Estrenan “El Maestro”, una película al calor de la ola disidente

 

Este jueves 14 se estrena El Maestro, película inspirada en la vida de Eric Sattler, maestro de primaria de la realizadora del film, Cristina Tamagnini, y gran hacedor de la cultura en su pueblo natal Ucacha, en la provincia de Córdoba. La película cuenta la historia de Natalio, un comprometido maestro del noroeste argentino de los años ‘90, que es perseguido cuando se corre el rumor de su orientación sexual.

En aquel entonces, como ahora, las mujeres y disidencias sufrían y sufren la violencia, opresión, discriminación y explotación de este sistema machista y patriarcal. La realizadora cuenta con sorpresa cómo, en muchas instituciones educativas, nada ha cambiado desde aquel entonces. Aún hoy muches docentes son apartades de sus cargos por su orientación sexual o su identidad de género, despedides en las escuelas privadas y/o teniendo que sufrir la persecución constante de sus superiores debido a ello.

Nosotres creemos que es evidente que algo está cambiando en la sociedad y en las escuelas. Producto de esto es que cada vez más docentes se animen a expresar su sexualidad, y hasta la propia aparición de esta película, en este contexto de la cuarta ola feminista y disidente, podría demostrarlo.

Sin embargo, es innegable que en este sistema capitalista, la Escuela es una institución cuyo rol es el de reproducir esta ideología dominante que es, además de patriarcal, heteronormativa, binaria, enciclopédica, biologicista, jerárquica, disciplinante y homogeneizante de los aprendizajes, cuerpos e identidades, para producir seres adaptades y útiles al modelo social imperante. Es decir, una escuela que invisibiliza las disidencias al servicio de “normalizar” las relaciones sexo-afectivas.

Una escuela que también busca imponer una falsa ideología sobre “la” docente: mujer, cis, “segunda mamá” disciplinadora, “señorita” que reprime su propia condición sexuada y de trabajadora bajo los velos de la vocación y el amor maternal, al servicio de la precarización laboral y las sucesivas rebajas salariales.

Cristina Tamagnini dice que, además de Eric su maestro, también su madre la inspiró para contar historias sobre la docencia. Para ella “la labor docente es fantástica, y trasciende la educación formal: no es solo que te enseñen a sumar o restar, los buenos maestros te enseñan otras cosas de la vida”.

Creemos lo mismo: que la docencia comprometida es aquella que piensa que la escuela tiene que enseñar otras cosas de la vida, que piensa dicha escuela como territorio de disputa entre la reproducción del pensamiento hegemónico y las prácticas transformadoras y, por lo tanto, que concibe a la tarea pedagógica como práctica profundamente política. Como plantea Paulo Freire (1978): “No hay, pues, una dimensión política de la educación, sino que ésta es un acto político en sí misma. El educador es un político y un artista; lo que no puede ser es un técnico frío. Ello significa que tiene que tener una cierta opción: la educación para qué, la educación en favor de quiénes, la educación contra qué”.

Por eso venimos de realizar el 4to Encuentro Educativo Nacional, con eje en la construcción de una educación feminista, disidente, socialista; y una pedagogía ecosocialista. Donde trabajadores de la educación de todo el país debatimos sobre la situación de las escuelas, la posibilidad de aprovechar las grietas que el sistema nos brinda, pero sobretodo, la necesidad de organizarnos.

Creemos entonces que películas como ésta, que surgen al calor de la nueva Ola Feminista y Disidente Mundial, colaboran en visibilizar las luchas de un sector grande de la docencia y de la juventud estudiantil que busca, como parte de un proceso político, poner en tensión la ideología dominante de la escuela. Construyendo prácticas contrahegemónicas, desde una pedagogía feminista y disidente.

Que busque despatriarcar la educación, interpelando los estereotipos de género y roles binarios que nos impone esta sociedad, valorando las disidencias y la identidad como construcción, en el camino de transformar la escuela, uniéndola a la lucha por un proyecto de sociedad más justa e igualitaria, para dar vuelta todo. Es decir, un proyecto de una Argentina y un mundo socialista.

 

Pilar Rey Valeiras, docente de Inicial

Alternativa Docente, ANCLA

Agrupación Nacional Clasista Antiburocática

MST en el Frente de Izquierda Unidad