Berisso no paga salarios: Nedela y Vidal chantajean a los municipales y berissenses

 

En Berisso, la exigencia de Vidal para que cada municipio adhiera a la Ley de Responsabilidad Fiscal y la decisión de declarar la Emergencia Económica y Administrativa a nivel local, abrió una crisis política que crece cada día. El intendente Jorge Nedela (UCR-Cambiemos) anunció que no ha depositado los salarios de diciembre a los municipales, violando así el Acta Acuerdo que firmó el 29 de junio de 2017 con el sindicato donde fijaba el pago de esos salarios del 1 al 5 de cada mes.

Un chantaje de Nedela y la gobernadora hacia los municipales y berissenses, los que se ven afectados por esta crisis. En protesta, el STMB (Sindicato de Trabajadores Municipales de Berisso) convocó a la retención de tareas.

El intendente aduce que tendría hasta el 10 para pagar sueldos. Justamente para este miércoles 10, desde el bloque de Cambiemos se llamó a una nueva sesión extraordinaria -la quinta- del Concejo Deliberante para intentar tratar el proyecto para poder emitir cheques diferidos desde la municipalidad y la adhesión a esa Ley provincial de Responsabilidad Fiscal.

Ya hubo cuatro intentos fallidos de sesión, ante la imposibilidad de Cambiemos de lograr quórum por la negativa de los concejales de oposición. Esas convocatorias incluyeron la represión con Infantería y heridos entre los trabajadores. Además de aprietes y amenazas a un concejal opositor y el anuncio de buscar con la policía a los concejales para obligarlos a sesionar. Incluso está circulando un audio de un dirigente del FR de Massa que daría cuenta de “negociaciones” a cambio de dar el quórum que necesitan el intendente Nedela y la gobernadora Vidal para poder votar estas normas de ajuste (InfoBerisso). El escándalo sigue y se profundiza.

Nedela también ordenó no pagar las licencias gremiales a unos 50 representantes sindicales, en su mayoría del STMB, pero también de ATE y UPCN. El municipio lo venía haciendo, pero apela ahora a leyes que indican que los sindicatos deben hacerse cargo.

El Sindicato de Municipales criticó al intendente por vincular de forma vil y falaz, el retraso en los pagos de los salarios con la necesidad de adherir a la Ley de Responsabilidad Fiscal Municipal. Mientras que Nedela salió a acusar al sindicato y a la oposición de un accionar “destituyente e irresponsable”. Cuestión que está fuera de la realidad. Al contrario, los gremios le exigen una ronda de diálogo y que firme un “compromiso público” de no echar trabajadores ni hacer cambios de lugar de trabajo ni persecuciones, además que asegure los salarios y garantice la calidad del trabajo.

 

Ley 14.984, ajuste municipal con extorsión

 

El nuevo Régimen Fiscal que Nedela y Vidal quieren hacer votar en Berisso implica un renunciamiento a la autonomía del municipio a la hora de contratar personal, fijar tasas municipales o aumentar el gasto. Y contiene un mecanismo extorsivo para asegurarlo: si no cumplen con las metas de “austeridad”, no se le envían fondos.

Es que la ley 14.984 de la Provincia (ver [1]) explicita que los distritos que no adhieran al Régimen de Responsabilidad Fiscal no podrán “acceder a operaciones de endeudamiento” ni recibir “asistencia financiera provincial y/o nacional” (Art. 12º). Es decir, no podrán acceder a créditos ni recibir financiamiento provincial o nacional como los adelantos por coparticipación provincial ni los ATN (Aportes del Tesoro Nacional) de la Nación. Auxilios muchas veces usados para el pago de salarios.

Esto fue votado el 14 de noviembre cuando la legislatura bonaerense aprobó la Ley 14.984 que establece modificaciones claves al Régimen Provincial de Responsabilidad Fiscal Municipal (Ley 13.295). Ese día, en maratónica sesión de las dos cámaras, se votó también el Presupuesto 2018 y la Ley Impositiva. Leyes de ajuste que fueron aprobadas gracias al voto del PJ, del massimo, de los legisladores que respondían a Randazzo y también por buena parte del bloque kirchnerista. Por eso lograron el voto a favor de 77 de 92 diputados y el de 35 de 46 senadores provinciales.

Esta ley que modifica el Régimen Fiscal Municipal implica congelar la planta de personal, al obligar a los municipios “a no incrementar la relación de cargos ocupados (en planta permanente, temporaria y contratada) existente a diciembre de 2017”, respecto al número de la población (Art. 7º). Además, habilita a transferir personal de un nivel de gobierno a otro. También a  contratar servicios privados para reemplazar el servicio público municipal, invocando sólo “mejoras en la eficacia”. También sujeta el régimen del personal a lo que disponga el ministro de Economía provincial (Art. 13º).

Toda una injerencia y control abusivo del poder de Vidal, en el que los municipios se obligan además a actualizar “cada tres meses la ejecución presupuestaria” y a presentar informes trimestrales de todos sus empleados y niveles salariales: “consignando totales de planta de personal permanente y transitoria, y personal contratado, política salarial, el sueldo mínimo y promedio que perciba el personal de cada tipo de planta” (Art. 3º).

También fija límites a los gastos corrientes ya que para aumentar esos gastos el municipio podrá hacerlo sólo en proporción con la inflación del INDEC, cuando antes se hacía por el PBI (Producto Bruto Interno) lo que asegurará un deterioro del servicio público.

Además limita la posibilidad de endeudamiento del municipio al 10% de sus recursos (Art. 8º), mientras obliga a bajar las tasas que cobran a las empresas y sectores productivos, el campo entre ellos. En concreto, mientras le suben las tasas a los vecinos, los municipios se obligan a “disminuir gravámenes” como la “Tasa por Inspección de Seguridad e Higiene; Tasa por Alumbrado, Barrido y Limpieza y Tasa de Conservación, Reparación y Mejorado de la Red Vial Municipal” (Art. 10º) a los ‘dueños de la provincia’.

 

Apoyar a los municipales, pago ya de los salarios, ningún despido

 

Esto ha generado conflictos que arrancan en los municipios dirigidos por el macrismo. Además de Berisso, también en La Plata donde se convoca a movilizar el lunes 8 por los despidos del intendente Garro del PRO. También en Quilmes donde hay una fuerte protesta hace ya una semana. Más los cientos de despidos y ajuste en Tres de Febrero y Morón, respondiendo al “pedido” expreso de Macri y Vidal.

Por eso llamamos a apoyar el reclamo de los trabajadores municipales. Nedela debe depositar ya el salario y dejar de chantajear a los municipales y al pueblo berissense que se ve afectado en los servicios por esta crisis generada desde arriba.

Contrariando el relato oficial, el problema de fondo no sería de “fondos” ya que la recaudación, tanto bonaerense como nacional, supera ampliamente a la inflación, a la suba de salarios fijada en paritarias y al gasto social estipulado en los Presupuestos. Lejos de aquella imagen de hombre de pueblo, afable y que andaba en sulqui con caballo por Berisso, Nedela muestra su verdadero rostro, al alinearse con el ajuste y la represión para aplicarlo.

Desde el MST en Izquierda al Frente, junto a apoyar a los municipales, llamamos a luchar por otra política económica: en lugar de bajar impuestos y tasas a empresarios y grupos sojeros hay que ponerles un impuesto especial y dejar de pagar la repudiable deuda externa. La crisis no debe pagarla el pueblo trabajador, sino quienes la generaron, los ricos y corruptos.

 

MST Berisso

en Izquierda al Frente

 

[1] https://www.hcdiputados-ba.gov.ar/refleg/lw14984.pdf