Pese a la militarizacion… El Posadas, firme contra los despidos

El martes 23 se realizó un paro llamado por la Cicop y el STS contra los despidos y la militarización que aplica la intervención con apoyo de ATE y UPCN del Hospital. El 30 habrá una marcha de Salud a Modernización, en Plaza de Mayo.

Arrancó la jornada con una conferencia de prensa con organizaciones sindicales, políticas, sociales y de DDHH, acompañados por varias personalidades como la infaltable Norita Cortiñas entre tantos otros. Los 122 despidos son compañeros de hasta veinte años de antigüedad y de áreas críticas del Hospital. Luego partió una nutrida columna de trabajadores del hospital y de todas las organizaciones presentes entre las que estaba nuestro partido, el MST, que cortó un acceso a la autopista hasta que nos interceptaron miles de gendarmes, impidiendo que sigamos avanzando. Se siguió con una ruidosa marcha cortando el puente y abrazando el hospital. Sin dudas que una jornada muy positiva que ayudó a nacionalizar el conflicto, enfrentando a una intervención que lleno de policías y gendarmes un hospital público y despide para sacarse de encima un gran sector de compañeros, que vienen resistiendo y muchas veces frenando los constantes ataques a las condiciones laborales y sus salarios por parte de la patronal. Fueron hasta patoteados por la conducción de ATE del hospital y siguen haciendo crecer su lucha.
No había terminado la acción de ese día y estaban planificando recorridas y una nueva asamblea para preparar una gran marcha al Ministerio de Modernización para la semana que viene.

Voces del conflicto

Al finalizar la jornada pudimos hablar con Mirta Jaime, presidenta de la Cicop del hospital, Rosa Morales, trabajadora del hospital y militante del MST, Antonio Barrera, enfermero y uno de los organizadores del conflicto de Enfermería, y Daniela, una de las compañeras más decididas de este conflicto. Reproducimos los conceptos más importantes que nos dijeron. En la página mst.org.ar podés ver el reportaje completo.

Rosa: “La acción de hoy es altamente exitosa ya que hemos podido decirle a la sociedad lo que ocurre en el Posadas, lo que venimos padeciendo hace muchos años y más aún los últimos siete meses que empezó este conflicto con los compañeros de Enfermería. La intervención del hospital nos usa como tubo de ensayo de la reforma laboral que quiere aplicar el gobierno. Es importante hacia adelante mantener los debates sobre qué pasos dar en las asambleas, donde me parece importante no mirar solo a los compañeros más avanzados. Porque necesitamos que se sumen muchos más compañeros del hospital. Por eso la mejor medida, muchas veces, es la que más compañeros están dispuestos a acompañar. Yo tengo un debate en estos días con los compañeros de la Marrón-PTS, que no le dan importancia a esto y encima a veces pretenden ser hegemónicos, cuando están lejísimos de serlo. Ojalá reflexionen. Mientras tanto, aun con todo tipo de debates, estamos preparando nuevas medidas y recorridas por todo el hospital. Ahora nos preparamos para marchar desde el Ministerio de Salud al de Modernización el martes 30, para decirle en la cara al ministro lo que pasa cuando se meten con el Posadas.”

Mirta: “Es un conflicto muy complejo. Podemos analizar y ver que aquí se quiere aplicar la reforma laboral, y nosotros los trabajadores estamos resistiendo. Hoy están despedidos enfermeros altamente calificados de terapia intensiva, unidad cerrada, unidad coronaria donde ya se ve el impacto en la calidad de la atención. Un conflicto que nosotros decimos que tiene que ver con el ajuste del gobierno de Macri a la salud pública. Hoy es el momento de la mayor unidad para la acción. Contamos con una conducción democrática y pluralista que todo lo decide en asamblea. Así esperamos poder sumar al conjunto del hospital, haciéndolo parte de las decisiones y junto a la solidaridad de las organizaciones que nos apoyan, llevar el conflicto a conquistar la reinstalación de todos los despedidos y seguir levantando la bandera del pase a planta. Enfrentamos una militarización del hospital como no la vivimos desde la dictadura. Por eso llamo a todos los trabajadores del hospital a luchar todos juntos, como así también a toda la comunidad con sus organizaciones a que nos acompañen en esta pelea como ya lo vienen haciendo decenas de organizaciones sindicales, políticas y de derechos humanos. Los esperamos a todos en la movilización que haremos el 30 al ministerio de Modernización.”

Antonio: “La pelea es lo que ustedes están viendo: una lucha que gracias al apoyo de los compañeros de las distintas organizaciones de todo el arco combativo creo que es posible derrotar y hacer que caiga esta resolución 333. Se congelan las vacantes y ahí surge lo que se llamó el “contrato Posadas”. Si bien durante todo este tiempo hubo pelea por pase a planta, ningún gobierno de los que pasaron, de Menem en adelante, fue capaz de solucionar el conflicto. Llegamos al año 2010, con la epidemia de gripe h1n1 y después el dengue, el estado para contratar gente de manera transitoria y sale el contrato 48, que vino para quedarse. Este gobierno precarizador y ajustador lo que hace es querer eliminar el contrato Posadas. En mi caso, que entré en el año 97, hace veinte años, el 31 de marzo se me termina el contrato.”

Daniela: “Este conflicto no implica solamente pedir la reincorporación de los compañeros. En marzo caducan otros cien contratos. Hoy estamos dando la pelea por una salud pública de calidad y accesible para todo el pueblo. Hoy no echan compañerxs porque son ñoquis, sino para desmantelar la salud publica, para privatizar los sectores. El que va a los hospitales no es el que tiene obra social, sino el que realmente no tiene acceso a la salud de otra manera más que viniendo al Hospital Posadas o algún otro hospital público.”

Jorge Nuñez


ATE Morón: patota y traición. Un modelo sindical a desterrar

A pocas horas de conocerse la nómina de los 122 trabajadores despedidos del Hospital Posadas hubo una importante reacción de los mismos que conmocionó al hospital. Motorizados por la bronca reclamaron una asamblea a los representantes de ATE, pero fueron recibidos con la salvaje agresión de una patota organizada por Darío Silva, secretario general de ATE Morón.
Esta metodología, masivamente repudiada, es la culminación de una larga historia de agachadas y connvivencia con las direcciones hospitalarias de turno por parte de esta dirigencia.
Desde hace años, la dirigencia seccional de ATE viene boicoteando la pelea por el pase a planta y junto a la de UPCN cerraron filas contra los que luchaban por este legítimo derecho, como seccional de CICOP, la oposición de ATE y sectores independientes. Su argumento era que no había condiciones para esta pelea y negociaron desde hace más de diez años la precarización laboral.
La dirigencia de ATE Posadas nunca se avino a pelear unitariamente por el pase a planta. Siempre intentó convencer a lxs compañerxs que acepten resignadamente el contrato 48 (contrato basura) porque el pase a planta “no era posible”. Debilitó la pelea unitaria por el pase a planta, militando activamente por el “contrato 48” y siendo un activo promotor de la precarización.
Cuando se produjo el conflicto de enfermería turno noche, con la extensión compulsiva del horario, ATE llamó a no resistir esta medida arbitraria porque no “había marco legal” para defenderlos. Por eso lxs enfermerxs se organizaron y algunos tomaron el apoyo de CICOP y organizaron la elección democrática de delegados, mientras que otros pelearon desde la oposición de ATE.
ATE Posadas dejó correr la precarización y los 600 despidos de marzo 2016. Pero si hay una muestra de que no defienden a los trabajadorxs despedidxs ni a los precarizadxs, es que el gobierno y la dirección militarizaron el hospital llenándolo de gendarmes y policía para amedrentar a lxs compañerxs y no hicieron absolutamente nada frente a este ataque, dejando correr ese apriete y los despidos. Más aún: sumaron sus matones a la represión, sin la menor vergüenza de pegarle a sus propios compañeros.
La conducción de ATE del Posadas se la pasa atacando a la CICOP y a la izquierda y en declaraciones públicas no habla ni una palabra de los despidos, del ajuste y de la precarización laboral. Lamentablemente esta dirigencia gremial es funcional a la dirección y al gobierno.
En este momento para defender a los despedidos y seguir la pelea por el pase a planta hace falta más unidad que nunca. Esta actitud no contribuye a esa unidad. Es imprescindible que la conducción nacional y provincial de ATE se pronuncien apoyando activamente la lucha, poniendo plata para el fondo de lucha y rechazando las actitudes patoteras de Silva y su banda, a los que vienen dándole una vergonzante cobertura.
Hay que terminar con esos dirigentes vendidos y avanzar con nuevos delegados que hagan lo que la base decide.

Orlando Restivo, Directivo de CICOP
integrante de Alternativa Salud /ANCLA