Sin aumento ni presupuesto: Mal comienzo para la docencia bonaerense

 

Te quitan de aquí y de allá, y te piden no hacer pedidos desmesurados, lo que muestra un panorama complejo para docentes, estatales y la escuela pública. Al integrarse la Celeste al gobierno, la Multicolor, activistas y delegades debemos impulsar el reclamo.

 

Transitamos el 2020, pero aún no terminamos de cobrar el acuerdo paritario del 2019, siguen los descuentos desmedidos y no tuvimos ninguna recomposición salarial. Por eso y con mucha prensa, en la Provincia se anunció que la paritaria docente empezaría en enero, con fecha posible en la segunda quincena. Aunque primero deben cerrar la paritaria nacional y, posteriormente, concretarían la provincial.

 

Docentes bonaerenses más pobres. Que se pague ya lo que nos deben del 2019

 

Así, lamentablemente, hicieron caso omiso a las necesidades que planteamos desde la Multicolor, activistas y la base docente ni bien asumió este gobierno, de que la discusión salarial se concretara en diciembre. Teniendo en cuenta la emergencia salarial y educativa, y que estábamos en las escuelas. Peor aún, no se anunció siquiera suma alguna para docentes bonaerenses. Ya que, en principio, el bono de estatales no alcanza a la docencia.

Es que, como señala Vilma Ripoll (MST en el Frente de Izquierda-Unidad): “A un mes de gobierno, Kicillof no dio ningún aumento, más que en los impuestos. No subió salarios, jubilaciones ni planes ni presupuestos sociales. Incluso convocó a bonistas extranjeros para ver cómo pagarles la usuraria deuda que dejó Vidal, cuando debería llamar urgente a paritarias”.

La situación docente así no mejora. Lejos de eso, diciembre y enero fueron meses que azotaron al sector con descuentos desmedidos Y un sueldo sin la actualización correspondiente por cláusula gatillo, debiéndonos aún el resto del acuerdo paritario del 2019.

La cláusula gatillo pactada no resuelve la devaluación que sufrió nuestro salario el año pasado. En realidad, lo necesario sería una indexación automática. Aun así, esa cláusula gatillo permite que se actualice el salario según la inflación acumulada en cada trimestre. Pero claro, al aplicarla como se lo hace, no compensa ni recompone el salario. Porque es sabido que la inflación acumulada en el trimestre se conoce al mes vencido, por lo que se paga muy tardíamente. Corremos siempre atrás de los precios.

Al día de hoy nos deben la cláusula gatillo por la inflación del último trimestre de 2019. O sea, octubre (3,3%), noviembre (4,3%) y diciembre (se calcula 4% o más). Solo con 2 de esos meses, nos deben una aumento del 7,6%. La Celeste de Baradel acepta que esa actualización se abone recién en febrero, aunque también podría adelantarse el pago, entendiendo la necesidad del sector. Ya Vidal, de forma oportunista por las elecciones, desdobló el pago y adelantó los primeros meses del tercer trimestre. ¿Por qué Kicillof no hace lo mismo?

Eso debemos reclamar entonces a la Celeste de SUTEBA Provincia y al Frente de Unidad Docente Bonaerense (FUDB): Que exijan el adelantamiento de la cláusula gatillo que nos deben del 2019, reclamando a la ministra Vila y Kicillof que paguen por planilla complementaria, al menos lo que deben de aumento por octubre y noviembre del año pasado que suma casi un 8%. Y si agregamos diciembre, llega casi a un 12% de aumento adeudado.

Esto incluso porque, ante la bronca que generó la vuelta de los descuentos por luchar y otras “sorpresas” al ir a cobrar, la Celeste de SUTEBA y el FUDB tuvieron que presentar una nota a la DGCyE por la devolución de los días descontados en el cobro de diciembre. Allí afirmaban que “los descuentos fueron efectuados por el gobierno anterior ante la medida realizada en repudio a la represión en Chubut”. Pero los descuentos los efectivizó este gobierno, desde la DGCyE de la ministra Agustina Vila y Kicillof ya que, como aclaramos desde SUTEBA Multicolor, “el sistema de carga de haberes cerró el 16 de diciembre por lo tanto la liquidación se realizó luego de esa carga y el gobierno podría haber tomado la decisión de no descontar”.

Tal fue el malestar y bronca ante los descuentos, agravado porque no hay un peso de aumento ni suma alguna para la docencia, que la ministra Vila tuvo que decir que esos fondos serán restituidos con los haberes de enero (se cobra en febrero). Una medida mínima. Y así como devolverían esos descuentos por paro de noviembre, el FUDB debe reclamar la devolución de todo lo descontado a lo largo de 2019 (por falta de encuadre de licencias, falta de carga de retroactivos, paros ya descontados, entre otros motivos). Necesitamos ir por más.

 

Patean todo aumento del Presupuesto a marzo o abril

 

El ajuste a nivel nacional trae consecuencias concretas. El propio Alberto Fernández, que se jactaba de decir que no iba a perjudicar a los más necesitados, admitiendo el ajuste, debió salir a explicar que era necesario. Un ajuste descargado sobre los jubilados, uno de los sectores más vulnerables. Pero el gobierno explica que usa esos fondos para pagar la deuda a los bonistas y el FMI. Como señala Cele Fierro (MST en el FIT Unidad) “En nombre de la ‘solidaridad social’, ajustan a los jubilados y les bajan las retenciones a las mineras y petroleras. La prioridad del gobierno es cumplir con el pago de la deuda externa y no con la deuda social”. 

En sintonía con el ajuste nacional, en la provincia de Buenos Aires, este se refleja en la decisión de Kicillof de patear el tratamiento de un nuevo Presupuesto 2020 para después de marzo o abril. O sea, decide patear la definición de cómo y en qué se van a gastar los cientos de miles de millones que entran a la Provincia, después de arreglar con los bonistas extranjeros.

Por la Ley de Emergencia, votada por unanimidad entre el PJ y el macrismo, Kicillof tendrá hasta el 15 de abril para tratar el Presupuesto. Con esto mantienen congelado por cuatro meses más el mismo ajuste presupuestario de Vidal, que tanto padecimos y enfrentamos. A la vez lanza un paquetazo impositivo sobre trabajadores y sectores medios, sin afectar realmente a las familias “dueñas de la provincia”, las que tienen más del 32% de todo el rico y extenso territorio de la Provincia (ampliar aquí).

En este panorama de inicio de año y de gobierno, les trabajadores nos enfrentamos a una inflación brutal, que el gobierno deja correr para asegurar las ganancias y un “colchón” a las empresas, con precios por ascensor y sueldos desbastados y devaluados. Ante esto, el gobierno nacional anunció apenas una suma fija para trabajadores privados y estatales, que será un “adelanto” de futuros aumentos y que implica solo una “suba” del 7% al 10% para la gran la mayoría. Con claridad esto no resuelve ni en parte el problema de la devaluación de los salarios, y lo atrasados que quedaron.

Lo mismo haría Kicillof con ese bono para estatales. Al ser una suma fija, tiene fuertes limitaciones porque achata aún más las escalas salariales. Y en el caso de estatales, será solo para salarios de menos de $49.800 de bolsillo (60 mil, bruto), a cobrar en dos cuotas: $3.000 en marzo y $1.000 en abril.

Pero a la vez, mientras se anuncian estos bonos, Alberto Fernández nos pide “mesurar los salarios”, insistiendo con que es necesario ser solidarios. Como afirmó Alejandro Bodart (MST-FIT Unidad), la “solidaridad” del gobierno es siempre con el FMI, los bonistas extranjeros y las patronales. Nunca con les trabajadores. Por eso pide también que en las paritarias no se incluya nada de “cláusulas gatillo”. Son medidas funcionales a poder “anclar” la inflación con pérdidas en salarios y jubilaciones, al plantear “aumentos” claramente a la baja, porque los fijan muy por debajo de la inflación real. Una barbaridad en el marco de la situación descrita.

López de UTE, Baradel, Yasky y Alesso de CTERA

Por eso, hasta el ministro de Educación, Nicolás Trotta, abrió el paraguas al decir que “puede haber tensiones” en las paritarias, por el atraso en salarios y presupuesto. Aunque ya los sindicatos lo salieron a calmar, según lo que trasciende de las reuniones reservadas donde participaron Hugo Yasky y Robi Baradel. El mismo Baradel sale a decir, sin ponerse colorado: “Nosotros estamos acompañando las medidas del gobierno. No habrá conflicto como con Cambiemos”. ¿Con quién consultaron? ¿Qué negocian a nuestras espaldas?

 

La Celeste se integra al gobierno y su ajuste

 

La seguridad de Robi, es la muestra de su efectiva integración, como pata sindical, al entramado del gobierno. Efectivamente “la Celeste” logró colocar una ministra en el gabinete de Kicillof, también varios funcionarios, 17 concejales, 34 consejeros escolares, diputados y una senadora provincial del Concejo Ejecutivo de SUTEBA Provincia: María Reigada. Así lo informó Baradel en el Congreso en Tigre. Son parte del gobierno. Y se sientan en ambos lados de la mesa. Son patronal y sindicato.

Por eso dan un salto en su integración al ajuste, al no tener empacho en defender paquetazos impositivos como hizo María Reigada, histórica referente Celeste, al afirmar: “lo que pide el gobernador es algo que no perjudica a nadie”. Y dar una voltereta para explicar lo inexplicable: que subir impuestos un 55% promedio no sería ajuste, “sino una nueva forma de presentar el esquema tributario y ajustarse a la inflación…”. Según la senadora de la conducción Celeste, “esta ley Impositiva augura una nueva provincia”. ¡Tantas marchas, paros y protestas contra leyes y paquetazos similares quedan atrás de estas palabras…!

Pero al menos cabría preguntarse: ¿Pedirá la Celeste de SUTEBA Provincia ese 55% de aumento promedio que Kicillof descargó en los impuestos para el aumento salarial docente…? Difícil. Al defender la Ley de Emergencia de Kicillof, votada juntos por macristas y PJ, la misma Reigada como Senadora aclaró: “Se planteó un endeudamiento con el único propósito de pagar los intereses de la deuda que vencía en estos días. La deuda planteada en dólares…”.

Como se ve, el histórico No pago de la deuda levantado por CTERA y la CTA se les cae al entrar a la legislatura. Al contrario, la Celeste ahora burocracia oficial, defiende ahora endeudarse para pagar a bonistas extranjeros… Y falsean las cosas para bancarlo porque le habilitaron a Kicillof un nuevo y enorme endeudamiento por $66.000 millones en el primer cuatrimestre. Que puede ampliarse a $74.000 millones como consta en actas.

María Reigada, senadora Celeste: “Esta ley Impositiva augura una nueva provincia”.

Por eso pasaron ya 20 días desde que el FUDB, se reunió con Kicillof, la ministra de Educación, Agustina Vila, y la de Trabajo, Mara Ruiz Malec, donde el FUDB planteó “las prioridades”, pero aún no hay prácticamente nada:

  • Paritaria Salarial, no convocaron y solo se habla de una reunión en la segunda quincena de enero, cuando la docencia no está y solo se reunirían funcionarios y burócratas sindicales que nunca pisaron una escuela o lo hicieron hace años.
  • Infraestructura: Solo se anunció, desde Desarrollo Social de la Nación, que utilizarían mano de obra totalmente precarizada, al pretender “tercerizar” los arreglos, refacción, construcción y mantenimiento de edificios escolares a manos de planes sociales que cobran paupérrimos $8.500, sin ninguna estabilidad ni protección social. Si quieren generar trabajo, que se los tome en planta.
  • Comedores Escolares, no hay ningún planteo de aumentar montos, cupos, valor nutricional, cantidad y calidad del mísero valor de desayuno, almuerzo y merienda que dejó Vidal. Y otros temas como la anulación de sumarios, actualización y Formación Docente; despidos a docentes privados, también sin novedad.

 

Paritarias ya y aumento inmediato del Presupuesto

 

Ya fue difícil presionar para que la CTERA y el FUDB convocaran a luchar contra Macri, Vidal y el FMI. Aun después de suspender las paritarias nacionales, dejaron a su suerte a las provincias. ¿Qué harán ahora que son también parte del gobierno? Por eso, desde la Multicolor, activistas y delegades debemos impulsar cada reclamo.

A su vez urge la convocatoria a paritarias para lograr una recomposición salarial del 25% a 30% por lo perdido ante la inflación pasada, más un aumento no inferior al 30% por este año. Plata hay. Si en enero Kicillof destinara lo que quiere pagar de deuda a los bonistas extranjeros para nuestros salarios, podría dar $13.000 de aumento por mes, durante todo el año 2020, a los 286.638 cargos docentes bonaerenses.

En vez de convocar a la totalidad de acreedores externos por ver cómo les paga la usuraria deuda que contrajo Vidal como hace Kicillof; al ratificarles que van a “cumplir con todos los compromisos”, se deben llamar ya a paritarias docentes y también estatales. Suspender todos esos pagos, convocar a una auditoria social sobre la monumental deuda que dejó Vidal y destinar esa plata a educación, salario, salud y empleo; no para los bonistas extranjeros.

Desde Alternativa Docente instamos a todos los sectores de la Multicolor en la provincia y a nivel nacional, a los gremios combativos y las Seccionales de oposición, a convocar una reunión nacional en febrero y empezar a organizarnos para dar estas peleas. Y debatir con el conjunto de la docencia un posible plan de lucha, si no hay respuestas como parece. Para enfrentar de verdad las políticas de ajuste del gobierno nacional y provincial. La escuela estatal lo requiere.

 

Andrea Lanzette, SUTEBA Multicolor

Alternativa Docente, ANCLA

MST en el Frente de Izquierda-Unidad