Paritaria docente bonaerense: Aumento no inferior al 40%

 

Kicillof finalmente llamó para este jueves 24, a la Paritaria docente. Según el Acta que firmó con la burocracia Celeste de SUTEBA, esta nueva convocatoria debió hacerse “en la primera semana de junio”. Estamos casi a fines de setiembre, es decir, van casi 4 meses de atraso. Como también hay gran atraso en recomponer nuestros salarios.

Es preciso arrancar un aumento salarial real, porque como están implican una variable pedagógica que condiciona y empobrece la educación, al tener a docentes con ingresos muy por debajo de la línea de la pobreza. Y salarios básicos que son la referencia para los adicionales y las jubilaciones, pero han quedado fijados en un valor muy por detrás de la línea de indigencia.

 

Educación: Fuerte atraso salarial y presupuestario

 

También hay años de atraso en el presupuesto educativo, el que Vidal dejó al nivel más bajo de la última década. Pero Kicillof sostuvo congelado en esa miseria, ahorrando incluso partidas ya presupuestadas, al no designar a miles de provisionales y suplentes o hacerlo recién hace poco, con un ingreso de indigencia de 10 mil pesos.

Esto se suma a la crisis edilicia, el desfinanciar al IOMA al darles Kicillof más de $410 millones al mes de nuestros aportes a las clínicas privadas, un fuerte aumento de los subsidios y la entrega de los ATP a los colegios privados y de la Iglesia Católica como patronal educativa. Más la amenaza de armonizar el IPS y la falta de entrega de computadoras o notebook a la totalidad de docentes y estudiantes, así como de conectividad gratuita para garantizar la virtualidad.

Respecto al salario, la burocracia Celeste dice que le ganamos a la inflación porque, entre enero y julio hubo 14,7% de inflación, según el INDEC. Pero en agosto fue de 17,4% la inflación oficial. Esto sin considerar la pérdida de poder adquisitivo en 2019, que Kicillof nunca reconoció. Además que el aumento pactado solo por SUTEBA, fue en marzo con un 8,9% y no haber aumento entre diciembre y febrero por Kicillof, Fernández y su ministro offshore, Trotta. Para “subir” 7% desde junio, llegando al 16,6% en estos meses. Sin nuevo aumento en julio ni en agosto ni septiembre.

Esto pese a que la Celeste vendió el “gran logro” de una Cláusula de Garantía[1] por la que “el gobierno se compromete a  garantizar que lxs Docentes no perderán poder adquisitivo, convocando a la Comisión Técnica Salarial si la inflación supera el incremento otorgado”. Bueno… eso viene pasando en estos meses, y nada. La única garantía es la traición de la burocracia sindical, con la que perdemos siempre les docentes, nunca estos “dirigentes”.

Ya la burocracia Celeste y el FUDB había pedido “urgente” convocatoria Paritaria el pasado 17 de junio. Pero se reunieron unos 21 días después, recién el 8 de julio. Allí hicieron muchos pedidos, pero sin lograr nada. Ese día reclamaron: Aumento salarial y del básico, incorporando las sumas fijas. Incrementar las Asignaciones Familiares. Cobrar un reconocimiento por recursos tecnológicos y conectividad, más el acceso a la conectividad sin costo. Pero como debieron reconocer, “el Estado empleador tomó nota de los pedidos”. Y nada más. ¿Alguna medida de lucha…? No, por favor…

Como no lograron nada, volvieron a insistir con otra notita el 24 de agosto, después de casi 2 meses de hacer la plancha. Tampoco pasó nada. Insistieron el 15 de setiembre, sumando 23 días más. Y les dieron la Paritaria de hoy, con lo que suman otros 9 días de planchazo, estando más cerca del fin de ciclo.

A los estatales no les hicieron oferta. Habrá que ver, decíamos al publicar esta nota, si Kicillof y sus ministros se dignan presentar alguna a la docencia. Finalmente el gobierno “progresista” no ofreció nada. Nada de nada… ¿Alguna medida o plan lucha…? La burocracia docente, “no sabe/no contesta”. Siguen haciendo la plancha.

 

Aumento no inferior al 40% y un salario que cubra la canasta familiar

 

Se necesita un urgente aumento salarial, no menor al 40% que se deben sumar a partir del último aumento, para intentar recuperar algo del poder adquisitivo perdido en estos años. Esto es muy importante precisarlo porque la burocracia dice pedir un 30%, pero descontando el 16,6% ya cobrado, con lo que piden de máxima un 13,4% más hasta el 2021. A su vez, la suba debe ser con cláusula de indexación automática por la inflación real.

Hasta lograr un básico que cubra la canasta familiar y el acceso a los bienes culturales. A partir de blanquear todas las sumas en negro, incluido el Incentivo. Hoy el salario de una maestra de grado que se inicia quedó en $31.058, a partir de junio por lo firmado en febrero. Y una docente con la máxima antigüedad llega a $42.003, es decir, nadie en la docencia alcanza el mínimo que Kicillof y Fernández le cedieron a la maldita Bonaerense. Ni siquiera con 24 años de servicio.

Esto cuando el INDEC informó que en agosto se necesitaron $45.478 para no ser pobres. Y que la Junta Interna del INDEC, calcula un piso salarial de $72.000 para solventar los gastos de una familia. Además, el salario básico de una maestra que se inicia quedó en $13.772 desde junio, bien abajo de la indigencia, valuada en $18.792. Así el básico docente está a 5 mil pesos por detrás de la indigencia. Todo gracias al gobierno que dice ser “popular” de Kicillof y el Frente de Todos, con la complicidad de la burocracia Celeste que integra el gobierno provincial, con una ministra en el gabinete de Kicillof y con distintos funcionarios en la DGCyE.

Junto al salario, las conducciones de SUTEBA y el FUDB deberían luchar para que ningún docente quede sin cargo ni salario. Reclamar que se garanticen los actos públicos en todas las ramas y materias, transparentes y con todos los cargos disponibles y necesarios. Además de garantizar los derechos del Estatuto a docentes del FINES.

Desde SUTEBA Multicolor en La Plata, realizamos una protesta frente al ministerio de Economía como expresión ante la reunión Paritaria, reclamando por estos puntos. Ante la pasividad y complicidad de las conducciones provinciales con el ajuste, de los peores en décadas, llamamos a hacer y exigir asambleas por escuela y por distrito para que decidamos las y los docentes, no un puñado de “dirigentes”.

Esta situación de ajuste salarial y presupuestaria se repite en provincias como Santa Fe, donde está al frente Sonia Alesso, quien es también la Secretaria General de CTERA. Hay fuertes y masivas protestas en Chubut y Chaco, más el rechazo al intento de dar clases en los patios de escuelas porteñas, así como el retrógrado, privatista y municipalizador proyecto de ley educativa presentado por el gobierno del Frente Cambia Mendoza en esa provincia que no se puede dejar pasar. Por eso resulta imprescindible nacionalizar la pelea y que CTERA convoque a un plan de lucha.

Plata hay, debe ir a educación y salario, no a los bonistas ni el Fondo Monetario. Eliminar los multimillonarios subsidios a los colegios privados y poner un fuerte impuesto progresivo y en forma permanente a los ricos, corporaciones, sojeros, megamineros y banqueros. Sumate con Alternativa Docente para luchar por estos puntos.

 

Andrea Lanzette, SUTEBA Multicolor

Alternativa Docente, ANCLA/MST en el FIT Unidad

 

[1] SUTEBA, 27/02/2020. “El gobierno provincial formalizó oferta salarial y será puesta a consideración de docentes”