Fraude histórico en la CTA Yasky

 

El jueves 6 se realizaron las elecciones en la CTA de les Trabajadores, encabezada por el docente y diputado K, Hugo Yasky. Pese a las numerosas denuncias documentadas que realizamos desde la opositora Lista 6 Multicolor, al cerrar la votación, el propio Yasky salió a anunciar que el comicio terminaba “con absoluta normalidad” y habló de una “elección histórica…”.

En realidad, fue un fraude histórico. Porque no hay registro, en toda la historia de la CTA, de tal nivel y cantidad de maniobras e irregularidades montadas para fraguar un resultado que intente legitimar una “representación” que esta conducción no tiene. Lo que se evidenció en la escasísima participación de trabajadores, en unas elecciones montadas a espaldas de sus necesidades.

 

Un padrón tan fantasmal que nunca apareció

 

Por este fraude, a la CTA-T podría caberle el calificativo de “trucha”. Porque todo fue inmensamente trucho. La Junta Electoral difundía un video hablando de un supuesto padrón con más de 627 mil afiliades, en 3.952 mesas. Pero los padrones nunca se publicaron ni se pusieron a disposición de afiliades ni de la oposición Multicolor, pese a que lo reclamamos hasta el cansancio.

Es más, hasta poco antes de votar no funcionaba el padrón online ya que el link promocionado en la Web de la CTA diciendo que allí se podía ver dónde votar… ¡no informaba nada! Un escándalo nunca visto.

Recién el martes por la mañana la docencia bonaerense pudo empezar a encontrarse en el padrón, pero votando en escuelas alejadísimas y distintas a donde vota regularmente en elecciones de SUTEBA o CTERA. Ese “destierro” electoral lo armó la Celeste, ensañándose con docentes de oposición que votan a la Multicolor.

En Santa Fe, a la mañana del comicio ni les candidates sabían dónde votaban. Y en UTE de Capital, debimos pedir la impugnación de todas las urnas volantes que pasan por varias escuelas ya que nunca informaron por qué escuelas pasarían ni a qué hora irían a cada establecimiento. Imposible tener el menor control.

En Capital, ningún afiliado a ATE podía saber ni averiguar dónde le tocaba votar, ni siquiera el mismo jueves de la votación. Por eso impugnamos también todas las mesas de ATE Capital, comandado por el ultra cristinista, Tano Catalano de la Verde y Blanca.

En lugares como Lanús hubo urnas que impugnamos porque tenían 140 empadronados, pero en el Acta aparecían votando ¡147 personas! Y eran todos votos para la lista 10. O mesas que venían “volcadas” en su totalidad para la 10, pero sin Acta alguna. Tan vergonzoso era toda la situación que hasta alguno llegó a reconocer que “desde Provincia nos dijeron que debíamos ser muy estrictos en que la Multicolor no pase el 20% de los votos…”. Es decir, no reconocer la minoría para acceder a cargos en ninguna Directiva. Hubo urnas como la de la T4 del Aeropuerto donde no dejaron entrar a los fiscales de la Multicolor. O en otras, como la urna de la línea C del Subte donde votaron 28 personas sin la acreditación necesaria, a pesar de la negativa de los fiscales de la Multicolor. Toda una combinación de las más nefastas prácticas de la década infame…

¿Es esta una elección en “completa normalidad”? Para nada. Solo alguien que no tenga qué envidiarle a los burócratas de la CGT puede decir que esto fue un comicio normal, democrático y transparente como afirmaron Yasky, Catalano o Baradel al tildarlo de “ejemplar”. Fue un ejemplo sí, pero del modelo que debemos desterrar de la vida sindical.

 

¿Altísima participación…? ¡Mesas y lugares de votación vacíos!

 

Otro verso del relato electoral lo planteó “Tito” Nenna, presidente de la Junta Electoral, ex legislador K e histórico dirigente Celeste de UTE y la CTERA, al anunciar que hubo una “altísima participación de votantes en todos los distritos”.

Cuando las mesas y urnas ubicadas en escuelas y lugares de trabajo estuvieron vacías, a la vista de todes. Y donde fiscalizó la oposición Multicolor se comprueba que la asistencia real no superó el 15% al 20% del padrón.

Otra estafa de una burocracia que se aferra a un degradado aparato. Y una burla al esfuerzo de cientos y cientos de fiscales para defender los votos de la lista 6 Multicolor, pese a lo fraudulento del comicio. Así como a millares de docentes y trabajadores que debieron sortear todo tipo de trabas y una verdadera “carrera de obstáculos”, solo para poder… ¡votar!

Una elección pobrísima, ajena a les trabajadores; como lo está la CTA de sus luchas. Conflictos a los que solo convoca si no tiene otra y al servicio de poder enchalecar o entregar la energía de lucha de la docencia, del Subte, Aeronáuticos, estatales, judiciales y sectores privados agrupados en esta porción en que se fracturó la Central.

Parte del dibujo fraudulento es el “relato” de un supuesto triunfo de la Lista 10 a nivel nacional por el 89% de los votos y un mísero 8% que pretenden dar a la Lista 6 Multicolor. ¿Qué buscan con esto? Impedir que la Multicolor pueda entrar por minoría a las conducciones de la Central. Porque esta corriente burocrática y vertical que integran la Celeste docente, la Verde y Blanca de ATE y demás sectores del gremialismo K no tolera la menor disidencia. Por eso fraguan la votación para que la Multicolor aparezca lejos del 20% de piso que exigen para tener alguna representación en minoría.

Hay claros ejemplos como en Lanús, La Plata o Quilmes donde la Multicolor hace buenas votaciones en las escuelas, pero dan vuelta el resultado al volcar urnas observadas donde “votaban” Centros Culturales que estaban cerrados, grupos estudiantiles K o personas agregadas a un padrón fantasmal al que la oposición nunca tuvo acceso.

El carácter tramposo de la elección mostró la aguda crisis que atraviesa este sector de la CTA, al necesitar fraguar un resultado para “levantarse el precio” en las posibles negociaciones con el gobierno y en la entrega de conquistas y luchas en los gremios de la Central. También para tallar mejor en las internas K y en las alas pejotistas que frenan la lucha, planteando #Hay2019.

Así y sin ponerse colorado, Hugo Yasky, el Sec. General “reelecto” de la Lista 10 necesita afirmar que la elección habría sido histórica porque los sindicatos de la CTA “protagonizan todos y cada uno de los conflictos…”. Y serían “un actor decisivo en la articulación de la resistencia al ajuste neoliberal…”, cuando ocurre lo opuesto. Para reafirmarse, mienten con que esta elección “constituye una demostración de confianza en la conducción”. Pero con fraude no pueden tapar la inmensa distancia que separa a esta dirigencia de las bases.

 

Nuevo modelo sindical y dirección clasista

 

La tramposa elección refuerza la necesidad de avanzar hacia una nueva dirección clasista y antiburocrática. Por una Central que luche porque se vayan Macri y el FMI, y derrotar el ajuste que aplican con los gobernadores del PJ y las patronales.

La Multicolor, que encabezamos nacionalmente la CSC-PO y nuestra ANCLA-MST junto a la mayoría del sindicalismo combativo, fue un paso adelante al plantear un cambio de rumbo en la CTA y levantar un programa de lucha, hacia la Central democrática, clasista, de lucha y con perspectiva de género que se necesita, reformando el Estatuto antidemocrático de la CTA.

En ese marco no contribuyeron los insistentes planteos de PO y el PTS -de Bregman y Del Caño- por retirar la lista o impugnar toda la elección para no dar la pelea hasta el final. Pensando más en los resultados de lugares recuperados que en sostener una opción de lucha y antiburocrática a fondo; sin cálculos mezquinos como el resultado en alguna Seccional. Lo mismo que pedir involucrar al ministerio de Trabajo macrista para que intervenga y “transparente” el comicio, como equivocadamente insistió la CSC-PO.

En las escuelas y lugares de trabajo pudimos explicar que la dirigencia de la lista 10, además de tener responsabilidad en dividir y vaciar la CTA, al bancar el viejo modelo sindical y resignar la autonomía al transformarse en una pata sindical del gobierno K; hoy se niega a enfrentar consecuentemente a Macri, Vidal, los gobernadores del PJ y el FMI. Así, cuando planteamos luchar porque se vayan Macri y el FMI, la Celeste nos responde tildándonos de “irresponsables”.

Por eso la pelea estratégica pasa por una nueva dirección clasista para el movimiento obrero, un nuevo modelo sindical democrático y una Central sindical que se ponga a la cabeza. Invitamos a fiscales, activistas y trabajadores que nos votaron y bancaron estas propuestas de la lista Multicolor a sumarse y participar de las asambleas de las agrupaciones de ANCLA / MST para seguir dando pelea por estas tareas pendientes.

 

ANCLA, Agrupación Nacional Clasista Antiburocrática / MST

Lista 6 Multicolor en la CTA