Paritaria docente: Rechazar el “aumento” a la baja de Kicillof

 

Según trascendidos, en la Paritaria docente bonaerense convocada para este viernes 9 por la mañana, el gobierno de Kicillof y el PJ-Frente de Todos ofreció un “aumento” claramente a la baja, de tan solo el 15,1% en dos cómodas cuotas (entre setiembre y diciembre con la suba mayor, que se cobraría recién en enero de 2021).

Debemos recordar que la propia dirigencia de SUTEBA Provincia y el FUDB exigió expresamente al gobierno que todo aumento fuese retroactivo a junio, tal como se había firmado en el Acta Paritaria del 28 de febrero. Esto no ocurre, pese a que es clave porque implica poner más plata en el bolsillo de la gente, como se prometió. Y porque en el Acta se pactó que la Paritaria se reabriría y actualizaría en junio, pero no ocurrió. Con lo que llevamos más de 3 meses de retraso, con salarios congelados desde entonces.

Desde los SUTEBA Multicolor, cuestionamos que pasaran más de dos meses sin convocar a instancia democráticas por parte de la Celeste, a pesar de las dos reuniones paritarias realizadas. La primera con 0% de aumento y la segunda con un inaceptable 4,6% en reuniones a las que la Celeste concurrió sin mandato. Ahora convocan de forma exprés a Plenarios de Delegades en todas las Seccionales para este viernes, a las 14hs, además de llamar a un plenario de Secretarios Generales que definirá el sábado.

 

Maniobra burocrática para decidir a espaldas de las bases

 

Esto evidentemente es una maniobra burocrática para acordar una propuesta a la baja que llevaría el salario inicial de una maestra a solo $36.000 recién en diciembre para cobrar en 2021. Mientras la línea de pobreza está hoy en más de $45.000 y la canasta familiar está en $74.000, según la Junta Interna de ATE en el INDEC, además de una inflación anual que ya supera el 40%.

Que la burocracia Celeste, que atiende en los dos lados del mostrador, al integrar el gobierno de Kicillof con una ministra en su gabinete, numerosos funcionarios y diputados, decidiera convocar de forma exprés y sin mandato, desnuda que ya acordaron con “su” gobierno esta paritaria a la baja, a espaldas de la docencia.

Junto a SUTEBA Multicolor rechazamos que se actúe de manera opuesta a la más elemental democracia sindical y de respeto a las bases. Ratificamos la exigencia de convocar a asambleas para que decida la docencia en todas las seccionales, para definir un plan de lucha que ponga fin a este año de tregua. Tal como resolvió el Plenario Provincial Multicolor con la presencia de centenares de docentes de toda la provincia.

Por eso y antes de detallar un análisis más fino de la propuesta, convocamos a exigir en todos los distritos que se baje toda la información a las escuelas, para hacer asambleas, sacar mandatos y resolver finalmente en un Plenario Provincial de Delegades para debatir qué hacer ante esta oferta salarial. Y que decida la docencia, no los Secretarios Generales.

 

¿Qué implica realmente la oferta oficial?

 

Respecto al salario básico de una maestra que recién se inicia, esta propuesta significa un blanqueo de distintas sumas que implicarían elevar el básico en $1.490 más. Resulta una suba de 50 pesos más por día de míseros salarios básicos, que siguen estando muy por debajo de la línea de indigencia. Pero ese blanqueo depende de cómo se relacione con los incrementos salariales para no quedar perdiendo, al pasar sumas al básico y hacerse los descuentos.

Respecto a la grilla salarial más general, la Celeste monta una maniobra al poner dos columnas comparativas, pero respecto a diciembre del año 2019. Cuando la comparación debería hacerse entre setiembre y diciembre, pero respecto al mes de junio, porque eso lo que se está cobrando hoy.

La Celeste lo hace así para “inflar” el pobre aumento real actual ya que, para una maestra de grado sin antigüedad, como salario inicial nos pintan como que “aumentaron” $ 6.377 en setiembre y $ 9.379 desde diciembre. Cuando la realidad es que, comparado con junio, el aumento en setiembre es de apenas $1.941, es decir, $65 más por día. Y esa es toda la suba por todo el año 2020, ya que recién en diciembre, pero a cobrar en enero del 2021 habría un incremento de 3.003 pesos más.

En porcentajes, ¿qué hay de real en esta oferta? Sobre la base actual de $ 31.059 del salario inicial de una maestra, el porcentaje de “aumento” implica solo un 6.24%, al subir a $ 33.000 en setiembre. Y del 15,1% total, al incrementarlo a $ 36.003 en diciembre (se paga en enero, con una suba de $4.944 respecto a hoy).

En concreto, el salario inicial de una maestra de grado queda en míseros $33.000 por este tramo del 2020. Es decir, 12.000 pesos por debajo de la línea de pobreza actual. Indice de pobreza que seguirá aumentando en los próximos meses, pero no así el salario. Recién en diciembre/enero de 2021, el salario inicial de una maestra llegaría a muy insuficientes 36.003 pesos, con lo que seguiremos siendo pobres de pobreza total (con $9.000 por debajo del valor actual), ya que la canasta básica de pobreza seguirá aumentando en este y en los otros meses que vienen.

 

Plan de lucha, paros de 48hs y 72hs, caravanas y movilización

 

Por todo esto convocamos a rechazar este “aumento” a la baja. A exigir un salario inicial de $44.000 y cubrir la canasta familiar con el pase al básico de todas las sumas en negro, incluido el Incentivo. Por un aumento inmediato del presupuesto al 10% del PBI, por los cargos necesarios, infraestructura, etc. Plata hay: Si se eliminan los subsidios a las privadas, no se paga la deuda externa y se pone un verdadero impuesto permanente y progresivo a las riquezas.

Votemos el rechazo junto a la exigencia de un plan de lucha que inicie el miércoles 14 con paros y movilización, de manera provincial. Con paros de 48hs y continuidad con otras 72hs, ganando la calle para lograr visibilidad. Exigir también, como desde el primer día de la crisis sanitaria, que primero deben garantizar la virtualidad para todes, antes de ir a cualquier variante de presencialidad.

Junto a rechazar el protocolo de vuelta a las aulas, las actividades educativas y recreativas de supuesta revinculación y el programa ATR precarizador de la educación y el trabajo docente. No al “semáforo” como indicador epidemiológico, más aún, en este marco de récords de contagios y muertes, con Argentina en 7° lugar mundial. Por un Congreso Pedagógico Nacional para definir todo.

Hay plata, pero Alberto y Kicillof la destinan a pagar al FMI, a subsidiar a los empresarios, a la Iglesia Católica y demás patronales de la educación privada, a bajarles las retenciones en vez de aumentarlas y a fortalecer la represión, pero no para les docentes, trabajadores estudiantes y familias ni para la educación, la salud y la vivienda. Proponemos luchar para hacer al revés para que la crisis no la pague el pueblo sino los ricos, corporaciones y corruptos. Sumate con nosotres para hacerlo realidad.

 

Alternativa Docente, ANCLA

Agrupación Nacional Clasista Antiburocrática

MST en el Frente de Izquierda-Unidad