¿Escuelas-ciber? Larreta y Trotta exponen a pibes y docentes

 

Irresponsablemente, en plena ascenso de muertes y miles de contagios diarios por COVID, el gobierno porteño acordó con el ministro nacional de Educación, Nicolás Trotta, que 5.100 estudiantes de escuelas estatales de primaria y secundaria, vuelvan antes. Aclaran que son niñas, niños y estudiantes que tuvieron dificultad para conectarse a la virtualidad, desde inicios de la cuarentena. Con gran parte que perdió toda relación con la escuela, por falta de conexión.

Es decir, en lugar de garantizarles o restituir, desde el gobierno porteño y el nacional, ese derecho social y humano a la educación vulnerado en largos meses, a partir de asegurar la conectividad y entrega de dispositivos, deciden exponer a miles de estudiantes y docentes a contagiarse por COVID-19. En los grupos más humildes y en pleno salto sostenido de casos y muertes.

El ministro Trotta reconoció que vienen hablando con Larreta y aseguró: “compartimos la necesidad de poner el foco en aquellos estudiantes que no han podido mantener un vínculo con la escuela”. Agregando que trabajan “para generar las condiciones para volver a las aulas”. Hasta hablan del 7 de septiembre, pero no lo confirman para ver cómo cae la noticia. Larreta incluso aclara que Trotta y su ministra Acuña se reunieron para acordar todo esto.

 

¿Se vienen las escuelas-ciber…?

 

Rodríguez Larreta lo dijo con clarito: “Ya acordamos con el ministro Trotta la posibilidad de abrir algunas escuelas para que todos los chicos que hayan tenido algún problema de conectividad en sus casas puedan acceder a una computadora y a Internet. Siempre con turno previo y con protocolos”.

Esta parte es por demás extraña… Si quienes no tuvieron acceso a lo virtual, vuelven al aula, ¿será para conectarse en la escuela a la compu e internet que no tienen en casa…? La verdad, inaudito. Si fuesen a la escuela, debería ser para tener clases presenciales, no para usar la escuela como un ciber, donde ver las actividades que no les llegaban…

A su vez, no podemos dejar pasar que se acuerdan de estas familias a casi 5 meses de suspendidas las clases presenciales, cuando desde las escuelas hicimos relevamientos hace meses. Y salimos a exigir al gobierno que resolviera este grave problema. Además, esconden también que muchas instituciones no tenían gran cantidad de dispositivos, producto del desfinanciamiento a la escuela estatal que llevan adelante el gobierno porteño, pero también los sucesivos gobiernos nacionales.

Todos ajustes que venimos denunciando, a la vez que, desde las escuelas, hacemos denodados esfuerzos para que los materiales que había, pudieran utilizarlos quienes los necesitaban. Por eso, en muchos establecimientos ya no quedan dispositivos ni tienen garantizada la conectividad tampoco. No solo surge la incógnita de quién se haría cargo de atender a 5.100 estudiantes, en medio de una propuesta que aparece como una enorme precarización del proceso de enseñanza-aprendizaje, al pretender un formato más que lamentable.

Es que, para dar verdaderas clases presenciales a esta parcialidad de niñes y jóvenes que carecen de recursos y han perdido largos meses de aprendizajes –siempre en el supuesto que estuviesen aseguraras las condiciones sanitarias que hoy no hay-, demandaría tal atención y proyecto pedagógico particular que exigiría designar un gran número extra de docentes para ello. Entonces se deciden por lo barato: Que les pibes vayan a la escuela-ciber solo a conectarse. Algo tan ajeno a un modelo de educación emancipadora, que solo se le puede ocurrir a estos gobernantes-gerentes del capitalismo semicolonial que repudiarlo es poco.

Porque ni siquiera se plantean el modelo “bimodal” del protocolo de Trotta, Larreta y demás gobiernos de provincias para 5.100 estudiantes. Bimodalidad que solo podría implementarse si se produce una masiva designación de parejas pedagógicas en cada curso y en las escuelas, para evitar la sobrecarga laboral y la precarización educativa que implicaría, al tener que atender en simultáneo a quienes asisten y a quienes siguen en la virtualidad.

Todo es un despropósito mayúsculo. ¿Por qué no hacen esto Larreta, Acuña y Trotta con sus hijes? Estamos ante una oportunidad para aprobar el proyecto de Alejandro Bodart y el MST para fijar la obligatoriedad de todo funcionario político a tener que asistir y atenderse con su familia en la escuela y el hospital público.

Larreta deslizó también la clásica preocupación capitalista de su gobierno respecto a la escuela como auxiliar de la producción patronal. Y la visión que comparten con el PJ de la escuela-guardería, más de contención que espacio para una educación crítica, contrahegemónica, reflexiva y al servicio de un proyecto para las mayorías sociales, no las corporaciones, banqueros, patronales agrarias y privatizadas.

Según Larreta, “este es un primer paso muy importante para los estudiantes y también para sus familias, en especial para las madres, porque esto les va a devolver su tiempo. Es decir, que mujeres y familias puedan contar con la escuela-depósito de pibes y así concentrar su tiempo y esfuerzo en la producción y los servicios capitalistas.

Lo mismo dijo el gobernador de San Juan al habilitar la vuelta a clases de algunos cursos de primaria y secundaria en zonas rurales, luego que los productores vitivinícolas y grandes bodegueros reclamaran porque la falta de clases presenciales complica contar con trabajadores.

Como coletazo, las escuelas privadas informan sobre estudiantes con estos problemas y que piensan avanzar en un plan similar. Es difícil imaginar que en escuelas de la Iglesia Católica y demás patronales privadas que cobran cuotas mensuales de entre $3.000, $5.000, $10.000 y hasta los 18.000 mensuales, tengan familias sin conectividad. Más bien suena a un intento de aprovechar esta puertita que se abre para colarse y reabrir colegios privados, donde cayó el cobro de cuotas y así poder mantener sus ingresos.

 

¿Deuda y subsidios a las privadas o derecho a la educación?

 

Larreta dice también que acordaron con Trotta un programa para ir a buscar “casa por casa” a cada pibe, a partir de las escuelas y el apoyo de las organizaciones sociales. ¡Cartón lleno! En lugar de anunciar que designarán todo el personal necesario para los gabinetes o equipos de orientación escolar, con asistentes sociales, profesionales de psicología, salud, etc. apelan al trabajo docente, de auxiliares y los movimientos sociales de los barrios para esa “búsqueda”.

Todo este desquicio se explica por la decisión de Alberto Fernández y Trotta en mantener el presupuesto educativo en el mísero 4.8% del PBI que nos dejó el macrismo. Cuando la CTERA y la propia viceministra de Educación, Puiggrós, presentaron un proyecto de ley en 2016 e insistieron con una campaña hasta el 2018 y 2019 para que Macri elevara el Presupuesto Educativo al 10% del PBI. Esto es posible, si en vez de pactar con los fondos buitres se destina esa plata a educación.

A su vez Larreta destina más de $6.000 millones a subsidiar a colegios católicos y privados. Cuando para garantizar computadoras y conexión a quienes no las tienen, se requerirían solo $250 millones. Además, ya en 2018, “sólo en la ciudad de Buenos Aires, el Estado destina más de $1.200 millones de para sostener el funcionamiento de los 64 colegios que dependen del Arzobispado y los 240 que pertenecen a las diferentes congregaciones del culto católico, según datos oficiales del ministerio de educación porteño” ([1]).

Es decir, con una quinta parte de lo que Larreta subsidia a 300 colegios católicos porteños, basta para resolver las necesidades de estudiantes que quedaron sin educación en lo que va del año.

 

Rechazar el anuncio y llamar a Asamblea Unificada

 

La indignación empezó a recorrer las escuelas y presionar incluso a conducciones kirchneristas como la de UTE, gremio docente de CTERA en la Ciudad. Mientras escribimos esta nota, el ministro Trotta tuvo que intentar marcar cierto despegue del aval a esta repudiable iniciativa de la derecha macrista. Pero lo hace en su cuenta de tuiter y como dice la canción: Como te digo una “co”, te digo la “o”

Ya que ahora Trotta sale a decir que, “ante la propuesta del gobierno porteño de reabrir las escuelas… no están dadas las condiciones”. Pero a tuit seguido el mismo Trotta agrega: “ponderamos la propuesta” y luego agrega que, frente a “la apertura de los gabinetes informáticos” le pide a Larreta que le mande los protocolos para eso.

En definitiva, repudiamos estos anuncios de Larreta, acordados con el ministro Trotta, más allá de sus dimes y diretes. La conducción Celeste de UTE salió a denunciar, aunque sólo de palabra, ya que no llaman a ninguna medida concreta. Por eso planteamos que la Celeste de UTE y de CTERA, rechacen categóricamente este anuncio y convoquemos en la Ciudad a una Asamblea Unificada con Ademys y el conjunto de la docencia para decidir acciones.

Y un Plenario Nacional de Delegades de CTERA, con mandato para definir las medidas de lucha para lograr que la Ciudad y Nación entreguen ya esas 5.100 computadoras o notebook y garanticen WIFI gratis para esas 5.100 niñas, niñes y jóvenes que, dicen, no cuentan con este derecho básico. Además de reabrir las paritarias, cumplir con el aumento salarial y asegurar un fuerte aumento del presupuesto educativo. Solo así reduciremos la brecha educativa. Te invitamos a sumarte a dar esta pelea.

 

Vanesa Gagliardi, Comisión Directiva de Ademys, CABA

Francisco Torres, Sec. Gremial, Federación Nacional Docente, FND-CTA Autónoma

Alternativa Docente, ANCLA

Agrupación Nacional Clasista Antiburocrática

MST en el Frente de Izquierda-Unidad

 

[1] Ámbito, 20 de marzo, 2018. Sólo CABA destina $1200 M por año para los colegios católicos [https://www.ambito.com/edicion-impresa/solo-caba-destina-1200-m-ano-los-colegios-catolicos-n4015746]

.