En La Plata, bancando la ESI y los debates de fondo

 

 

El lunes 22 en La Plata realizamos un importante y colorido acto, con pañuelazo incluido, que tiñó de verde, feminista y disidente la puerta de la Secundaria 8. Fue en respuesta al ataque sufrido de parte de un pequeño, pero agresivo grupo de antiderechos para impedir que se dicte la ESI, Educación Sexual Integral.

Convocado junto a docentes, estudiantes y auxiliares de la escuela, con el valioso apoyo de las autoridades, con la Multicolor de SUTEBA, agrupaciones feministas, organizaciones sociales y políticas. Representando al MST y Juntas y a la Izquierda estuvo nuestra joven dirigente y docente, Cele Fierro, quién llamó a parar a estos grupos reaccionarios y redoblar esfuerzos para hacer efectiva la ESI. Porque la educación sexual es un derecho de niñas, niños y niñes que vamos a garantizar.

 

La ESI no se toca

 

El grupo de antiderechos había entrado a la escuela gritando contra la instrumentación del “Programa Nacional de Educación Sexual Integral” (Ley 26.150[1]), de obligatorio cumplimiento en todos los niveles de la enseñanza, estatal o privada. Lo que muestra lo irreal y dogmático de los supuestos ‘valores’ que pretenden imponer a la mayoría.

Pero no hay consenso para retroceder y bajo la frase “la ESI no se toca”, protagonizamos un inédito y gran acto en defensa de la Educación Sexual Integral. Y en repudio al minoritario y agresivo grupo de patoteros, reaccionarios y retrógrados que había irrumpido la semana anterior.

De alguna manera el conflicto se remonta al 11 de junio, cuando se dio una charla de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto. Luego, el 28 y 29 de septiembre una preceptora impulsa talleres sobre la Ley de ESI. Y hubo dos jornadas de formación, con apoyo de las autoridades.

Contra eso el martes 16, al otro día del Encuentro Nacional de Mujeres, este grupo que respondía a la convocatoria del Facebook “El Bebito La Plata”, ingresó violentamente a la escuela. No eran padres ni madres de estudiantes. Si no algunos personajes con pañuelos celestes, dos abogados y el marido de una docente.

El odio anti derechos

 

Como días antes esa docente se había opuesto a una clase sobre ESI, diciendo que se trataba de “ideología de género”, ingresaron con la excusa de apoyarla en sus críticas a la escuela y la publicación de videos donde se quejaba del estado de un aula porque –según ella-, “todos están muy entretenidos con una clase de ESI, donde se les enseña la ideología de género…”. Y que, supuestamente, “los alumnos cristianos están en alerta y en desacuerdo…”. Esta docente ya había difundido videos contrarios a la laicidad de la escuela o bancado la teoría de los dos demonios para el 24 de marzo, entre otras aberraciones.

Al grupo no le interesaba debatir ni plantear nada a las autoridades ni al personal. Solo amedrentar e imponer. Desnudando su autoritarismo, repetían que no respetan la ley: “No voy a obedecer tu ley perversa” porque sostiene que “la sexualidad es un constructo social”.

Ofuscado, este cavernícola decía: “si sos mujer, tenés vagina y sos hombre, tenés pene. Y eso no es ningún constructo social…”. Y provocaba: “Si querés podés ir al baño y te podés mirar”, al reclamar que todes le dijeran que tenían abajo de sus ropas… Desencajado insistía: “no acepto tu ideología de género que cambia los valores: ¡hombre y mujer, familia! ¡Somos familia! Subvierten los valores y la realidad… la ideología de género es la perversión de los menores…”.

Afuera, otro macho con pañuelo celeste prometía que irían “a buscar a las aborteras abajo de las camas”. Finalmente fueron retirados. Para sumar apoyos, convocaron el viernes 19 a la Plaza Moreno, pero no reúnen ni 40 personas como mostró la prensa. Pese a haber 6 oradores previstos, 5 organizaciones convocantes y un número folclórico incluido.

 

El huevo de la serpiente

 

Estos grupos que, durante todo el debate por el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo, decían que los abortos clandestinos se resolvían solo con educación sexual, ahora que el Congreso discute un proyecto de reforma para mejorar esa Ley sancionada en 2006, ya no quieren que se dicte educación sexual, desconociendo el carácter científico y laico que debe tener la educación.

Se niegan a que se modifique el Artículo 5º que deja en libertad de acción a cada escuela para dar o no ESI según “su ideario” y las “convicciones de sus miembros”. Es que el proyecto propone establecer como obligatorios los contenidos de la ley, por lo que “deberán incluirse en la currícula y modalidad de todos los niveles educativos”.

También se oponen a que se dé carácter de orden público a la ESI y se la deba aplicar “independientemente de la modalidad, entorno o ámbito de cada institución educativa, sea de gestión pública o privada”. Los antiderechos no solo niegan estas modificaciones para una efectiva implementación de la ESI; sino que pretenden que no se aplique directamente. Ya antes se habían opuesto a otras leyes que otorgaron derechos y a campañas por el uso del preservativo y otros métodos anticonceptivos.

 

Con les niñes no te metas

 

No son posturas de un grupo aislado. Sino parte de una contraofensiva de sectores antiderechos que se alinean en la campaña y #Hashtag “Con mis hijos no te metas”. Con la que intentan que las creencias religiosas -que deberían quedar para el ámbito privado-, sean la vara para la selección de contenidos en las escuelas, cuyos saberes deben ser científicos en su integralidad.

Más aún, la campaña nacional del sector evangelista, que acompaña también la Iglesia católica, tiene como eje que les niñes son su propiedad, serían “objetos” que no pueden decidir, en un vínculo páter familia arcaico y retrógrado. Al negar que sus hijes sean “sujetos de derechos”, pretenden desconocer toda la legislación al respecto. Como La Ley 26.061 de Protección Integral de los derechos de niñes y adolescentes o la Ley 26.743 de Identidad de género, leyes que tienen a les niñes como sujetos de derecho.

Estos sectores fachos y antiderechos se sienten envalentonados por el dejar hacer de Macri y gobernadoras como Vidal que lo avalan. Es fruto también del resultado del debate por el derecho al aborto, al alcanzar un triunfo pírrico con el rechazo del antidemocrático Senado, pero con un consenso social a favor que sigue inundando las calles de verde.

Consenso claramente mayoritario que exige un Estado laico y la separación de la Iglesia y el Estado para conseguir nuestros derechos. Situación que conllevó un golpe a la Iglesia al provocar masivas apostasias colectivas. Y dejar al desnudo un Senado lleno de dinosaurios que pretende decidir por nosotres y poner en el tapete el reclamo por su disolución.

Es hora de eliminar los millonarios subsidios a la Iglesia y empresarios de la enseñanza privada. Fondos que usan para imponernos qué y cómo educar, desconociendo leyes que aseguran derechos y conquistas. Es tiempo que el Estado deje de bancar sus prerrogativas y amparar a curas pedófilos. No pagar más sueldazos de obispos y jubilaciones de privilegio de arzobispos como Aguer que, aún retirado, da programas de TV para decir que con la Ley de ESI “las cosas van de mal en peor” porque “se pretende imponer la ideología de género…” [2].

 

Por una ESI para decidir, no para oprimir

 

Tan emotivo y fuerte acto en la Secundaria 8 de La Plata nos refuerza a seguir luchando. Los antiderechos no pasarán. Al igual que los que atacaron a nuestras compañeras en Santa Fe y Paraná y quienes amenazaron de muerte a referentes de Juntas y a la Izquierda y el MST.

Defendemos la educación laica y científica que tanta lucha demandó. Bancamos que temas como la educación y diversidad sexual sean tratados en las aulas como fija la ley. Sostenemos el derecho a decidir, la libertad y posibilidad de la propia construcción de la identidad de género. Queremos promover saberes para la toma de decisiones conscientes y críticas sobre el conocimiento y cuidado del cuerpo, el ejercicio pleno de la sexualidad, lo afectivo, las relaciones interpersonales y el disfrute. Para que las infancias sean libres, auténticas, plenas y diversas.

Apoyamos la instrumentación de una ESI que ponga en debate los roles de género y la lógica binaria hombre-mujer que culturalmente se pretende imponer. Queremos docentes críticos y decididos a cuestionar el rol disciplinador de los cuerpos bajo premisas patriarcales y capitalistas, que no deben ser reproducidas desde la institución escuela.

Al revés de los antiderechos que gritan por una supuesta familia nuclear, tradicional “¡varón, mujer, familia!”, debemos abordar en el aula cómo son realmente las familias de nuestro entorno escolar, con su diversidad y distintos modelos. Como parte de los contenidos curriculares y actividades áulicas, queremos educar en esa diversidad afectiva, familiar y social.

Lamentamos la pobre participación de la Celeste de SUTEBA en estos actos. Al pasar desapercibidos, no ser parte activa de la convocatoria ni poner el gremio a disposición. Es preciso exigir y comprometer a los gremios en esta lucha. Porque vivimos situaciones como el ilegal despido de un docente por usar lenguaje inclusivo y dar una clase de ESI en un colegio privado de La Plata. Porque necesitamos ir por el inmediato aumento de las partidas presupuestarias, por la designación de personal y la capacitación gratuita y en servicio, además de las horas cátedras específicas para dictar estos contenidos. Y alcanzar así la real implementación de la educación sexual integral en las escuelas.

Pero de una ESI que permita también la detección temprana del abuso o maltrato infantil. Y trabajar sobre la prevención, el respeto y preservación a la integralidad de niñes y adolescentes, forma real de abordar soluciones al Ni una Menos.

Para que no haya otra Sheila que pierda su vida a manos del patriarcado o sufra violencias físicas, emocionales y psicológicas en el ámbito intrafamiliar, donde se dan el 70% de los abusos. Por una ESI que eduque en que forma parte de sus derechos el no tener que aceptar que nadie les toque y poder distinguir caricia de abuso.

En definitiva, nos plantamos por una ESI feminista, disidente, laica, científica, liberadora y transversal, para avanzar a una educación cada vez más inclusiva. En todas y cada una de las escuelas.

 

Patricia Ríos, Congresal Multicolor de SUTEBA La Plata

Francisco Torres, Sec. Gremial de la Federación Nacional Docente

Andrea Lanzette, Congresal Multicolor de SUTEBA Lanús

 

[1] https://www.ctera.org.ar/index.php/gremial/item/download/17_343112d16ef1b57fb644b504a03e4531

[2] http://www.aica.org/36037-con-la-ley-de-educacion-sexual-integral-bonaerense-vamos-mal.html