Se reunió la mesa nacional del Plenario del Sindicalismo Combativo

Se realizó ayer una nueva reunión de la mesa nacional del Plenario del Sindicalismo Combativo (PSC) ampliada a dirigentes de todo el país, para responder a la necesidad de poner en pie un nuevo plenario nacional y un plan de lucha ante la profundización de las medidas de ajuste y la defección sin atenuantes de la burocracia de todo pelaje. La reunión pasó a una suerte de cuarto intermedio hasta el lunes próximo a fin de consensuar y precisar el cronograma de medidas y en el día de la fecha se elaboró el comunicado que reproducimos a continuación.

Desde ANCLA (Agrupación Nacional Clasista Antiburocrática/MST) participamos de la reunión con una delegación importante de dirigentes de gremios estatales, salud, docentes y del sector privado y batallamos fuertemente por la concreción de las medidas aprobadas. Me acompañaron César Latorre (Sec. Gral. C. Interna del Hospital Italiano); Mònica Sulle (MST Teresa Vive); Gastón Vacchiani (Sec. Gral. de UTS); Andrea Lanzette (Directiva de la CTA Lanús); Vanesa Gagliardi (Directiva de Ademys); Cacho Parlante (Delegado del HECA Rosario); Mariano Veiga (Sec. Gral. Adjunto AGI Hosp. Moyano), Ingrid Urrutia (Sec. Gral. ATE INCAA) y Francisco Torres (Sec. Gremial FND), entre otrxs.

El primer punto de la reunión abordó la elaboración de una declaración política y la definición de un cronograma de acciones. Respecto del balance de la jornada del 16/6, desde ANCLA retomamos los debates que se hicieron públicos. En el marco de ponderar como positiva la jornada que puso en pie acciones en más de 30 localidades del país, insistimos en señalar el grave error de haber levantado la movilización central que se había resuelto en un plenario nacional. Lo cual le restó potencialidad a la postulación de este espacio de coordinación. Insistimos en sacar conclusiones de esta oportunidad perdida, debate que con la CS de IS y la CSC (PO) sigue abierto, porque en el marco de la decisión política del gobierno de abrir más la cuarentena y avanzar con medidas de ajuste, el crecimiento de los conflictos sectoriales es la perspectiva más probable y ello amerita que el PSC ponga en pie un plan de movilización que ayude a las luchas en curso, las unifique y plantee una salida de conjunto. Luego de una fuerte discusión la mesa avanzó en definiciones positivas, pero que deben ser concretadas en la reunión del próximo lunes.

El segundo punto de la reunión abordó la solicitud del MAC (corriente sindical del PTS), de ingresar al PSC. Cuestión muy importante para avanzar en la unidad de las corrientes de la izquierda clasista. Luego de años de oponerse equivocadamente al PSC, el MAC pidió el ingreso y sin dudas estamos ante una oportunidad de potenciar esta unidad en el terreno del movimiento obrero, de darle más fuerza al FIT Unidad y de fortalecer al PSC en tanto se logre hacer avanzar este frente único y llevarlo al terreno de las luchas, las elecciones sindicales y la vida cotidiana en las organizaciones sindicales. Puntos en los que el PSC viene demostrando un déficit que limita seriamente la disputa por una nueva dirección combativa. En la próxima reunión de la mesa se abordará la implementación de este acuerdo de unidad.

Guillermo Pacagnini

————————————————————————————-
Comunicado de prensa 14/7/20

La Mesa Nacional del Plenario del Sindicalismo Combativo resolvió un plan de acción

Por una cuarentena al servicio de los trabajadores. Con trabajo, salario, aguinaldo, jubilaciones, alimentos, seguro universal y un sistema único de salud

Se reunió la mesa nacional del Plenario del Sindicalismo Combativo (PSC) y resolvió dar continuidad a su plan de acción “para que la crisis no la paguemos los trabajadores”, “por el no pago de la deuda externa” y “por un impuesto progresivo a las grandes riquezas y a las rentas” para financiar la emergencia sanitaria, económica y social.
Participaron Rubén “Pollo” Sobrero, secretario general de la Unión Ferroviaria Oeste; Ileana Celotto, secretaria general de la AGD-UBA; Guillermo Pacagnini, secretario general de la CICOP; Alejandro López, secretario general del Sindicato Ceramista de Neuquén; Mariana Scayola secretaria general de Ademys; Sebastián Tolosa del Sutna-Merlo y secretarios generales y dirigentes de decenas de sindicatos, cuerpos de delegados, comisiones internas y agrupaciones sindicales combativas de todo el país junto a referentes de las organizaciones piqueteras independientes del gobierno: Cristina Mena del MTR 12 de Abril, Mónica Sulle del MST Teresa Vive y Eduardo “Chiquito” Belliboni del Polo Obrero.
En el momento que la curva de contagios está en crecimiento el presidente Alberto Fernández, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, y su par de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, se aprestan a flexibilizar aún más la cuarentena.
Hoy, el funcionamiento pleno de la mayoría de las industrias involucra a casi tres millones de trabajadores del AMBA y, en muchos casos, bajo condiciones laborales ajenas al cumplimiento de cualquier protocolo por parte de las patronales. A esto se suma la situación de desprotección de los trabajadores de la Salud, de los trabajadores esenciales del servicio público de transporte y de los compañeros de las organizaciones sociales que garantizan el funcionamiento de los comedores populares.
Mientras las patronales son sistemáticamente subsidiadas y, al amparo del pacto UIA-CGT-Gobierno, se multiplican los despidos (hubo casi 300 mil en dos meses) y se rebajan los salarios, el ministro Martín Guzmán “renegocia” la deuda externa con los especuladores internacionales cediendo a todas sus multimillonarias exigencias. Esa renegociación contempla la reforma laboral y jubilatoria y la entrega – como garantía de pago – de los recursos naturales de nuestro país.
La contracara de la política de acuerdo con los fondos buitres y el FMI es el hambre, los despidos, el desconocimiento de los convenios colectivos, la flexibilización y superexplotación del teletrabajo, los salarios de pobreza y el contagio masivo de la población, sin los recursos sanitarios para su asistencia. Todo esto ocurre con la complicidad directa de la CGT y también de las CTA.
Frente a esta crisis sociosanitaria, los trabajadores desarrollan diversos conflictos que es necesario apoyar y coordinar.
Por eso el PSC ratificó el reclamo de una verdadera cuarentena que privilegie la salud y las necesidades del pueblo, y resolvió:

1) La realización de plenarios regionales del PSC en distintas provincias, que reagrupen las luchas que venimos dando los trabajadores en defensa de nuestros derechos con el objetivo de promover acciones comunes.
2) Lanzar una campaña nacional en defensa de las fábricas ceramistas recuperadas bajo gestión obrera de Neuquén y en particular de Cerámica Neuquén (que el gobierno y la Justicia neuquinas pretenden arrebatar de manos de sus trabajadores).
3) Apoyar el paro de los SUTEBA Muticolor del 15 de julio, por la cobertura de los miles de cargos faltantes, la defensa de la jubilación y de la obra social.
4) Lanzar una campaña contra la represión y el gatillo fácil de las fuerzas de seguridad. Impulsar una acción por la aparición con vida de Facundo Castro.
5) Convocar a un nuevo Plenario Nacional para impulsar y coordinar los conflictos y un plan de lucha y dotarlas de un programa común.

Ese programa combina medidas elementales, como la prohibición de despidos y suspensiones; aumento general de salarios y jubilaciones; ayuda social, seguro universal al desocupado, asistencia estatal a las cooperativas y gestiones obreras y control popular de precios; con la lucha por expulsar a la burocracia sindical de la CGT y las CTA, entregadora de los derechos laborales, impulsando una nueva dirección combativa en el movimiento obrero y otras medidas de fondo, como la nacionalización bajo control de sus trabajadores de todo el sistema de salud; el no pago de la deuda externa y la ruptura con el FMI; la nacionalización de los hidrocarburos, la banca, el comercio exterior y todos los recursos estratégicos y las empresas privatizadas.
Por un plan económico al servicio y bajo control de los trabajadores.

Mesa nacional del Plenario del Sindicalismo Combativo