“Vilma Ripoll, un orgullo para las fuerzas del campo popular”

Vilma es militante desde hace muchos años. Su compromiso con las causas justas, populares, nacionales, estudiantiles, sanitarias y de los trabajadores en general, es histórico. Siempre del lado de la Justicia, del Pueblo, de la Nación, de los Estudiantes, de la Salud y de los Trabajadores.

Vilma es un orgullo para las fuerzas del campo popular. Su energía, entrega, voluntad, solidaridad la han llevado a ser una de las mujeres más referenciadas de la Argentina.

Si a alguien se le ocurriera decir que cometió algún error, valoraría aún más su tarea, porque mostraría que es humana, que es falible.

Si algo no la caracteriza es la indiferencia. Por eso su recorrido por “todos los conflictos” en los que participa nuestro pueblo, resulta para ella un deber irrenunciable. Si falta ella, falta alguien importante. Por eso, de no haber concurrido a solidarizarse con la justa lucha de los trabajadores de Kraft, todos se hubieran hecho las preguntas ¿Vilma no vino? ¿Qué habrá pasado? Por suerte ella estuvo una vez más. Cumpliendo con lo que le dicta su sabía sensibilidad “estar con los de abajo”.

Un juez con apellido de prócer y conducta medrosa, de nombre Mariano, la proceso y penalizó con una multa de 120.000 pesos. La actitud servil al Poder Ejecutivo de algunos miembros del independiente Poder Judicial, no hace otra cosa que reafirmar la convicción que en Argentina, la Justicia brilla por su ausencia.

Hace pocos días vivíamos una operación concebida en el Ejecutivo y ejecutada por el Judicial, en la que “el pollo Sobrero” era detenido por un delito del que nunca hubo prueba alguna. En este, caso en cambio, hay prueba contundente de que Vilma estuvo “solidariamente” en el corte acompañando a los trabajadores. En Argentina se penaliza a las personas por actos de solidaridad ¿Qué intentan el Juez y el Ejecutivo? Claramente aislar las luchas de nuestro pueblo, quitarles visibilidad, ahogarlas en el silencio. Castigar a las personalidades conocidas que le dan repercusión y sensibilizan a la opinión pública. No podrán, como no se puede tapar el sol con una mano.

No es una pulseada equilibrada la que se da entre luchadores políticos y sociales y quienes representan el andamiaje del Estado. La fuerza esta de un lado, pero la razón está en el otro. Y como enseña la historia quien vence es quien defiende la Razón y la Justicia. Por eso Vilma no está sola, hoy todos estamos junto a ella.

Mario Mazzitelli, Secretario General PSA en PSur