NO al desguace de la línea 60 / Parazo total y marcha

El domingo 1 de diciembre, el monopolio DOTA amparándose en un decreto trucho e ilegal de la Secretaría de Transporte de la Nación, empezó a implementar el desguace de la línea 60, cerrando ramales como el de Ruta 9/Tigre, Pana1, y cortando los servicios que cubrían Escobar-Plaza Constitución en Barrancas de Belgrano y obligando a pagar doble boleto a los usuarios de las zonas más alejadas de Capital que viajen al centro como Benavídez, Ing. Maschwitz, Escobar, Garín, Rincón, etc y atropellando a los trabajadores con una terminal con un baño químico y sin agua, con inhumanas condiciones de seguridad e higiene.

La respuesta de los trabajadores y del Cuerpo de Delegados después de realizar asambleas por turno durante la semana,  fue convocar a un paro por 24 horas y una  movilización a Relaciones Laborales de Callao al 100. El paro, que comenzó a las 0 horas del jueves 5/12 fue total, un parazo. No se movió un solo colectivo ni de Barracas ni de Maschwitz y contó con un operativo policial desmedido y provocador en Maschwitz a la hora de la movilización.

Con más de 600 trabajadores se realizó una asamblea abierta en Callao de la que participaron organizaciones sociales, partidos de izquierda y una importante columna del MST y de ANCLA  con nuestra compañera Vilma Ripoll a la cabeza.

De la audiencia participaron la SRT, el Gobierno de la Ciudad, la Secretaría de Transporte y la UTA,  y no salió ninguna resolución favorable a los trabajadores y los usuarios

El paro del 5 marca el camino para seguir la pelea

Con el fondo del triunfo de los residentes médicos de CABA hubo propuestas del Cuerpo de Delegados de seguir luchando con acciones  a la Secretaría de Transporte y de pelear en los puestos de trabajo por las esperas y el respeto del convenio, una etapa de “resistencia” como definieron los compañeros Simonetta y Marcolín.

La vuelta a Maschwitz, a pesar del cansancio fue por las calles que transita la línea, con mucho aplauso de los usuarios a la caravana que retumbó por Recoleta, Callao, Palermo y Belgrano, mostrando que sigue la pelea para que no pase la “readecuación” con achicamiento y despidos y que en la 60-MONSA nadie se rinde.

El parazo total del jueves 5 y la gran marcha a Capital, la fuerza de los trabajadores para impedir el desguace y el ataque a sus conquistas, muestran que ese es el camino. Con medidas fuertes y en unidad se pueden derrotar los planes de los gobiernos y las patronales. Así lo hicieron los residentes y concurrentes de CABA, así tenemos que hacerlo en todos lados.

Sergio Paz