuela pública al servicio de la producción capitalista, lo antes posible. Así Trotta y Larreta repiten la misma consigna: “aprender a convivir con el COVID-19”.

Por eso llamamos a hacer asambleas y exigir su convocatoria en cada escuela y distrito para debatir qué hacer con la educación. Cómo se garantiza la virtualidad a la totalidad de estudiantes, familias y docentes antes que pensar en volver a lo presencial. Y cuáles son las condiciones que necesitamos en las escuelas, no sólo en la pandemia.

Exigir a los gremios y la CTERA que convoquen a acciones de lucha. Los comunicados salidas mediáticas nos llevan a una segura derrota. La derecha y el PJ avanzan cada vez más en la brecha educativa y la vulneración de derechos. Y avanzan en imponer el regreso a las escuelas. Lo que sería otro golpe y nueva traición a la docencia.

Por eso debemos exigir nacionalizar la lucha, para frenar el ajuste en Chubut donde docentes y estatales llevan meses sin cobrar salarios. Unir esa lucha con Entre Ríos y Chaco, en una nueva semana de paros. Con los conflictos en La Rioja y Corrientes, más la exigencia de que se pague el aumento salarial acordado en CABA o San Juan y reabran paritarias. O se protesta en Mendoza diciendo no al proyecto de ley privatista y precarizadora de la educación. Por un aumento del Presupuesto al 10% del PBI y que resuelvan los ceses y la falta de designación de cargo en muchas provincias.

Así como el 13 y 14 paran docentes con Ademys y el 14 con SUTEBA Multicolor, realizando una caravana 14hs del Obelisco, votemos en cada distrito la exigencia a la Celeste kirchnerista de los gremios y la CTERA que llamen urgente a una medida nacional. Para rechazar el Protocolo nacional de vuelta a las aulas por inaplicable. No están garantizadas las condiciones de salubridad ni de infraestructura, agua, sanitarios, insumos de limpieza y desinfección ni hablan de testeos en las escuelas. Además de rechazar la “bimodalidad” que precariza la enseñanza y las condiciones laborales de docentes y trabajadores de la educación.

Para poder pensar en un sistema bimodal, cuando haya condiciones con una muy baja o nula circulación viral como dicen CTERA y los gremios, será necesario implementar un proyecto pedagógico particular, con una masiva designación de parejas pedagógicas, para afrontar la simultaneidad entre lo presencial y lo virtual sin sobrecarga laboral.

Todo esto solo lo podemos decir en una instancia híper democrática de quienes hacemos la educación. Un Congreso Pedagógico Nacional en el cual docentes, estudiantes y familias podamos disputar y decidir el sentido de la educación estatal, en clave de mayoría social.

 

Francisco Torres

Alternativa Docente, ANCLA

Agrupación Nacional Clasista Antiburocrática

MST en el Frente de Izquierda-Unidad

 

NOTAS AL PIE:

[1] Resolución CFE N° 364/2020, 2 de julio, 2020. Protocolo Marco y lineamientos federales para el retorno a clases presenciales en la educación obligatoria y en los institutos superiores

[2] Los 24 municipios bonaerenses con riesgo epidemiológico bajo para volver al aula son: Chivilcoy, Daireaux, Saavedra, Bragado, Tres Lomas, Lobos, Lezama, Salliqueló, Alberti, General Lavalle, Adolfo Alsina, Monte Hermoso, 9 de Julio, Puan, 25 de Mayo, Tordillo, Guaminí, Monte, General Lamadrid, Rauch, Florentino Ameghino, Carlos Tejedor, González Chaves y Chascomús.