Debates. Qué dice y qué no dice el ministro Quirós

En las últimas semanas obligado por la presión de movimiento de Enfermería, el Ministro tuvo que salir a explicar sus razones de por qué rechaza el pase a la Carrera de lxs Licenciadxs y el reconocimiento salarial y laboral para todo el colectivo.

Escriben: Andrea Ramírez y Carolina Cáceres, referentes de la Asociación de Licenciados en Enfermería (ALE)

La última acción impulsada por la ALE y sectores autoconvocados del Hospital Fernández y el Gutiérrez, entre otros, generó cimbronazos en el Ejecutivo porteño. Es que la Caravana a la casa de Larreta, preparada desde abajo y sin improvisaciones fue un hecho político. Diferentes funcionarios de gobierno como Santilli, salieron a pedir que no se proteste en el ámbito “personal o particular”.

Esta no fue la primera acción de la Enfermería ni será la última. Y las autoridades se deberían preguntar, por qué aún no convocaron ni siquiera a una reunión para discutir qué pasa con el 50 % del personal de salud contagiado de COVID-19 en la CABA.

Sólo respondieron con represión el 21/09. No nos atendieron cuando volvimos el 01/10 con un paro, sosteniendo el mismo reclamo y en repudio a la represión. Ni siquiera nos escucharon el 21/10 cuando marchamos hasta la Jefatura de Gobierno porteño y hasta acampamos ahí. Pero siguen en la misma postura, de desprecio hacia la Enfermería y a todo el Equipo de Salud, a pesar de sostener los hospitales y centros de salud en plena pandemia, nos ofrecen una paritaria muy por debajo de la inflación interanual y continúan discriminando a la Enfermería.

La entrevista de Quirós con Nelson Castro

El Ministro Quirós fue entrevistado por Nelson Castro esta semana. Nos detendremos en esta entrevista porque en ella, por primera vez, el ministro desarrolla sus argumentos de porqué rechaza el pase a la Carrera.

Una de sus reflexiones con el periodista fue que “los gobiernos tenemos que tener un ojo puesto en los presupuestos de salud”. El ministro debería anoticiarse que el gobierno del que forma parte es de los que más ajustó el presupuesto de Salud. Durante los años del PRO en la CABA, fiel a su política, el presupuesto de Seguridad es el que más crecimiento porcentual ha tenido y el de Salud no ha dejado de caer. Para colmo, durante los últimos cinco años hasta la pandemia, la cantidad de personal de salud de Escalafón General se contrajo. Estos datos tal vez no los tiene, porque Quirós viene de ser personal jerárquico del Hospital Italiano y es un ministro que cuenta con el apoyo de la Asociación de Médicos Municipales, la burocracia podrida que negocia paritarias a la baja en Salud y pone a los ministros y directores de cada gobierno en Salud.

En relación al pase a la Carrera el funcionario explicó que en el GCBA prestan funciones 3500 Lic. en Enfermería y que 6500 serían Auxiliares y Enfermerxs Profesionales aproximadamente. En este sentido argumenta: “Nosotros no estamos de acuerdo en tener a la Enfermería dividida en dos grupos, y cada una de ellas con unas condiciones laborales bien diferentes”. “No queremos generar que un enfermero que está en una cama tenga una condición y el que está en la cama de al lado tenga otra”.

¿Qué significa “condiciones laborales bien diferentes”? Quirós no miente en este caso. Al no ser reconocidas como profesionales que somos, en la Ley 6035, tenemos las condiciones laborales del Escalafón General. Y, por lo tanto, nuestro salario es hasta un 40% menor que un profesional de la 6035. O por ej. el último bono otorgado al personal dependiente del Ministerio de Salud en CABA, por dos meses, para Enfermería fue de 5.000 pesos y para el resto de las profesiones fue de 10.000 pesos.

Pero no solo es salarial el problema. También los días de capacitación no los otorgan en la misma cantidad y “antes del 2018” no nos daban ni siquiera días por estrés. Y ni que hablar de la posibilidad de poder concursar a cargos específicos que son reservados solo para los médicos, como si fuera una cuestión natural, impensada para otras profesiones. Esas son las “condiciones laborales diferentes”.

Quirós lo que hace es nivelar para abajo. ¡Detrás del “no podemos separar” a la Enfermería se esconde el rechazo a que la Lic. en Enfermería sea reconocida como Carrera, ¡como todas las Licenciaturas de Carreras de Salud! En muchas provincias y países esta demanda ya es Ley. Es el caso de la Provincia de Buenos Aires, cuya Carrera integra, en pie deigualdad, a la Lic. en Enfermería con todas las profesiones, y fue una conquista de la lucha hace años.

Las motivaciones del GCBA para este rechazo las conocemos. Son presupuestarias, porque deberían invertir sustancialmente en los salarios de toda la Enfermería, cuestión que no figura en sus prioridades; pero también son políticas, porque detrás de esto están las cúpulas de SUTECBA y AMM; que juntas piensan todos los días cómo hacer para que no pasemos a la Carrera. Son una tríada a derrotar: SUTECBA, AMM y el GCBA. Y por supuesto, también son los intereses del sector privado, que lucra con la salud de la población, y que saca ventajas de los magros salarios de la Enfermería del sector público.

Nuestra propuesta

La enfermería en todos sus niveles merece reconocimiento. No hay ninguna excusa para mantener la exclusión de la Licenciatura en Enfermería de la Ley 6035, y esa incorporación debe ser inmediata, lo que implica un avance para toda la enfermería. Además, se debe facilitar el acceso a la formación de grado para quienes aún no han podido hacerlo. Por ello es necesario posibilitar la formación gratuita y en horario de trabajo, lo que resulta además en un claro beneficio para la salud pública. Por supuesto, el reconocimiento salarial debe estar presente para los tres niveles de formación de la enfermería, es urgente establecer un salario por encima de la canasta familiar básica para todo el equipo de salud.

En 2002, la Doctorada en Enfermería (sí, enfermería no solo tiene carrera de grado, sino también todos los niveles de posgrado) Margarita Amil, junto a otras compañeras, fundó la Asociación de Licenciados en Enfermería (ALE) con el objeto de buscar el reconocimiento de la disciplina y la igualdad de derechos respecto del resto de profesionales de la salud en la Ciudad de Buenos Aires. Son muchas las acciones que desde ese momento ha realizado la ALE con dicho propósito. Por ejemplo, en 2012, junto al compañero Alejandro Bodart, se presentó un proyecto de inclusión que llegó a comisión de salud. Mucho antes de la promulgación de la Ley 6035, desde Alternativa Salud y el MST veníamos luchando por su reconocimiento en el poder Legislativo y por supuesto en las calles.

Y en las calles es donde vamos a seguir. Este 16/11 estaremos acompañando la Caravana impulsada por la ALE al domicilio del Ministro Quirós, porque es evidente que lo que dice públicamente, refleja que no escucha nuestros reclamos.